Publicado el
Con el inicio de un nuevo año, el Patronato de la Fundación máshumano ha revelado, en su tradicional encuentro anual, las claves estratégicas que determinarán las agendas empresariales en los próximos meses. Destacando las perspectivas económicas, sociales y tecnológicas, los expertos presentes han identificado la escasez de talento como un factor crucial, situando la atracción, fidelización, experiencia del empleado y liderazgo como las principales prioridades para el año 2024 en el ámbito de la gestión de personas.
Desafíos y oportunidades de la Inteligencia Artificial en las organizaciones

El inicio de un nuevo año brinda la oportunidad perfecta para la planificación y proyección de los meses por venir. En esta ocasión, la Fundación máshumano ha convocado a los destacados expertos que conforman su Patronato para analizar y anticipar el entorno actual (económico, social, tecnológico) que influirá directamente en las estrategias empresariales y políticas de gestión de personas en el próximo periodo.

El evento se dividió en dos mesas de debate, donde los expertos compartieron una visión estratégica con enfoque humanista sobre el futuro y la sostenibilidad de las organizaciones. Realizado en la sede de Sagardoy Abogados, contó con la participación de figuras como Íñigo Sagardoy, presidente de la Fundación máshumano; Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research; Laura González-Molero, presidenta de APD y consejera de varias compañías cotizadas; Ana Argelich, presidenta y directora general de MSD en España; y Plácido Fajardo, socio director de Leaderland y alto directivo en recursos humanos y liderazgo. La moderación estuvo a cargo de Beatriz Sánchez Guitián, directora general de la Fundación máshumano, y Tomás Pereda, subdirector general.

Laura González-Molero, en su exposición, pronosticó un año caracterizado por la volatilidad, los riesgos geopolíticos, los desafíos tecnológicos como la ciberseguridad y la inteligencia artificial, y los aspectos climáticos. Hizo hincapié en la necesidad de incluir los mapas de riesgos en las agendas de todas las organizaciones, independientemente de su tamaño o sector. Además, destacó el impacto esperado de la escasez de talento, la fuga de talento joven y las crecientes exigencias regulatorias medioambientales. González-Molero resaltó la importancia de los aspectos ESG y abogó por un sólido gobierno corporativo como el mejor instrumento para decisiones ágiles y sostenibles. También hizo énfasis en los aspectos sociales, especialmente en la atracción y fidelización del talento, subrayando la necesidad de aportar valor a las comunidades y cumplir con la normativa salarial e de igualdad.

En cuanto a la economía española y el mundo empresarial, Rafael Doménech compartió las últimas previsiones macroeconómicas de BBVA Research, destacando el aumento significativo de la inmigración en España como factor crucial para cubrir vacantes en ciertos puestos. Abogó por aprovechar el potencial del talento senior y propuso medidas para mejorar las tasas de desempleo en grupos específicos, como la flexibilización del mercado laboral y políticas activas de empleo.

Íñigo Sagardoy abordó las prioridades para las áreas de gestión de personas en 2024, identificando cinco tendencias laborales, como una mayor regulación, jurisprudencia derivada de litigios, protección de derechos fundamentales, negociación colectiva y el papel de la empresa en políticas públicas. Destacó el creciente peso estratégico de Recursos Humanos y relaciones laborales.

Ana Argelich enfocó su intervención en las tendencias emergentes en 2024 relacionadas con la ciencia, tecnología y aspectos sociales. Resaltó el papel central de la ciencia, subrayando la necesidad de medidas para atraer y retener talento en un mercado laboral rígido. También destacó el avance de la tecnología en la eficiencia y ecología industrial, abordando la importancia de la inteligencia artificial y el manejo de datos controlado para el avance de la investigación.

Plácido Fajardo exploró las oportunidades y riesgos de la Inteligencia Artificial, comparando momentos de crecimiento tecnológico pasados y señalando la necesidad de centrarse en atributos humanos únicos, como liderar, inspirar y tomar decisiones éticas. Hizo hincapié en la importancia de la confianza en la Inteligencia Artificial y destacó que, a pesar de sus avances, ciertos atributos humanos seguirán siendo insustituibles en el mundo corporativo. En resumen, identificó la confianza como clave para el avance exitoso de la tecnología.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies