Juliá, creador de la cadena hotelera Axel Hotels, ha sido galardonado en Montreal con el premio ''Empresario del Año'' en la primera convención de la Cámara de Comercio Internacional Gay y Lesbiana (CCIGL), según informa la agencia EFE.
Juliá se mostró muy satisfecho de su elección como "Empresario del Año".

 

"Que te den estas cosas proporciona el impulso, el apoyo y la energía que necesitas porque el día a día es a veces muy complicado y te preguntas porqué narices me he metido en esto", afirmó Juliá.

 

El empresario catalán -que inició el proyecto del Axel Hotels hace siete años en Barcelona- añadió que CCIGL le ha otorgado el galardón "quizás porque he tenido una evolución muy rápida, se me ve como una figura que ha tenido éxito".

 

"Y como Axel tienen una vertiente internacional -con un hotel en Barcelona, otro en Buenos Aires y un tercero pronto en Berlín-, que yo soy una persona joven que ha aparecido de la nada y que la empresa está claramente dirigida al público gay, aunque no exclusivamente, han decidido darme este premio", añadió.

 

Juliá dijo que tras cinco años de operación del hotel de Barcelona y con otro funcionando en Buenos Aires, ahora recibe numerosas propuestas de instituciones financieras e inversores para abrir nuevos hoteles de la cadena.

 

Esto es un contraste con lo sucedido hace siete años, cuando lanzó el proyecto.

 

"El principio es lo que más cuesta. Entonces tenía 30 años recién cumplidos. Y cuando dices que quieres abrir un hotel, sin experiencia hotelera, que va a estar dirigido al público gay y ese es el punto fuerte del proyecto, es complicado", explicó.

 

Pero Juliá también cree que "el capital no es tonto" y que tras acudir a los bancos y presentar el proyecto a analistas de riesgo, "al final la conjunción de las estrellas hizo que me dijeran que sí.Eso fue lo más difícil".

 

Ahora, con la inminente apertura de su tercer establecimiento en Berlín, Juliá dice que el proyecto del próximo hotel está "muy avanzado" pero que no quiere anunciar en qué ciudad se abrirá "hasta que no esté cerrado todo". La única pista que da es que será en Norteamérica.

 

Juliá reconoce que su interés empresarial transciende la motivación económica.

 

"Yo hago esto porque me divierte. No lo hago por el dinero ni por hacerme famoso sino porque creo que estoy haciendo algo bueno.Cuando abro un hotel se habla de los derechos (de la comunidad gay), y creo que estoy haciendo algo bueno para la sociedad. Cuando me vaya habré luchado por dejar un mundo mejor", aseguró.

 

También reconoce que Axel Hotels proporciona sorpresas, no sólo a los clientes sino también a él mismo.

 

"Recuerdo entrar en el hotel y ver en la recepción a un cura con sotana. Y encima italiano. Yo no tengo ningún problema pero era claro que o su agencia de viajes le gastó una broma o él reservó sin conocer el hotel".

 

"Así que le dijimos que el hotel era para la comunidad gay y que nosotros no teníamos ningún problema en que se quedase pero que si no quería también lo entendíamos. Al final, muy amable nos dio las gracias y dijo que no sería lo más adecuado así que se fue. Nunca me imaginé ver a un cura con sotana en el hotel". 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top