Así lo muestra el informe "Energy Transition Equation" de ABB, el cual demuestra cómo la la tecnología digital contribuye a las empresas de aguas residuales a reducir las emisiones de carbono hasta en 2.000 toneladas anuales, el volumen de CO2 equivalente a 30.000 toneladas de masa de glaciares perdidas cada año.
La automatización y la tecnología digital, claves para ayudar a las empresas a reducir sus emisiones de carbono

ABB, corporación multinacional tecnológica sueco-suiza, ha publicado hoy, 17 de octubre, el primero de una serie de nuevos informes para los sectores de la energía y las aguas residuales, con el fin de destacar el impacto que la tecnología puede tener para permitir a los clientes industria les reducir las emisiones de carbono y gestionar la transición energética para un futuro más sostenible.

El agua es un bien escaso y se estima que será un recurso muy disputado en el futuro.  Naciones Unidas advierte que habrá un déficit de agua del 40% para 2040. En este escenario, y con el objetivo de buscar soluciones a esta grave problemática, ABB ha llevado a cabo una inves tigación para revelar cómo un mejor uso de las aguas residuales podría aliviar la presión sobre el suministro de agua. Los expertos afirman que, si se tratan de forma eficaz, las aguas residuales pueden volver al ciclo para su reutilización, lo que supone un re-curso muy valioso, pero a menudo desaprovechado para hacer frente a la escasez de agua. Y lo que es más impor tante, un correcto tratamiento también reduce los niveles de aguas residuales no tratadas que se bombean a los ríos y océanos, y que tienen un impacto negativo en la salud pública, el medio ambiente y la vida marina.

Sin embargo, el tratamiento de las aguas residuales requiere mucha energía, ya que la industria en general consume hasta el 3% de la producción mundial de esta y contribuye con más del 1,5% a las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Con el fin de restablecer este equilibrio, ABB ha llevado a cabo nueve meses de investigación y elaboración de modelos con un economista independiente, para demostrar cómo una mayor adopción e integración de las tec nologías de automatización de procesos puede suponer un ahorro tanto de carbono como de costes para permitir un tratamiento más eficiente de las aguas residuales. 

Los resultados preliminares del estudio revelan que, en los emplazamientos de aguas residuales, las empresas de servicios públicos podrían reducir las emisiones de carbono hasta en 2.000 toneladas anuales, el volumen equivalente de CO2 res ponsable de la pérdida de 30.000 toneladas de masa de los glaciares cada año. Con más de 50.000 plantas de aguas residuales existentes en todo el mundo, la oportunidad, si se amplía, sería equivalente a más de 100 millones de toneladas de CO2 ahorradas. 

Brandon Spencer, Presidente de ABB Energy Industries señala que: “Los datos mundiales muestran que sólo la mitad de nuestras aguas residuales se tratan adecuadamente. Permitir que las aguas residuales no tratadas vuelvan a nuestros cursos de agua no sólo tiene un efecto negativo en la pesca, los animales, la biodiversidad marina y la salud pública, sino que también es un terrible despilfarro de este producto. Tenemos que hacer más".

Por su parte, la investigación sostiene que al aplicar un sólido paquete de soluciones digitales y de control de procesos, las compañías de agua podrían obtener un ahorro operativo anual de hasta 1,2 millones de dólares (9,5%) por planta, abriendo vías de ingresos para garantizar que se traten mayores volúmenes de aguas residuales y se desechen menos en nuestros ríos y mares. Se prevé que el mercado mundial de aguas residuales, impulsado por la necesidad de más agua dulce, el aumento de la población y las estrictas normativas medioambientales crezcan de 300.000 millones de dólares en 2022 a 490.000 millones en 2029.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top