Publicado el
La comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor adoptó el pasado miércoles 1 de noviembre su posición sobre un nuevo "derecho a reparación" para las y los consumidores, con 38 votos a favor, 2 en contra y ninguna abstención. La propuesta pretende impulsar las reparaciones durante y más allá del periodo de garantía legal de un producto y promover una nueva cultura de la reparación.
Eurodiputados adoptan medidas para estimular a los consumidores a que reparen en lugar de sustituir

El Derecho a Reparar se ha convertido en un tema candente en la actualidad, ya que los consumidores buscan alternativas más sostenibles y económicas para mantener sus productos electrónicos, electrodomésticos y otros dispositivos en funcionamiento. La sustitución constante de productos desechados genera una acumulación de residuos electrónicos y un impacto medioambiental negativo. Según datos oficiales de la Unión Europea, las y los consumidores de la UE pierden unos 12.000 millones de euros al año por elegir la sustitución frente a la reparación.

En este escenario, la comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor adoptó el pasdo miércoles 1 de noviembre su posición sobre un nuevo "derecho a reparación" para los consumidores, con 38 votos a favor, 2 en contra y ninguna abstención. La propuesta pretende impulsar las reparaciones durante y más allá del periodo de garantía legal de un producto y promover una nueva cultura de la reparación. El proyecto de mandato será votado por los eurodiputados en la sesión plenaria del 20 al 23 de noviembre. Una vez que el Consejo adopte su posición, podrán comenzar las negociaciones sobre el texto definitivo.

Según la Comisión, la eliminación prematura de bienes de consumo viables genera 261 millones de toneladas de emisiones equivalentes de CO 2, utiliza 30 millones de toneladas de recursos y da lugar a 35 millones de toneladas de residuos en la UE cada año. La propuesta sobre el derecho a reparar, que el Parlamento lleva reclamando más de una década, complementa otras iniciativas de la UE que persiguen el objetivo europeo del Green Deal de consumo sostenible y economía circular, a saber, el Reglamento sobre diseño ecológico y la Directiva sobre capacitación de los consumidores para la transición ecológica.

El texto aprobado expone que los vendedores estarán obligados a ofrecer reparaciones gratuitas dentro del periodo de garantía legal, excepto cuando sea más caro que la sustitución, sea imposible de hecho o suponga un inconveniente para el consumidor. Los eurodiputados apoyan incentivos para que los consumidores opten por la reparación en lugar de la sustitución dentro del periodo de responsabilidad, como la ampliación de un año de la garantía legal para los productos reparados. Los eurodiputados también quieren que los Estados miembros promuevan la reparación a través de incentivos financieros como vales y fondos nacionales de reparación.

Además, según fuentes oficiales, a partir de esta nueva normativa los fabricantes estarían obligados a reparar un determinado número de productos (por ejemplo, lavadoras domésticas, aspiradoras, teléfonos inteligentes, bicicletas) aunque queden fuera del ámbito de aplicación de la garantía legal. Para fomentar esta práctica, los eurodiputados quieren que las reparaciones se lleven a cabo en un plazo razonable y que los productores puedan ofrecer dispositivos de sustitución en préstamo a los consumidores. Si un producto no se puede reparar, los productores podrían ofrecer uno reacondicionado en su lugar, dicen los eurodiputados.

Cabe destacar que el Derecho a Reparar se refiere al derecho de los consumidores a reparar, modificar o mantener sus productos sin restricciones. En muchos casos, las empresas imponen obstáculos para limitar la reparación de productos, como piezas no reemplazables, garantías que se anulan si se abre un dispositivo o la falta de acceso a manuales de reparación. El movimiento a favor del Derecho a Reparar busca eliminar estas barreras y empoderar a los consumidores para que puedan prolongar la vida útil de sus productos.

Un mercado de reparaciones más transparente y competitivo

Otro punto importante es que los reparadores independientes, restauradores y usuarios finales tendrían acceso a todas las piezas de repuesto, información y herramientas a un coste razonable durante toda la vida útil de un producto. Según los eurodiputados, esto impulsará la competencia, reducirá los costes de reparación y dará más opciones a los consumidores. Algunos de los impactos positivos que podrían tener los incentivos para Fomentar la Reparación son:

  1. Reducción de costos: Reparar un dispositivo generalmente es más económico que comprar uno nuevo. Los consumidores pueden ahorrar dinero al evitar costosas compras de sustitución.
  2. Creación de empleo: Fomentar la reparación a nivel local puede generar empleo en comunidades. Los técnicos de reparación y las tiendas de reparación pueden beneficiarse de esta demanda creciente.
  3. Reducción de residuos electrónicos: La obsolescencia programada y la falta de acceso a piezas de repuesto contribuyen a la creciente acumulación de residuos electrónicos. Fomentar la reparación ayuda a reducir esta carga medioambiental.
  4. Menor consumo de recursos: La fabricación de nuevos productos consume recursos naturales y energía. Al reparar y mantener los productos existentes, se reduce la necesidad de producir nuevos dispositivos, lo que disminuye la huella ecológica.

Las plataformas nacionales en línea permitirían a los consumidores encontrar reparadores locales (por ejemplo, cafés de reparación) y vendedores de productos reacondicionados. Los consumidores también podrían obtener una visión general de las condiciones de reparación de cada aparato, incluida información sobre el reparador, el precio máximo y el tiempo necesario, y así podrían comparar distintas ofertas.

El ponente René Repasi expresó: "Hoy hemos establecido obligaciones de reparación directa para los productores e introducido nuevos incentivos para que los consumidores opten por la reparación. Reforzamos el papel de los talleres independientes y los situamos en el centro de la mejora de la reparación en Europa. Gracias a un mejor acceso a la información técnica de reparación pertinente y a piezas de recambio asequibles para los reparadores, incluido el fomento de la impresión en 3D para las piezas, una mayor competencia reducirá los costes de reparación. A esto unimos la obligación de los Estados miembros de establecer incentivos financieros para impulsar el sector de la reparación."

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies