Publicado el
Este año, los países caribeños pondrán en marcha un nuevo proyecto para mejorar los conocimientos sobre riesgos de desastres y ampliar la capacidad de difusión de alertas con el fin de llegar incluso a las comunidades más remotas. Las agencias especializadas de la ONU dirigirán la iniciativa.
¿Cómo fortalecer los sistemas de alerta temprana en el Caribe?

Fortalecer los sistemas de alerta temprana en el Caribe es esencial para reducir el impacto de desastres naturales, como huracanes, terremotos y tsunamis, en la región, fenómenos que cada año le causan daños de más de 1600 millones de dólares, según datos del Banco Mundial. La exposición y vulnerabilidad de los países de la región varían según la isla, el desarrollo socioeconómico, la infraestructura, los ecosistemas y el acceso a los recursos y la información, pero todos se han beneficiado de un proyecto que empezó hace tres años y medio y que ha mejorado los servicios meteorológicos e hídricos y climáticos, salvando vidas y medios de subsistencia.

algunas medidas que pueden ayudar a mejorar estos sistemas:

  1. Mejora de la Infraestructura Tecnológica: Invertir en tecnología de comunicación, como radares meteorológicos, estaciones sísmicas y boyas oceánicas, para monitorear y recopilar datos en tiempo real sobre condiciones climáticas y geológicas.
  2. Desarrollo de Plataformas de Comunicación: Establecer sistemas de comunicación eficientes que conecten a las agencias gubernamentales, organizaciones de respuesta a desastres, científicos y comunidades locales. Esto permitirá una transmisión rápida y precisa de información crucial.
  3. Capacitación y Educación: Educar a la población sobre cómo interpretar y responder a las alertas tempranas. Proporcionar capacitación a los funcionarios encargados de la gestión de desastres para que puedan tomar decisiones informadas.
  4. Intercambio de Información Regional: Fomentar la cooperación entre los países del Caribe para compartir datos, experiencias y mejores prácticas en la gestión de desastres. Esto puede mejorar la efectividad de las respuestas conjuntas.
  5. Implementación de Sistemas de Alerta Móvil: Utilizar tecnologías móviles para enviar alertas tempranas a los ciudadanos a través de mensajes de texto, aplicaciones móviles y sistemas de notificación de emergencia.
  6. Desarrollo de Planes de Evacuación: Crear y poner en práctica planes de evacuación bien definidos para las comunidades en áreas de riesgo. Esto incluye identificar refugios seguros y rutas de escape.
  7. Involucramiento Comunitario: Fomentar la participación activa de las comunidades en la planificación y preparación para desastres. Esto puede incluir la capacitación en primeros auxilios, la organización de simulacros y la creación de redes de apoyo locales.
  8. Inversión en Investigación Científica: Apoyar la investigación científica para mejorar la comprensión de los riesgos naturales en la región y desarrollar modelos de predicción más precisos.
  9. Respaldo Político y Financiero: Garantizar un compromiso político continuo y suficiente financiamiento para mantener y mejorar los sistemas de alerta temprana.
  10. Desarrollo de Redes de Colaboración: Establecer alianzas con organizaciones internacionales, como la Agencia Caribeña de Manejo de Emergencias en Casos de Desastres (CDEMA), para aprovechar recursos y experiencia adicionales.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) dirigirán una nueva iniciativa que buscará fortalecer los sistemas de alerta temprana ya existentes. Las agencias explicaron que el plan, actualmente en su fase de elaboración y desarrollo, se ajustará a la Iniciativa de Alertas Tempranas para Todos, impulsada por la ONU en todo el mundo.

Con un presupuesto de siete millones de dólares, la estrategia tendrá el objetivo de fortalecer los sistemas de alerta temprana mediante un mejor conocimiento del riesgo de desastres, mejores servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales, y mayor capacidad de difusión de alertas para alcanzar a toda la población, incluyendo a la que vive en zonas remotas.

Las acciones detalladas del plan que se echará a andar antes de fin de año son:

  • Fortalecer la gobernanza regional de los sistemas de alerta temprana de riesgos múltiples 
  • Mejorar el conocimiento del riesgo de desastres a nivel regional, nacional y local
  • Fortalecer a nivel regional y nacional los servicios de los sistemas meteorológicos, hídricos y de gestión de riesgos a través de observaciones, seguimiento, análisis y previsión
  • Apoyar las capacidades de difusión y comunicación de alertas, preparación y respuesta a nivel regional, nacional y local

Los organismos de la ONU recordaron que los avances científicos y tecnológicos hacen posible pronosticar peligros y difundir alertas, pero recalcaron que se puede hacer más para fortalecer la comprensión del impacto potencial de los peligros complejos para que los países y las comunidades puedan tomar las medidas preventivas apropiadas. En este sentido, se pronunciaron por poner al alcance de la población herramientas sencillas que la mantengan al tanto de los riesgos de desastres y la alerten llegado el momento.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies