Publicado el
Así lo afirma el último número de “Papeles de Economía Española”, publicación editada por Funcas, que trata, bajo el título El futuro de la energía, de ayudar a conocer y entender mejor el futuro energético que nos espera. Según los expertos, el complicado contexto actual, determinadas políticas macroeconómicas y los impactos asimétricos de la transición energética pueden desacelerar la marcha hacia un modelo de desarrollo hipocarbónico.
España debe transformar sectores clave de su economía para ser neutra en carbono en 2050

Nuestro país tiene grandes retos por delante en materia medioambiental. La ambición climática de España debe afrontar importantes desafíos tecnológicos y sociales para alcanzar el objetivo de ser una economía neutra en carbono en 2050, tales como electrificar al menos la mitad de la economía, desarrollar nuevos vectores energéticos como el hidrógeno y otros combustibles renovables y transformar sectores clave como el transporte, los edificios o la industria. Así lo muestra el último número de “Papeles de Economía Española”, publicación editada por Funcas, la cual trata, bajo el título El futuro de la energía, de ayudar a conocer y entender mejor el futuro energético que nos espera.

Antonio F. Rodríguez y Pedro Linares, autores de la publicación, ofrecen una panorámica de los futuros posibles para el sector energético en 2030 y 2050, de acuerdo con los análisis de distintas organizaciones globales y nacionales, y constatan que la transición va a requerir un volumen ingente de recursos económicos para que se pueda llevar a cabo. Algunos estudios indican que puede ser preciso multiplicar por 3-5 la tasa anual de instalación de renovables, o por 25 el despliegue de baterías. También se estima que habrá que doblar la inversión actual anual en infraestructuras energéticas durante las próximas tres décadas. En cuanto a los precios energéticos, todos los escenarios apuntan a una creciente volatilidad.

Por su parte, Marta Villar y Xavier Labandeira defienden que la fiscalidad medioambiental y de la energía es esencial. Para lograr los ambiciosos objetivos fijados en las normas españolas y europeas en materia de neutralidad climática, el diagnóstico de la situación actual que hacen las expertas no es positivo: el sistema fiscal no contribuye eficazmente al logro de los compromisos españoles en el ámbito medioambiental.

En este sentido, la publicación advierte que las áreas prioritarias de actuación de la reforma fiscal serían el fomento de la electrificación y la movilidad sostenible. Respecto a la primera, los autores de “Papeles de economía española” proponen una reducción de la carga fiscal general actualmente soportada por la electricidad, que tendría un efecto progresivo, y cuyos impactos recaudatorios y medioambientales negativos podrían compensarse con medidas aplicadas en otros sectores. Para favorecer la movilidad sostenible sería necesario reformar la tributación de los combustibles de aviación, marítimos y agrarios; establecer un impuesto sobre los billetes de avión; o crear impuestos municipales sobre la congestión en determinadas ciudades, entre otros.

El informe afirma que, uno de los entornos fundamentales para que la transición energética tenga lugar son las ciudades, en las que se consume el 65% de la energía mundial. Y una de las áreas fundamentales en las que incidir en la eficiencia energética son los edificios, tanto por las mejoras en términos de energía o emisiones como por los cobeneficios en términos de empleo o de calidad de vida. El sector de la rehabilitación energética de edificios es crítico para alcanzar la neutralidad climática toda vez que supone un 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero y permite convertir las urbes en espacios más sostenibles, saludables, equitativos y justos.

Además, el artículo de Julio Lumbreras, Valentina Oquendo-Di Cosola, NaylaSaniour, Jaime Moreno-Serna, Martín Sanz, Tomás Conde y Luis López-Cózar explora el diseño de un programa de rehabilitación energética masiva en España, como un ejemplo de innovación para la transformación urbana, en el contexto de la Misión europea para lograr que 100 ciudades sean climáticamente neutras e inteligentes antes de 2030. Las estimaciones indican que la transformación urbana necesaria para alcanzar ciudades climáticamente neutras requiere una inversión de entre 10.000 y 30.000 euros por habitante en los próximos ocho años, que se sitúa muy por encima de los presupuestos municipales habituales.

Finalmente, el artículo concluye que, en un contexto de incertidumbre y deterioro de las expectativas económicas, la Unión Europea mantiene su compromiso de liderar la transición hacia una economía baja en carbono. Sobre este punto, Lara Lázaro y Gonzalo Escribano analizan el contexto europeo en el que se tendrá que desarrollar esa transición. Los autores señalan que la invasión rusa de Ucrania podría proporcionar el empuje político, el apoyo social y, como consecuencia, la ventana de oportunidad para abordar los objetivos energético-climáticos con urgencia. Pero, por otra parte, el complicado contexto, determinadas políticas macroeconómicas y los impactos asimétricos de la transición energética también podrían desacelerar el cambio de modelo.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies