Publicado el
En el 2012 se celebra el bicentenario de la Pepa, la Constitución Liberal promulgada en Cádiz, allá por 1812, contra la monarquía absolutista. Tras 200 años de constituciones, más o menos liberales, las monarquías siguen ocupando un papel preferente en el articulado de algunas constituciones vigentes; si bien, la misión absolutista ha sido cedida al regente Mercado, sin que haya articulado de carta constitucional que lo impida o tan siquiera lo regule.

 

¡Qué mejor ejercicio de conmemoración del avance que supusiera la Pepa para la ciudadanía del S. XIX, de cuyos efectos sin duda, algún beneficio disfrutamos la ciudadanía actual; que elaborar colectiva y horizontalmente una carta ciudadana (o de los pueblos) cuyo principio inspirador sea acabar con el absolutismo del Mercado y sus nefastas consecuencias para los pueblos que habitan el planeta en el S. XXI.!



¡Qué oportunidad (o excusa) tan apropiada para que las gentes que desde sus compromisos personales, humanos, emocionales, ideológicos, éticos, colectivos, políticos, sociales, profesionales, culturales, creativos, etc., dediquemos un tiempo de nuestras luchas, quehaceres, vivencias y avatares a aunar sentires, deseos, ideas, conocimientos, prácticas, experiencias, etc., y atrevernos a compartir, exponer, escuchar, debatir, crear, etc.; osando ser propositívos y dotarnos de una Carta que exponga los principios éticos y su traducción práctica, esto es, el papel de los estados, de las administraciones, de los agentes económicos, de la ciudadanía organizada y de las personas; para construir un mundo mejor para Todas.!



¿Qué valor tiene la Carta 2012?:


El que cada cual quiera otorgarle. El valor de dedicar una parte de nuestro tiempo a algo importante, esto es, reconocernos en aquellas personas con las que, más que menos, compartimos un análisis del mundo en el que, según cada caso, vivimos, malvivimos o sobrevivimos. El valor de encarnarnos en aquellos millones de personas, que cada año, mueren de hambre, guerras y terribles injusticias. El valor de buscar la complicidad para una tarea común con aquellas personas con las que, más que menos, compartimos utopías, visiones y deseos de ese otro mundo posible. El valor de lo propositivo; de pasar de la queja a la propuesta concreta; esto es, definir sobre qué principios éticos deben sustentarse nuestras comunidades, indicando qué prácticas y políticas los promueven y cuales no. El valor del esfuerzo por consensuar el máximo de mínimos éticos, con sus consecuencias prácticas, que nos posibilite coincidir en la exigencia de su puesta en marcha. El valor de lo sencillo; de la apuesta por la concreción, la claridad, la capacidad de comunicación, esto es, exponer nuestra visión compartida con un lenguaje claro, sincero, contundente y entendible; lejos de la palabrería vacía, la parafernalia elocuente y los discursos cerrados. El valor de lo simbólico; de mostrar las capacidades y voluntades -visualizando el potencial colectivo-, de las personas de a pie no adormecidas ni resignadas. El valor metodológico; de experimentar una propuesta colectiva, horizontal, participativa, abierta, práctica y creativa. El valor emocional y vivencial -cada una según sus sentires- de lo constructivo, de lo compartido, de lo justo, lo necesario y lo vital.



¿Cuál es la propuesta concreta de la Carta 2012?:



Poner en marcha un proceso colectivo de análisis y debate sobre los distintos aspectos que afectan a la vida digna de los seres humanos y a la supervivencia del planeta; especialmente aquellos factores que hoy están regidos por las decisiones y dinámicas del Mercado, por encima de las necesidades, deseos y opinión de la ciudadanía -allí donde la hay- o de la totalidad de los habitantes del mundo.



Utilizar como propuesta de partida, para facilitar el análisis y debate, la elaboración de una Carta de Ciudadanía o de los Pueblos (el nombre es lo de menos), la Carta 2012; como elemento motivador a la participación por su valor de concreción (se puede aportar ideas a su elaboración o simplemente apoyar); como elemento aglutinador por su importancia efímera o circunstancial (en todo caso, ya se verá); como elemento facilitador de visión global, transversal y relacional; como elemento sumativo en el que cada cual participa en las temáticas que quiere y/o puede aportar, sumándose esta a las que otras personas aporten para un resultado final más completo: la Carta 2012.



A modo de documento o carta de principios compuesta por Preámbulo y Artículos, se le pedirá a distintos colectivos y personas relacionadas -social o profesionalmente- con una temática concreta, que redacte un enunciado -artículo de la carta 2012- sobre el/los principio/os ético/os que al día de hoy deben sustentar las acciones de gobiernos, administraciones y entidades públicas y privadas, colectividades y personas, en dicha temática o actividad, para que se den unas condiciones reales de calidad de vida humana y colectiva desde la perspectiva de la justicia social, la solidaridad, la igualdad y el respeto a los derechos humanos.


El listado de temáticas ya es grande. Unos son derechos, otros actividades humanas, situaciones a eliminar... etc.. . El listado crecerá también en función de quienes deseen ampliarlo y debatirlo. Sin reflejar todos los que ya se barajan, algunos de los de partida son: ciudadanía, participación, paz, ecología, urbanismo, exclusión y marginación, igualdad, género, comunicación, educación, memoria histórica, libertad de expresión, diversidad, salud, inmigración, economía, cooperación, y un largo etc.



La propuesta de inicio, por supuesto abierta a lo que el proceso demande o depare, es que las personas que proponen el articulado de partida, conjuntamente con otras personas colaboradoras, dinamicen los debates, que tendrán sus tiempos marcados, de acuerdo al programa que se adjunta, y en función de la siguiente propuesta metodológica:


1. Debatir sobre la amplitud o concreción del articulo propuesto, su representatividad, su acierto, su claridad y si recoge consustancialmente el sentido solicitado desde la perspectiva de la justicia social, la solidaridad, la igualdad y el respeto a los derechos humanos.
2. Analizar y debatir sobre los objetivos concretos que persigue dicha propuesta de principio ético. La realidad de su consecución. La enumeración de los objetivos a alcanzar para y con el cumplimiento de dicho planteamiento enunciado.
3. Analizar y debatir las acciones, políticas, prácticas concretas a desarrollar para conseguir los objetivos planteados, teniendo en cuenta las temáticas o factores relacionados y haciendo un esfuerzo de temporalización para su consecución.
4. Analizar y describir el papel que deben adoptar los distintos agentes sociales -gobiernos, administraciones y entidades públicas y privadas, colectividades y personas-, para la consecución de dichos objetivos y la realización de las acciones a desarrollar.
5. Debatir el conjunto de la Carta 2012 como documento con entidad aglutinadora y unidad congruente.



La Carta 2012 es una propuesta metodológica que posee un espacio virtual de encuentro y debate colectivo y público www.carta2012.org que dispondrá de webs y foros donde participar, además de otras utilidades que más adelante se mostrarán. Si bien, como propuesta metodológica puede ser una herramienta a usar presencialmente en vuestros colectivos o grupos de personas amigas. En la web se propondrá herramientas de trabajo para usar presencialmente con dinámicas de debate horizontales y participativas.



Las personas que proponemos la elaboración de la Carta 2012, plantearemos en nuestro entorno vital -Cádiz- la celebración de un encuentro en nuestra ciudad, durante el més de Julio de 2010, fecha en la que se tendrá listo el articulado, con todos los dinamizadores para debatir como deberá acometerse el documento final y también planificar, entre todos, los actos de encuentros y de presentación de la Carta en el 2012, coincidente (o no) con la presencia los líderes Iberoaméricanos. A dichos actos se invitará a todos los que hayan participado en la elaboración de la Carta y al conjunto de la comunidad. Tan universal encuentro se realizará en un ambiente de reflexión, denuncia y fiesta. Del mismo modo, daremos difusión de la Carta 2012, y de las propuestas de acción que de ella se confiere, a través de los medios y formatos de que dispongamos.



¿Quién está detrás de la Carta 2012?



En la actualidad siete personas que viven en Cádiz. ¿Quiénes son? Como contamos en una pequeña publicación* que editamos sobre el cierre de la fábrica DELPHI en la Bahía de Cádiz: "Un grupo de amigas y amigos que, a finales del 2006, decidimos compartir vivencias y reunirnos a través del espacio de comer juntas, rotando las casas y las comidas. Queríamos compartir la vivencia de nuestra perplejidad ante la destrucción sistemática de las relaciones humanas, sustituidas por las relaciones de mercado, ante un mundo donde el poder del dinero rige nuestras vidas y nuestras relaciones..." Durante unos meses compartimos largas y densas sobremesas descifrando entre otras cosas "El misterio de las deslocalizaciones de las empresas" para entender lo que ocurría en nuestro entorno. Las conclusiones las volcamos en un librito con la ayuda de amigas economistas que le dieron vida y amigas que lo editaron. Nosotras costeamos su edición, lo repartimos gratuitamente en nuestro entorno y cedimos la rentabilidad de su posible acierto argumentativo a la plataforma "Ni un despido más en la Bahía" de reciente creación en la ciudad por aquellas fechas. Cuando el drama de Delphi desapareció del debate público, no tardó ni un par de meses, -tema para otro librito a encargar al Oráculo de Delfos-; nuestras sobremesas giraron alrededor de la celebración en nuestra ciudad de la conmemoración del bicentenario de la Primera Constitución Liberal, la constitución de 1812 de Cádiz (La Pepa). Desde finales del 2007 debatimos cómo debería tratarse el tema desde la ciudadanía, para incidir más allá de la crítica a los fastos y eventos. Tras meses de imaginar distintas acciones y espacios, herramientas y estrategias, concluimos en lanzar la propuesta de la Carta 2012 que hoy os presentamos.



¿ En qué momento estamos ?



Presentando la propuesta a personas y colectivos; listar temas para el posible articulado y personas que los dinamicen; contactar y plantear la participación de dichas personas dinamizadoras; definir y diseñar el soporte web que permita desarrollar la propuesta. Y continuar divulgando y profundizando sobre el tema en las noches de verano. En el momento que se tenga un mínimo de propuestas de contenidos y articulado, se pondrá en marcha la web. Cuando esto ocurra, las siete personas promotoras seremos unas más de las participantes, sin mayor influencia en lo que en dichos espacios se cree y se decida.



¿Cómo será la web www.carta2012.org?



La web tendrá un espacio principal en el que se explica la propuesta y cómo participar. Así como el acceso a las webs de cada articulo, sus foros y documentos de apoyo, acceso a propuestas metodológicas para trabajar el tema presencialmente, un espacio donde apoyar la Carta 2012 individualmente y como colectivo, y otras herramientas y utilidades que se vayan aportando y diseñando.



Actualmente la web solo tiene activa una pequeñísima explicación para que se entienda el sentido del dominio internauta.



Hemos abierto el correo carta2012 (at) gmail.com por si quieres saber más y/o hacer alguna sugerencia.



* "Delphi cerrado por ganancias", editado por Zambra Iniciativas Sociales, como cuaderno nº 7 de su colección "Cuadernos, escribir para informar, leer para actuar"

En este artículo se habla de:
Noticias

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies