La crisis medioambiental atraviesa todos los planos de nuestra vida y la economía no es la excepción. Para comprender en profundidad la incidencia de los factores ambientales en el accionar de los inversores Hervé Chatot y Gaël Binot, gestores de renta fija y especialistas en ESG de La Française AM, analizan qué son y qué suponen los riesgos climáticos. Además, explican que los principales riesgos asociadas a la transición hacia una economía baja en carbono son las pérdidas económicas, los cuales incluyen el riesgo de política climática (pérdida de ingresos), los impuestos sobre el carbono (precios más altos del carbono), los cambios en la tecnología y en la demanda.
El cambio climático supone una amenaza para las economías mundiales

Comprender el impacto de los factores climáticos en la economía es central para avanzar hacia al descarbonización de la misma. Si bien se trata de una necesidad inminente, lo cierto es que es importante que estas transformaciones sean rentables. Hervé Chatot y Gaël Binot, gestores de renta fija y especialistas en ESG de La Française AM, explican que existen dos categorías principales de riesgos climáticos: físicos y de transición. En primer lugar, afirman los expertos, los riesgos físicos están relacionados con los efectos negativos de los fenómenos meteorológicos extremos y las catástrofes naturales. En segundo lugar, los riesgos de transición están relacionados con las posibles pérdidas económicas derivadas de la transición a una economía baja en carbono.

Los analistas profundizan en cada uno de estos riesgos y sostienen que los riesgos de transición son: “las pérdidas económicas asociadas a la transición hacia una economía baja en carbono. Incluyen el riesgo de política climática (pérdida de ingresos), los impuestos sobre el carbono (precios más altos del carbono), los cambios en la tecnología y en la demanda, del marrón al verde.”  Y continúan analizando que se necesitan esfuerzos considerables para la transición hacia una economía verde y para alcanzar el objetivo de temperatura a largo plazo del Acuerdo de París.  Al respecto sostienen que : “No todas las regiones y países están descarbonizando sus economías al mismo ritmo. Los países tienen diferentes políticas en vigor y diferentes combinaciones energéticas. Las intensidades de carbono están disminuyendo a diferentes ritmos en todo el mundo.”

Por su parte, además de los riesgos de transición existen los físicos, que son aquellos que se refieren a las posibles pérdidas financieras y económicas ocasionadas por eventos relacionados con el cambio climático. Sobre estos, Hervé Chatot y Gaël Binot  dirán que poseen impactos que son visibles a través del aumento de las temperaturas que exacerban los fenómenos meteorológicos extremos tales como inundaciones, tormentas, incendios forestales, sequías, temperaturas extremas.

A la vista está que los fenómenos meteorológicos extremos se producen con una frecuencia y gravedad cada vez mayores a medida que se acelera el cambio climático. En este sentido, es evidente que el impacto global es cada vez mayor, así como los costes de los daños, incluidas las pérdidas financieras, económicas y humanas. Al respecto los especialistas de la Française AM dirán:  “En los últimos veinte años se han registrado 7.348 catástrofes en todo el mundo que han afectado a más de 4.000 millones de personas y han generado unos 2,97 billones de dólares en pérdidas económicas en todo el mundo (según CRED Centro de Investigación sobre Epidemiología de las Catástrofes, EM-DAT, UNDRR Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Catástrofes, Coste humano de las catástrofes - Balance de los últimos 20 años 2000-2019).”

Es importante destacar que, si bien el cambio climático es un fenómeno global, no no afecta de igual manera en todas las latitudes. El informe "Coste humano de las catástrofes - Balance de los últimos 20 años 2000-2019" revela que el número de catástrofes naturales y las pérdidas económicas registradas en los últimos veinte años han aumentado considerablemente en comparación con los veinte años anteriores, pero no todos los países están expuestos a las catástrofes naturales de la misma manera.  La desigualdad si entiende de fronteras y la citada investigación muestra que, en los países de renta alta, las catástrofes afectan a una parte menor de la población, pero sufren pérdidas económicas significativamente mayores en términos de valor absoluto. Por su parte, en los países de renta baja, las catástrofes afectan a una mayor parte de la población.

Sin embargo, al comparar las pérdidas económicas con el Producto Interior Bruto (PIB), los resultados son diferentes y reflejan la fuerte divergencia de impactos entre los países ricos y los pobres. Una de las conclusiones que se desprende del informe es que los países de renta baja registraron el mayor nivel de pérdidas económicas en relación con el PIB, mientras que los países de renta alta registraron el menor.

¿Qué Implicaciones tiene el cambio climático para los inversores? 

Sin dudas, el cambio climático es una gran amenaza para las economías mundiales, ya que está acelerando la aparición de catástrofes y no todos los países están expuestos de la misma manera a los riesgos climáticos, algunos son más propensos a los riesgos físicos y otros a los riesgos de transición. En este escenario, Hervé Chatot y Gaël Binot afirman que: “Los inversores de bonos deberían tener en cuenta los riesgos climáticos en sus procesos de inversión y en sus decisiones de asignación de activos, dado su impacto en una variedad de factores económicos" y enumeran cuatro posibles fenómenos que impactarían en la economía:

  • Inflación: la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono afectará a la combinación de energías, haciendo subir los precios.
  • Crecimiento: los costes de los daños a largo plazo de los fenómenos meteorológicos extremos y los costes económicos asociados a la transición ecológica deberían pesar sobre el crecimiento a corto plazo. Sin embargo, creemos que para los países que emprendan la transición energética a un ritmo acelerado, el balance de estos riesgos será positivo más allá de 2030.
  • Política de inversión y mitigación: la transición a una economía con bajas emisiones de carbono no es sólo un riesgo para los inversores, sino también una fuente de oportunidades. Se necesita una gran cantidad de inversiones en tecnologías verdes para financiar la transición climática. La inversión pública debe aumentar para reforzar la resistencia de las economías locales.
  • Riesgo social: el cambio climático aumenta los riesgos asociados a la migración y los conflictos sociales en los países más pobres. En 2050, si no se toman medidas climáticas, podría haber hasta 143 millones de personas en las regiones en desarrollo que se convertirían en migrantes climáticos. El cambio climático podría empujar a otros 100 millones de personas a la pobreza en los próximos quince años.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top