Publicado el
Durante el año 2023, la acción empresarial en materia de sostenibilidad experimentó un notable impulso, evidenciando un compromiso cada vez mayor por parte de las empresas en abordar los desafíos medioambientales y sociales.
Cinco tendencias ESG que marcan el 2024

Este acelerado enfoque hacia la sostenibilidad se reflejó en diversas iniciativas y prácticas adoptadas por las compañías a nivel global.

Se está presenciando una significativa expansión de los aspectos ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) en el organigrama y en los roles desempeñados dentro de las organizaciones, marcando así la tendencia número. Sin embargo, es crucial destacar que esta evolución está en gran medida impulsada por los nuevos requisitos establecidos por reguladores especialmente activos en la materia. En este contexto, resulta fundamental analizar las señales que los mercados nos han enviado, ya que nos ofrecen insights valiosos para evaluar las expectativas en torno al futuro de la agenda ESG y su contribución al fomento de una economía más sostenible. Al considerar estas señales del mercado, podemos obtener una perspectiva más clara sobre cómo la integración de prácticas ESG está influyendo en la toma de decisiones empresariales y contribuyendo a la creación de un entorno económico más sostenible y responsable.

En este contexto, Forética ha publicado el informe ‘Tendencias ESG 2024. Claves para la agenda empresarial de sostenibilidad’. El documento recoge los aspectos clave que centrarán la acción de las compañías este año en materia ambiental, social y de transparencia y buen gobierno (ESG).

La publicación identifica cinco tendencias clave en materia de sostenibilidad en 2024 las cuales marcan los hitos esenciales para las compañías, les permiten anticiparse a los futuros retos, estar a la vanguardia de las distintas temáticas y acelerar así la transformación sostenible. Estas tendencias son: la consolidación de la apuesta por parte de los mercados por los activos sostenibles, un posible enfriamiento regulatorio en materia ESG con el nuevo ciclo político que se abrirá en Europa y Estados Unidos, el uso responsable de la inteligencia artificial, la integración de la sostenibilidad en los organigramas corporativos y la importancia de impulsar las medidas de adaptación frente al cambio climático. Las principales tendencias según el informe son: 

Tendencia 1: Los mercados consolidan su apuesta por las tendencias ESG

Al concluir el tercer trimestre de 2023, la emisión de instrumentos de deuda con atributos ESG ha experimentado una notable recuperación, recuperando el terreno perdido en 2022 con un impresionante repunte del 22%. Este indicador refleja claramente la consolidación de la apuesta de los mercados financieros por activos que priorizan criterios ambientales, sociales y de gobernanza.

Es relevante destacar que la industria de gestión de activos ha mantenido un sólido impulso, introduciendo al mercado un promedio de 44 nuevos fondos sostenibles cada mes. Esta tendencia demuestra el continuo compromiso del sector financiero en la creación y promoción de productos que alinean los objetivos financieros con las consideraciones ESG.

Por otro lado, los mercados emergentes, que representan áreas donde la inversión en transición es particularmente crucial, han mostrado una desconexión de la correlación virtuosa de ESG. Se espera que estos mercados reestablezcan una prima de valoración en activos sostenibles como un indicativo de su recuperación. Este fenómeno no solo subraya la importancia creciente de la sostenibilidad en los mercados, sino también la necesidad de redoblar los esfuerzos en la transición hacia modelos económicos más sostenibles en regiones clave.

Tendencia 2: Un posible enfriamiento regulatorio en materia ESG con el nuevo ciclo político que se abrirá en Europa y Estados Unidos

La publicación afirma que en el año 2024, la escena política en Europa y Estados Unidos marcará un posible cambio en la regulación en materia ESG, constituyendo la segunda tendencia a observar detenidamente. La atención se centrará en las elecciones al Parlamento Europeo programadas para junio y en la estrategia de la nueva Comisión que emerja de dicho proceso electoral. Asimismo, las elecciones presidenciales en Estados Unidos serán cruciales, ya que sus resultados tendrán implicaciones significativas para la agenda de sostenibilidad y la cooperación internacional en el ámbito ESG.

Se vislumbra la posibilidad de un enfoque hacia la sostenibilidad que busque fortalecer la competitividad, lo cual podría tener un impacto más profundo y duradero en el largo plazo. Este cambio de perspectiva podría influir en las políticas y regulaciones relacionadas con la sostenibilidad, marcando un giro en la forma en que se abordan los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza en la legislación futura.

Ante este escenario, resulta crucial analizar de cerca cómo las decisiones políticas que emerjan de estos procesos electorales impactarán la dirección y el alcance de la agenda ESG, así como su capacidad para fomentar la cooperación internacional en la consecución de objetivos sostenibles.

Tendencia 3: El uso responsable de la inteligencia artificial

La tercera tendencia que destaca en la agenda de sostenibilidad según Forética se centra en el uso responsable de la inteligencia artificial (IA). La IA presenta un universo infinito de aplicaciones capaces de mejorar y acelerar los impactos positivos de las políticas de sostenibilidad. El inmenso potencial disruptivo de la inteligencia artificial abarca tanto el ámbito social como el impacto ambiental, al tiempo que plantea cuestionamientos fundamentales sobre las libertades individuales.

En este contexto, el enfoque hacia el uso responsable de la IA emerge como el protagonista principal de la agenda de sostenibilidad en los próximos años. Se espera que esta tendencia impulse la reflexión y la implementación de prácticas éticas en el desarrollo y aplicación de la inteligencia artificial, asegurando que su despliegue contribuya positivamente a los objetivos de sostenibilidad, sin comprometer los valores fundamentales de la sociedad ni generar impactos adversos en el entorno ambiental.

Tendencia 4: La integración de la sostenibilidad en los organigramas corporativos

La cuarta tendencia clave que define el panorama de la sostenibilidad se centra en la integración de los aspectos ESG en los organigramas corporativos. La naturaleza altamente especializada de los componentes ESG ha dado lugar a la creación de nuevos perfiles profesionales, al mismo tiempo que ha impuesto demandas adicionales a las funciones tradicionales.

El año 2024 se presenta como un período crucial para destacar y apreciar la importancia de la integración de la sostenibilidad en todos los niveles del organigrama empresarial. Esta integración no solo implica la creación de roles especializados, sino también la adaptación de funciones tradicionales para abordar eficazmente los desafíos y las oportunidades asociadas con los criterios ESG. Además, se espera que este año se caracterice por esfuerzos concertados para mitigar progresivamente las brechas existentes entre la oferta y la demanda de talento especializado en sostenibilidad. La inversión en el desarrollo de habilidades ESG y la promoción de una cultura empresarial centrada en la sostenibilidad se erigen como elementos fundamentales en este proceso de integración.

Tendencia 5: La importancia de impulsar las medidas de adaptación frente al cambio climático 

Finalmente, la quinta tendencia crucial en la agenda de sostenibilidad se enfoca en la creciente importancia de impulsar medidas de adaptación frente al cambio climático. La necesidad apremiante de abordar los impactos del cambio climático requiere que se desarrollen estrategias de adaptación de manera inmediata, mientras se intensifican los esfuerzos para movilizar la financiación necesaria.

En este contexto, se presentan como oportunidades clave las acciones orientadas a la conservación y restauración de la naturaleza, así como las intervenciones estratégicas en sectores cruciales. La conservación de la biodiversidad y la restauración de ecosistemas desempeñan un papel esencial en la mitigación de los efectos del cambio climático, y la toma de medidas significativas en sectores estratégicos contribuirá de manera significativa a fortalecer la resiliencia frente a los desafíos climáticos. El año 2024 se configura como un período fundamental para dar prioridad a estas acciones de adaptación, reconociendo la urgencia de abordar los desafíos climáticos y construir un futuro sostenible y resistente.

 

***Puedes descargar aquí el informe ‘Tendencias ESG 2024. Claves para la agenda empresarial de sostenibilidad’

 

En este artículo se habla de:
Noticiasagenda 2030esg

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies