Publicado el
Desde el Pacto Mundial de las Naciones Unidas España informaron que, el próximo mes de septiembre, líderes mundiales participarán en el SDG Summit en Nueva York donde estudiarán en qué punto se encuentra los ODS. En este encuentro, se espera que se produzca una declaración política que cree una hoja de ruta que lleve a alcanzar los Objetivos de Desarrollo para 2030.
A mitad de la Agenda 2030 de la ONU ¿ahora qué?

Nunca está de más recordar que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es un plan de acción global adoptado por los países miembros de las Naciones Unidas en septiembre de 2015. El objetivo principal de esta agenda es abordar una serie de desafíos mundiales, incluyendo la pobreza, el hambre, la desigualdad, la educación, la salud, el agua, el saneamiento, la energía, el trabajo decente y el crecimiento económico, la igualdad de género, entre otros, para el año 2030.

Hoy nos encontramos a mitad de camino del tiempo fijado por Naciones Unidas y es importante evaluar el progreso realizado hasta el momento y analizar los desafíos que aún quedan por enfrentar. Esto implica revisar informes y análisis de organismos internacionales, gobiernos y organizaciones no gubernamentales para comprender cómo los países están avanzando hacia la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en la Agenda 2030.  Será importante entonces que las evaluaciones que se realicen tengan en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Evaluación de progreso: Analizar cómo los países están avanzando hacia la consecución de los diferentes ODS y metas establecidas para 2030. Esto implica evaluar los avances realizados en áreas como la reducción de la pobreza, la igualdad de género, la educación, la salud y el medio ambiente.
  2. Identificación de desafíos persistentes: Identificar los obstáculos y desafíos que han dificultado el progreso hacia los ODS. Esto podría incluir cuestiones como la falta de financiamiento adecuado, la desigualdad persistente, los conflictos y la inestabilidad política, entre otros.
  3. Reajuste de estrategias: Si algunos objetivos no están avanzando según lo previsto, los países y las organizaciones podrían necesitar ajustar sus estrategias y enfoques para abordar los desafíos actuales.
  4. Mayor cooperación internacional: Los desafíos globales requerirán una mayor cooperación entre los países, las organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil. A mitad del camino, podría ser un momento para reforzar la colaboración y la coordinación.
  5. Innovación y tecnología: La innovación y la tecnología desempeñan un papel crucial en el logro de los ODS. Evaluar cómo se están utilizando estas herramientas para abordar los desafíos y crear soluciones sostenibles podría ser un enfoque importante.
  6. Participación ciudadana: Involucrar a la sociedad civil, las comunidades locales y las personas afectadas por los problemas abordados en los ODS es esencial para garantizar el éxito de la Agenda 2030. A mitad del camino, sería un buen momento para evaluar cómo se está involucrando a estas partes interesadas.

Una publicación del Pacto Mundial de las Naciones Unidas España sostiene que, ahora es más necesario que nunca que la transformación se apoye en políticas públicas firmes y con visión de futuro. Esfuerzos que deben ser transparentes dirigidos a no dejar a nadie atrás. Habiendo transcurrido el tiempo que ya pasó, ahora es un momento para desarrollar las capacidades de las empresas y que sean parte de las alianzas de la transformación. En este sentido, los expertos afirman que el sector privado puede liderar el camino con el apoyo de redes empresariales como el Pacto Mundial de la ONU. Una acción que irá de la mano de gobiernos, autoridades locales, federaciones de empleadores y consejos empresariales.

Crear cadenas de suministro más resilientes y descarbonizadas será vital y un buen negocio para las empresas. No sólo se trata de innovaciones y nuevas tecnologías, sino también del desarrollo de capacidades sociales y ambientales. Además, para realmente alcanzar el desarrollo sostenible, el sector privado necesita el compromiso de los Gobiernos. Entre otras cosas, mediante normas coherentes de información y divulgación de sostenibilidad, mejores instrumentos de distribución de riesgos y la aplicación de políticas que alineen mejor los rendimientos financieros con los ODS. Un ejemplo de ellos es la Directiva de Información no financiera.

En conclusión, la Agenda 2030 de la ONU aún necesita de más compromiso, acción y estrategia.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies