Publicado el
De acuerdo con el informe de la Fundación Randstad y Randstad Research, se destaca un notable crecimiento en la afiliación de personas con discapacidad a la Seguridad Social, superando en tres veces la tasa de incremento observada en personas sin discapacidad en comparación con el año 2019. Este fenómeno no solo subraya un avance significativo en la inclusión laboral, sino que también abre la puerta a un análisis más profundo de las tendencias y desafíos en las trayectorias laborales de este colectivo. A continuación, exploraremos las luces y sombras que delinean este panorama laboral en constante evolución.
Luces y sombras de las trayectorias laborales de las personas con discapacidad

Para transformar una realidad, es imperativo comprenderla en su totalidad. Con esta premisa en mente, la Fundación Randstad, en colaboración con Randstad Research, ha lanzado el informe titulado "Trayectorias laborales de las personas con discapacidad", con el propósito de ofrecer una visión holística de la realidad laboral de este colectivo. Este análisis, fundamentado en los datos más recientes proporcionados por el INE en 2021, examina diversos aspectos vinculados a la Seguridad Social, como el empleo, el desempleo y las prestaciones contributivas. Su objetivo es evaluar las trayectorias laborales en comparación con el periodo anterior a la pandemia y contrastarlas con las experiencias de las personas sin discapacidad.

El informe resalta que el incremento en la afiliación a la Seguridad Social de las personas con discapacidad ha sido tres veces mayor que el observado en personas sin discapacidad en relación con el periodo pre-pandémico (2019). Concretamente, los datos revelan que el número de personas con discapacidad afiliadas a la Seguridad Social ha alcanzado niveles históricos, llegando a 3,2 millones, lo que representa el 10% del total de personas con vinculación a la Seguridad Social (31,8 millones).

Se destaca que el 77% de las personas con discapacidad tiene una afiliación a la Seguridad Social exclusivamente para recibir una pensión contributiva, en comparación con el 21% de las personas sin discapacidad. Además, solo el 10% tuvo como única relación un alta laboral, a diferencia del 55% en personas sin discapacidad. La mayoría de las personas con discapacidad registran una única afiliación al año, el 83% lo hace para una sola empresa y el 58% mantiene esta afiliación durante todo el año.

Los expertos señalan que, al examinar las trayectorias laborales, las mujeres con discapacidad experimentan menos episodios que los hombres, donde el alta laboral se combina con el desempleo. Aunque la presencia masculina (1,7 millones) supera a la femenina (1,4 millones), las mujeres muestran tasas de crecimiento superiores (4,6% frente al 1,3%), reduciendo la brecha entre ambos géneros.

En el contexto de las personas con discapacidad vinculadas a la Seguridad Social en 2021, los hombres tienen una presencia predominante. Tres de cada cuatro tienen más de 55 años, y nueve de cada diez superan los 45 años. El 44% presenta una discapacidad física, mientras que el 31% tiene un grado de discapacidad entre el 33% y el 44%.

Las personas con discapacidad se dan de alta por primera vez en la Seguridad Social a los 21 años, un año antes que aquellas sin discapacidad, lo cual se explica por los niveles educativos medios, que suelen tener una duración menor. Dado que las personas con discapacidad se jubilan antes, con un 36% de las pensiones contributivas entre los 45 y 64 años (frente al 9% en personas sin discapacidad), sus trayectorias laborales pueden ser hasta 20 años más cortas que las de las personas sin discapacidad.

En la presentación del informe, la directora de Fundación Randstad, María Viver, destacó que la exposición de datos sobre la realidad de las trayectorias laborales de las personas con discapacidad permite identificar áreas que requieren mayor atención, constituyendo una herramienta invaluable para aquellos comprometidos con la integración de este colectivo en la formación y el empleo. Por otro lado, el gerente de la Agencia para el Empleo, José Aniorte, subrayó que la normalización del empleo para personas con discapacidad es un desafío crucial en la ciudad de Madrid, el cual solo puede abordarse mediante la colaboración entre la Agencia para el Empleo, el sector empresarial y fundaciones como Randstad.

*Puedes descargar el informe en Trayectorias laborales de las personas con discapacidad | Fundación Randstad

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies