Publicado el
La Cátedra Internacional de Finanzas Sostenibles de la UPF Barcelona School of Management y Triodos Bank han presentado la 1ª edición del estudio “Perspectivas de la banca responsable. España 2023”. Se trata del primer estudio de ámbito nacional que evalúa la aplicación de los Principios de Banca Responsable bajo tres marcos de referencia: los Principios de Banca Responsable (PRB), el GABV Scorecard de la Global Alliance for Banking on Values y la aplicación de la Taxonomía de la UE.
 Banca Responsable en España: luces y sombras

La Cátedra Internacional de Finanzas Sostenibles de la UPF Barcelona School of Management y Triodos Bank han presentado la 1ª edición del estudio “Perspectivas de la banca responsable. España 2023”, en colaboración con la Global Alliance for Banking on Values (GABV). El estudio aplica la metodología del GABV Scorecard, desarrollada por la Global Alliance for Banking on Values (GABV) en torno a los 6 principios que definen la banca con valores. El estudio ha sido realizado única y exclusivamente con los informes no financieros que las entidades han publicado y la información disponible en su web corporativa. Han sido evaluadas un total de 57 recomendaciones y para cada una de ellas se ha evaluado el nivel de avance que cada entidad ha logrado desplegar.

La investigación busca analizar el escenario actual de la banca española en relación al cumplimiento de los Principios de Banca Responsable (PRB) establecidos por las Naciones Unidas, y de otros dos marcos de referencia: el GABV Scorecard de la Global Alliance for Banking on Values (GABV) y la aplicación de la Taxonomía de la UE. Cabe destacar que se trata del primer estudio de ámbito nacional que evalúa la aplicación de los Principios de Banca Responsable bajo tres marcos de referencia.

Una de las principales conclusiones que se desprende del informe es que muchos de los bancos españoles firmantes de los PRB de UNEP FI han iniciado el camino con buen ímpetu, aunque todavía queda bastante por recorrer para poder otorgarse la etiqueta de banca responsable. En este sentido, el estudio elaborado por la Cátedra de Finanzas Sostenibles muestra que muchas entidades ya han tomado medidas concretas para implementar los principios de banca responsable, como el establecimiento de objetivos específicos para reducir su huella de carbono o para financiar proyectos de energía renovable.

Además, se observa que las entidades compensan las emisiones de alcance 1 y 2 al 100 % y están en camino hacia manejar, compensar y reportar también las de alcance 3 en el futuro, aunque todavía no se observan movimientos significativos en lo que se refiere a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) motivados por la cartera de préstamos e inversiones.

El estudio aplica también otros dos indicadores, como la ratio de elegibilidad (el indicador de la exposición de los bancos en actividades económicas que contribuyen a los objetivos medioambientales de la UE) o el Scorecard de los Principles for Values-based Banking (PVBB). Bajo estos marcos de referencia las realidades que se observan son algo diferentes. El sector bancario en España cumple con las recomendaciones de los PRB en un nivel medio – alto ese dicho cumplimiento se sitúa como medio - bajo en una lectura de sus ratios de elegibilidad según la taxonomía de la Unión Europea y queda en un rango bajo en el cumplimiento hipotético de los principios holísticos de la GABV.

De estos datos, se extrae que, a pesar de que el sector ha empezado a tomar medidas adecuadas y en la buena dirección, lo cual son muy buenas noticias, también es cierto que todavía no muestra suficientes evidencias significativas como para afirmar rotundamente que nos encontramos ante una banca responsable.

Otra de las conclusiones que se desprende de la publicación es la relevancia del marco de análisis de referencia (unos son más duros que otros). Además, los expertos detectan un desequilibrio en la performance y reporting de las entidades en materia de sostenibilidad según el marco escogido. Por ejemplo, el scorecard de la Global Alliance for Banking on Values no aceptaría algunas actividades que sí aceptaría la taxonomía de la UE. Asimismo, es importante puntualizar que los PRB y los PVBB coinciden en algunos principios, pero miden cosas muy diferentes. Los Principles for Values-based Banking se focalizan en una forma de entender la banca más centrada en las comunidades y en el servicio cercano al territorio, no solo en los valores que la inspiran o en la capacidad transformadora de su balance.

Transparencia, claridad e indicadores sencillos en materia regulatoria

Finalmente, para conocer con mayor profundidad a cerca de la situación real de la banca española en el ámbito de la banca responsable, la primera edición del estudio “Perspectivas de la banca responsable. España 2023” incluye recomendaciones para el sector financiero y entidades reguladoras con el firme compromiso de trabajar alineados en el logro de los objetivos del Acuerdo de París y de la Agenda 2030:

  1. Mayor claridad en la composición de las carteras de activos de los bancos. La identificación de los tipos de inversión y productos, así como clientes y proyectos a los que se puede y debe financiar es de relevancia fundamental. Esa identificación construye la economía real y delimita cuál es el papel de la banca en la generación de la sociedad del futuro. Actualmente no es posible identificar con claridad los impactos negativos de la actividad del sector en su conjunto en relación a los ODS y al Acuerdo Climático de París y la información es relativa e inconexa en cuanto a los impactos positivos.
  1. Impulsar el principio de transparencia con la creación de indicadores sencillos. Es necesario crear herramientas que contribuyan a la construcción de indicadores que puedan ser objeto de seguimiento e informen a los grupos de interés y a la sociedad en general sobre los impactos positivos y negativos de cada banco y del sector, siempre de forma relativa al tamaño total del balance de cada entidad. Un ejemplo podría ser la utilización de datos en base al concepto TBL (Triple Bottom Line) que maneja la GABV y que permite aterrizar la clasificación de las carteras en tres dimensiones: empoderamiento social, regeneración ambiental y prosperidad económica que pueden alinearse sencillamente con los ODS. 
  1. Integración real del principio de Gobernanza y Cultura. El sector debería integrar la sostenibilidad con la visión y misión de su entidad, así como en las operaciones diarias. Es importante destacar que integración y prioridad estratégica no significan lo mismo que adaptar el propósito y la misión de la entidad financiera a una visión diferente de lo que debe ser la sociedad. Una prioridad estratégica es algo que puede alterarse, pero el propósito de una entidad es mucho más estable y más difícil de cambiar. 
  1. Impulsar una regulación sencilla y real. Trabajar e impulsar la transparencia con una regulación más ágil, comprensible y accesible. Actualmente la regulación es compleja y excesivamente orientada al cumplimiento de determinados datos, y no siempre contribuye a la mejora del perfil responsable de las entidades. Que una regulación sea más y sencilla no quiere decir que sea menos rigurosa.

El informe concluye que el sector debe ser felicitado y aplaudido por el impulso e iniciativa de los últimos años, aunque también destaca que todavía no hay suficientes evidencias significativas (en la la ratio de elegibilidad, en la medida de impactos negativos de la actividad financiera en relación al tamaño global de sus balances)o en el sentido más holístico de la visión de los PVBB) como para afirmar rotundamente que en España nos encontramos ante banca responsable.

En palabras de Marcos Eguiguren, director de la Cátedra Internacional en Finanzas Sostenibles de la UPF-BSM, “es fundamental la necesidad de contar con un marco adecuado y unificado de finanzas sostenibles para promover nuevos modelos económicos que impulsen una sociedad más verde, justa e inclusiva”. Y añade: “Estudios como éste nos permiten analizar las necesidades del sector y trazar las líneas que deben seguir las entidades que ya muestran intención de impulsar el cambio”.

Por último, Mikel Garcia-Prieto, director general Triodos Bank España, afirma que “el objetivo de informes como este que hoy presentamos no es emitir juicios sino aportar aprendizajes y tomar acción respecto a los compromisos climáticos de referencia. Se están realizando muchos esfuerzos, pero aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar los objetivos fijados para 2030.”

En este artículo se habla de:
NoticiasInversión ISR

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies