Publicado el
Las catástrofes climáticas son cada vez más palpables a causa del calentamiento global. El cambio climático está contribuyendo al aumento de la frecuencia e intensidad de diversos fenómenos en el mundo entero. Producto de esto, muchos países deben afrontar situaciones muy complejas que ponen en riesgo la estabilidad política, económica y social. En este escenario, en el marco de la Cumbre para un Nuevo Pacto Financiero Mundial, el Grupo Banco Mundial dio a conocer un conjunto de medidas nuevas y ampliadas para ayudar a los países a responder con rapidez y eficacia al creciente embate de las crisis. En un contexto como el actual, la cooperación y la empatía son fundamentales .
Cinco herramientas para la recuperación nacional tras un desastre natural

Los países que experimentan desastres naturales a menudo enfrentan una serie de desafíos y dificultades en términos de recuperación y reconstrucción. Algunas situaciones comunes que enfrentan estos estados son:

  1. Pérdida de vidas y daños humanos: Los desastres naturales, como terremotos, inundaciones, huracanes o sequías, pueden provocar la pérdida de vidas humanas y causar lesiones graves. Esto genera un impacto emocional y social significativo en las comunidades afectadas.
  2. Daños a la infraestructura: Los desastres naturales pueden destruir o dañar gravemente la infraestructura básica, como viviendas, edificios públicos, carreteras, puentes, sistemas de agua y electricidad, hospitales y escuelas. Estos daños dificultan el acceso a servicios esenciales y obstaculizan la recuperación.
  3. Desplazamiento y refugiados internos: Los desastres naturales a menudo provocan desplazamientos masivos de personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares debido a la destrucción o el peligro inminente. Estos desplazados internos pueden enfrentar dificultades para encontrar refugio, alimentos, agua potable y atención médica adecuada.
  4. Escasez de recursos: Los desastres naturales pueden agotar rápidamente los recursos de un país, incluidos los suministros médicos, alimentos, agua potable y materiales de construcción. La escasez de estos recursos dificulta la atención de emergencia y la reconstrucción a largo plazo.
  5. Impacto económico: Los desastres naturales tienen un impacto significativo en la economía de un país. La destrucción de la infraestructura, las pérdidas agrícolas y la interrupción de las actividades comerciales pueden generar una disminución de la producción, el empleo y los ingresos. Además, los costos asociados con la recuperación y la reconstrucción son enormes y pueden afectar la estabilidad económica a largo plazo.
  6. Aumento de la vulnerabilidad: Los desastres naturales a menudo exponen y amplifican las desigualdades existentes en una sociedad. Las personas en situación de pobreza, las comunidades marginadas y los grupos vulnerables, como los niños, las personas mayores y las personas con discapacidades, suelen ser los más afectados. Los desastres pueden aumentar su vulnerabilidad y dejarlos en una situación de mayor riesgo.
  7. Necesidad de apoyo externo: Ante la magnitud de los desastres naturales, los países a menudo requieren asistencia y apoyo externo. Esto puede incluir ayuda humanitaria, suministro de recursos, asistencia técnica y financiamiento para la recuperación y reconstrucción. La cooperación internacional y la solidaridad son fundamentales para ayudar a los países afectados a hacer frente a las consecuencias de los desastres naturales.

Consciente de la complejidad que sobreponerse a estas catástrofes supone, en la Cumbre para un Nuevo Pacto Financiero Mundial, Ajay Banga anunció un conjunto ampliado de herramientas para la preparación frente a las crisis, la respuesta y la recuperación posterior, que abarca: 1) suspender el pago de la deuda; 2) reasignar el financiamiento; 3) vincular la preparación frente a las crisis y el financiamiento; 4) respaldar proyectos de desarrollo con apoyo del sector privado, y 5) elaborar mejores seguros contra catástrofes sin elevar el endeudamiento.

Entre los elementos que conforman el nuevo conjunto integral de herramientas se incluyen los siguientes: en primer lugar, suspender los pagos de la deuda para que los países puedan concentrarse en lo que importa, sin preocuparse por la factura: El Grupo Banco Mundial implementará cláusulas de suspensión temporaria de la deuda tras una crisis climática para que los países puedan abocarse a satisfacer las necesidades urgentes de su población y no a reembolsar los préstamos. Esto permitirá a los países más vulnerables pausar los pagos de la deuda en momentos de crisis o de catástrofes. Comenzaremos a aplicar estas nuevas cláusulas con nuestros clientes más vulnerables, y tenemos la intención de aprender y trabajar con todas las partes interesadas para ampliar esta cobertura.

En segundo lugar, dar a los países mayor flexibilidad para que puedan redirigir rápidamente una parte de sus fondos hacia la respuesta frente a la emergencia, de modo que accedan al efectivo de inmediato: El Grupo Banco Mundial pondrá en marcha una nueva opción de respuesta rápida, con la que se ofrecerá a todos los países clientes la posibilidad de reorientar de inmediato una parte de su cartera de financiamiento para cubrir necesidades urgentes cuando se produzca una crisis; por ejemplo, reasignar fondos no desembolsados de proyectos de infraestructura a largo plazo para responder de inmediato frente a un desastre.  La tercer herramienta es ayudar a los Gobiernos a establecer sistemas de emergencia avanzados, de modo que estén listos para responder desde el primer día: A fin de que más países puedan establecer sistemas de emergencia y disponer de financiamiento de desembolso rápido en momentos de crisis, el Grupo Banco Mundial buscará vincular en mayor medida las inversiones en prevención y preparación con el financiamiento de iniciativas de asistencia en caso de catástrofes y de respuesta ante las crisis. También aumentaremos el apoyo analítico y los conocimientos especializados que ponemos a disposición de todos los países para que diseñen una estrategia de financiamiento de las medidas de preparación y respuesta ante las crisis.

En cuarto órden, el Banco Mundial se propone frecer nuevos tipos de seguros que respalden los proyectos de desarrollo y permitan que la labor se reanude rápidamente: El Grupo Banco Mundial introducirá modificaciones en sus herramientas para apoyar más eficazmente a los clientes del sector privado en la preparación y respuesta ante las crisis. Esto permitirá a las empresas sostener sus operaciones y proteger el empleo, generando así resiliencia y sostenibilidad a largo plazo. El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones se asociará con el sector de los seguros privados a través del Foro para el Desarrollo de los Seguros, una asociación público-privada, con el objetivo de diseñar un producto innovador de seguros paramétricos, mientras que la Corporación Financiera Internacional ha diseñado una solución de respuesta a las crisis impulsada por el sector privado para ayudar a las instituciones financieras a abordar el impacto de los desastres naturales derivados del cambio climático.

Finalmente, se propone crear mejores seguros contra catástrofes para proporcionar recursos sin incrementar la deuda: El Grupo Banco Mundial aprovechará sus instrumentos de seguros contra desastres, como los bonos para casos de catástrofe, y ofrecerá a todos los países la opción de incorporar estos seguros en sus productos crediticios. Dado que no todos los países pueden costear estos instrumentos, trabajaremos con los donantes para que los países de ingreso bajo logren acceder a ellos, por ejemplo, mediante fondos que permitan reducir las primas. De este modo, se elaborarán productos de seguro contra catástrofes más adecuados, que podrán brindar recursos a los países afectados por desastres sin incrementar su deuda.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies