Publicado el
Con motivo del Día Internacional de la Juventud que se celebra el próximo 12 de agosto, el Centro Reina Sofía de Fad Juventud ha publicado el informe “La emergencia de la nueva generación ecologista juvenil en España desde 2019: el caso de Fridays for Future”, en el que se narra la constitución, la consolidación y la permanencia de un movimiento social que empezó siendo un engranaje de colectivos locales. Según esta investigación, los movimientos juveniles ecologistas se pueden contemplar como un proceso de éxito en la movilización individual y colectiva. El documento concluye que, sin dudas, la causa de la emergencia climática es una de las banderas definitorias de la juventud actual.
La juventud, protagonista de la lucha contra la emergencia climática

El Día Internacional de la Juventud se celebra el 12 de agosto de cada año. Fue designado por las Naciones Unidas en 1999 como una forma de destacar la importancia de las y los jóvenes en la sociedad y promover su participación activa en asuntos políticos, económicos y sociales. El objetivo principal de este día es crear conciencia sobre los desafíos y oportunidades que enfrentan los jóvenes en todo el mundo.

Frecuentemente, circulan discursos acerca de la falta de compromiso de las nuevas generaciones o de cómo se han perdido valores tradicionales. Pero, lo cierto es que poco se pone el foco en el rol clave que tienen en la transformación de la sociedad. Sin dudas, las nuevas generaciones son las protagonistas de la lucha contra el cambio climático y desempeñan un papel fundamental frente a esta problemática.  Así lo demuestra el informe “La emergencia de la nueva generación ecologista juvenil en España desde 2019: el caso de Fridays for Future”, publicado por el Centro Reina Sofía de Fad Juventud, en el que se narra la constitución, la consolidación y la permanencia de un movimiento social que empezó siendo un engranaje de colectivos locales. 

Esta investigación, basada en metodologías mixtas, ahonda en resultados de estudios anteriores del Centro Reina de Fad Juventud que ya señalaban la causa climática como una de las banderas de las generaciones actuales, junto con el feminismo y la diversidad, y que recogían que 7 de cada 10 diez jóvenes estaban dispuestos a asumir riesgos por la defensa del medio ambiente.

Cabe recordar que el estudio “Protagonistas y espectadores. Los discursos de los jóvenes españoles” hacía una lectura de las variaciones en el compromiso juvenil con lo colectivo como respuesta a la incertidumbre y a la inseguridad derivadas de la crisis financiera que estallaba en 2008 y se prolongaría durante más de una década.. Concretamente, reconocen el protagonismo de las y los jóvenes con el ecologismo y reivindican nuevas formas de acción social, lejos de los circuitos institucionales. 

Este año, el Día Internacional de la Juventud quiere poner en valor las competencias ecológicas o habilidades verdes de la juventud, que son definidas como "los conocimientos, capacidades, valores y actitudes necesarios para vivir, desarrollar y apoyar una sociedad sostenible y eficiente en el uso de los recursos”. Promover y resaltar las competencias ecológicas o habilidades verdes de la juventud es crucial en el contexto actual, donde la conciencia ambiental y la acción climática son temas fundamentales para el futuro del planeta.

Las competencias ecológicas se refieren a las habilidades y conocimientos que permiten a las personas comprender, abordar y solucionar los desafíos ambientales. Esto puede incluir la capacidad de tomar decisiones sostenibles, la comprensión de los sistemas naturales, la promoción de prácticas de consumo responsable, la participación en proyectos de conservación, la promoción de energías limpias y renovables, entre otras cosas. Al destacar y celebrar las competencias ecológicas de la juventud, se reconoce su papel esencial en la protección del medio ambiente y la promoción de un desarrollo sostenible. También se fomenta la idea de que los jóvenes tienen un poder real para influir positivamente en la dirección futura de la sociedad en términos de sostenibilidad y preservación del planeta.

El movimiento juvenil ecologista en España

El informe se escribe a partir de dos ejes narrativos: el primero es cronológico y cuenta la historia de un movimiento social, Fridays for Future (FFF). El segundo es temático y analiza a las personas que participan en él, cómo se organizan y relacionan entre sí, por qué lo hacen y qué ideas les mueven, qué interacciones tienen con otros agentes, si alcanzan sus objetivos, etc

El documento expresa que: “En muchas localidades comienzan denominándose Juventud x el Clima (JxC) añadiendo el nombre del municipio, ya que Fridays For future sonaba extraño, sin significado o difícil de entender al ser en inglés. En la conformación de los grupos, se da una clara orientación a la acción.” El 15 de marzo de 2020, cuando se convoca la huelga por el clima a nivel internacional, es la fecha en la que se encuentra la oportunidad para unir todos esos movimientos locales en un movimiento nacional. Ese día, miles de estudiantes salieron a las calles de las ciudades de España.

La historia del movimiento, los discursos ideológicos que lo sostienen, la importancia de las tecnologías digitales en su consolidación y permanencia y su conexión con el grito internacional por la emergencia climática son parte de los resultados del informe publicado por el Centro Reina Sofía de Fad Juventud “La emergencia de la nueva generación ecologista juvenil en España desde 2019: el caso de Fridays for Future”, realizado por Juan Carlos Revilla, Alejandro Gonzalo, María Celeste Dávila, Anna Zlobina y Simone Belli, miembros del grupo de investigación JUCLIDES, en el marco de las Ayudas a la Investigación del Centro.

Los expertos a cargo de la investigación afirman que cuando estalla la pandemia y empieza el confinamiento domiciliario, se interrumpe la dinámica de movilizaciones, pero, gracias al uso de redes sociales, que ya tenían un papel ineludible en la coordinación de acciones, discursos y en el fortalecimiento del sentimiento de pertenencia a un grupo, el movimiento se adapta y pervive en modo virtual. Cuando se levantan las restricciones, las movilizaciones se adaptan a las normas impuestas por el coronavirus, lo que demuestra la ejemplaridad individual y colectiva de unas generaciones a las que se señaló injustamente, como ya se denunció durante el otoño de 2020. La crisis sanitaria provoca, además, una profundización en el discurso social del ecologismo y la posibilidad de aumento del compromiso de cada militante vinculada al sentimiento de pertenencia.

Finalmente, los datos recogidos en la investigación sugieren que los integrantes del movimiento observaron que el impacto externo del colectivo se redujo a causa de la pandemia, pero que apreciaban poca afectación del funcionamiento, lo que indica un cierto optimismo en cuanto a la capacidad interna de seguir adelante y organizarse.

 *** Puedes acceder al informe completo: Aquí
En este artículo se habla de:
NoticiasMedio ambienteemergencia climática

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies