Pastor Elías Murillo Martínez, integrante del Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes se manifestó con motivo del Día Internacional de los Afrodescendientes, conmemorado ayer, 31 de agosto. Una efeméride que busca promover las extraordinarias contribuciones de la diáspora africana en todo el mundo y eliminar todas las formas de discriminación contra esta población.
Murillo Martínez: “La autonegación es la herida más profunda que la esclavización dejó a los pueblos libres de América”

La lucha contra la discriminación de afrodescendientes es sin dudas una deuda pendiente aún hoy, en pleno siglo XXI. Las personas afrodescendientes forman parte de muchas sociedades y sus aportaciones a las mismas son incontables; sin embargo, han sufrido una discriminación y marginación históricas que la han colocado en una situación de vulnerabilidad y pobreza sistémica. Así, fue hasta el inicio de este siglo cuando se les empezó a reconocer e incluir en la agenda internacional, aunque aún queda mucho en materia de derechos humanos por avanzar.

Ayer, 31 de agosto, se conmemoró el Día Internacional de los Afrodescendientes. Una efeméride que busca promover las extraordinarias contribuciones de la diáspora africana en todo el mundo y eliminar todas las formas de discriminación. Naciones Unidas sostiene la importancia de recordar que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y tienen el potencial de contribuir constructivamente al desarrollo y al bienestar de sus sociedades. Toda doctrina de superioridad racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa. Debe ser rechazada, junto con las teorías que intentan determinar la existencia de razas humanas separadas.

En 2020 se cumplió la mitad del Decenio Internacional de los Afrodescendientes. Si bien se han logrado algunos progresos en los planos legislativo, normativo e institucional, las y los afrodescendientes aún sufren formas interrelacionadas y complejas de discriminación racial, marginación y exclusión. Cinco años del inicio del Decenio, la pandemia por COVID-19 puso de manifiesto la urgencia de abordar las persistentes desigualdades estructurales y el racismo sistemático en la salud. La falta de reconocimiento sigue siendo uno de los principales obstáculos que impiden el disfrute pleno y efectivo de los derechos humanos por los afrodescendientes.

En palabras de Pastor Elías Murillo Martínez, integrante del Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes: “Los afrodescendientes son los hijos de las víctimas que sobrevivieron a la trata transatlántica de esclavos y sus migraciones posteriores”. En entrevista con Noticias ONU, el experto independiente agrega que, desde el punto de vista del proceso político y de construcción social, los afrodescendientes “son el conjunto de individuos, familias, pueblos, comunidades, que comparten una historia con unas pautas sociales y culturales que las distinguen de otros grupos étnicos y que están regidos en algunos países de manera parcial o total por legislaciones especiales”.

La falta de derechos y garantías que sufre la comunidad afrodescendiente está vinculada con el papel del Estado y con el peso histórico del racismo y la discriminación, que ha dado lugar a la negación y, peor aún, a la autonegación, con toda la complejidad que esto entraña. Según las cifras de la ONU, basadas en los censos nacionales, en el continente americano – sin incluir el Caribe anglófono-, por ejemplo, hay 200 millones de personas que se autorreconocen como afrodescendientes, un número oficial que subestima la presencia de esta población. No obstante, considera que el hecho de que esos 200 millones de personas se autorreconozcan es importante porque resulta de un proceso de incorporación de la variable afrodescendiente en los censos nacionales, que no existía antes del año 2000.

Para impulsar el reconocimiento de los afrodescendientes como un grupo específico cuyos derechos humanos deben promoverse y protegerse, la Asamblea General de la ONU proclamó el periodo de enero de 2015 a diciembre de 2024 como el Decenio Internacional de los Afrodescendientes. Frente a esta situación, el Decenio ha centrado su plan de acción en tres ejes: reconocimiento, justicia y desarrollo. Al respecto, y a poco más de dos años de que termine el Decenio, Murillo Martínez hace una revisión de los avances: “El reconocimiento de los afrodescendientes como sujeto colectivo de derecho internacional considerado en el sentido más amplio. Ese reconocimiento de sujeto de derecho internacional y esa visibilidad estadística, el autorreconocimiento de los afrodescendientes, la emergencia de su acción colectiva en el Decenio ha significado la oportunidad de una instancia de cohesión para la acción colectiva”, afirmó.

Asimismo, el experto menciona la sensibilidad a nivel de los países y de la sociedad en su conjunto, que logró su punto de inflexión tras el asesinato de George Floyd en mayo de 2020 en Estados Unidos, al igual que la visibilización de los impactos desproporcionados de la pandemia de COVID-19 en la población afrodescendiente. Y continua: “El rechazo a nivel global ha sacudido la conciencia colectiva y yo diría que hoy el Decenio Internacional de los Afrodescendientes y la confluencia de esos factores que se retroalimentan constituyen un avance importantísimo en el nivel de reconocimiento de los Estados”, apunta.

Por su parte, en materia de justicia, señaló que muchos países han venido avanzando de manera progresiva en la adopción de leyes de reconocimiento étnico orientadas a alcanzar la igualdad de oportunidades que contienen medidas de acción afirmativa en cuotas. Finamente, en relación al desarrollo, Murillo Martínez refirió que está bastante rezagado y que los desafíos son mayúsculos, como es patente en los indicadores sociales y económicos. Por ello, considera que para que los países puedan cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tendrán que implementar medidas “que remuevan las causas profundas del racismo y la discriminación racial contra los afrodescendientes”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top