diarioresponsable.com | El mundial de fútbol es una gran fiesta ya que millones de personas en todo el mundo  esperan y disfrutan de este evento deportivo.

Pero la copa del mundo es también un gran negocio, por eso los países desean ser sede y las empresas participar de este gran suceso internacional.

El mundial de fútbol de Brasil 2014 está envuelto en críticas a la organización y a la forma en que se gastó el dinero público para este evento.

Hay diversos hechos que permiten afirmar que este mundial no será recordado como un evento responsable ni ético.

Las críticas más relevantes al mundial 2014 son:

-gastos altísimos de dinero en la construcción o reformas de infraestructura como estadios, rutas, caminos etc. que no mejoraran la calidad de vida de las comunidades locales, luego de finalizar el mundial.

-se desalojaron familias y comunidades completas para poder realizar obras relacionadas al mundial. Estas personas no recibieron ayuda social por tener que abandonar lugares donde habitaban o trabajaban desde hace años.

-riesgo de aumento del turismo sexual de personas adultas pero también de niños. No se tomaron las medidas necesarias para evitar el incremento de este tipo de delitos.

-denuncias de corrupción por sobreprecios en las obras, licitaciones poco claras entre estado y empresas privadas.

-precariedad laboral de los trabajadores que participaron en obras asociadas al mundial.

-cambios forzados de la legislación nacional para ajustarse a los requerimientos de la FIFA.

Un ejemplo de esto es que en Brasil está prohibido que se vendan y consuman bebidas alcohólicas en los estadios. Pero esta legislación se omitirá durante el mundial porque se podrá beber alcohol en los estadios ya que uno de los mayores auspiciantes es una marca de cerveza.

Todos estos hechos generaron un gran malestar social por eso miles de personas en Brasil protestan por la forma en que se organizó este mundial.

Muchos brasileños se sienten victimas del mundial más que anfitriones. Debido a que se gastó demasiado dinero en obras relacionados al mundial y por ende el estado invirtió menos fondos en salud, seguridad, transporte, educación, etc.

Es una lástima que este mundial 2014, no haya sido organizado teniendo criterios de responsabilidad social y ética.

Se desaprovecho una gran oportunidad para mejorar la vida de millones de personas y en cambio solo un puñado de personas y empresas se beneficiaran con este evento.

Es importante mirar la otra cara del mundial y tener en cuenta que la copa de fútbol 2014 no será recodado como un evento socialmente responsable.

Solo será un evento deportivo más, donde se priorizo el negocio y el dinero mas que la responsabilidad social o el desarrollo económico y social de la comunidad.

 

Adriana R. Orsi, Analista en Responsabilidad social empresaria 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top