rse_andamios_para_la_rscHarto ya de estar harto ya me cansé… de preguntarle al mundo porqué y porqué…La cancion se llamaba “Vagabundear” y la cantaba Serrat. 

 Podríamos versionarla y cambiar la segunda frase “harto ya de estar harto ya me cansé…de escuchar lo mismo en RSC”, y además aún conservaría la rima. Al igual que uno se aburre en casa de ver los azulejos del cuarto de baño, y la misma alfombra y el mismo sofá y las cortinas, y necesita cambiar, la responsabilidad social nos está agotando. Mires para donde mires, lo mismo. Los mismos proyectos, las mismas frases, las mismas caras, las mismas buenas prácticas, siempre las mismas dificultades y los mismos viejos obstáculos de siempre. Vagabundeando…

 Hoy quiero proponer un ejercicio de andamiaje y rehabilitación de la RSC. Me sigue gustando, y mucho, la esencia de mi/nuestro trabajo, aclaro. Que nadie piense que me he vuelto una descreída o que me rindo!! (aunque hay días que…). Quisiera plantearlo apenas como un ejercicio de pintura, acuchillado, cambio de mobiliario y sobre todo apertura de ventanas…para que corra el aire. Propongo pues:

1.- Prohibir los bolos tipo mesas redondas de siete ponentes super interesantes - cada cual cuenta su rollo-lo sentimos-no queda tiempo para el debate.

2.- No volver a debatir sobre cómo se llama la cosa: mejor responsabilidad que sostenibilidad – nosotros preferimos ciudadanía - nosotros reputación-sí pero no es lo mismo-ya pero abarca más-...

3.- Crear una base de datos de agravios a la profesión que sirvan de vacuna a los imprudentes que decidan adentrarse en ello.

4.- Suprimir los Comités de RSC en las empresas, que se crean para poder decir que la RSC es transversal y estratégica. Siga Ud diciéndolo pero suprima el Comité.

5.- Convocar un concurso nacional de lectura de memorias de RSC. A ver qué pasa…

6.- Elaborar un índice bursátil selectivo en el que solo puedan cotizar las organizaciones que hagan índices bursátiles selectivos sostenibles que ellas mismas cumplen.

7.- Diseñar un software para la respuesta de cuestionarios y entrevistas que garantice que cada vez se contesta lo mismo que la anterior, y que produzca una ventana de error cuando se introduzcan las expresiones “adn”, compromiso, estratégico, y “está en nuestro valores”.

8.- Licencia para abandonar las reuniones en las que uno ha explicado más de, pongamos, tres veces, la diferencia entre RSC y acción social.

9.- Creación de los Premios Darwin al directivo RSC más pringao, previa demostración del grado de ignorancia o puenteo. Como en Twitter con el #mecubridegloriaeldiaque. (siempre he defendido la publicación de las malas prácticas aunque he de reconocer que con poco éxito...)

 10.- Recuperar la alegría y la ilusión que todos teníamos hace 10 años.

 

¿Quién se apunta?

Con cariño para tod@s vosotr@s, compañer@s.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top