El Club Excelencia en Gestión ha celebrado una sesión exclusiva con sus socios para enfocar su transformación hacia la economía circular dejando atrás el obsoleto modelo económico lineal para pasar a uno más sostenible y responsable con el medioambiente.
Ocho básicos para iniciar la transformación hacia la economía circular

 

La lógica del “úselo y tírelo” ya ha quedado atrás. Ante la inminente crisis medioambiental es preciso hacer una transformación radical en nuestros modelos económicos. Conscientes de ello, el Club Excelencia en Gestión, asociación multisectorial sin ánimo de lucro que genera y comparte conocimiento sobre gestión y transformación de las organizaciones, con el apoyo de Auren,  organizó una jornada exclusiva con sus socios con el objetivo de identificar las oportunidades que se pueden aprovechar en este ámbito y las acciones que se han de llevar a cabo para incorporar este modelo económico en una organización.

El modelo de economía lineal ha dado sobradas pruebas de que ya no funciona. Se trata de una fórmula extra explotada que es inviable en la actualidad. Como alternativa a ello, surge la economía circular, que ayuda a producir bienes y servicios siguiendo el concepto de las 7 Rs: Reciclar, Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Reparar, Renovar y Recuperar. De esta manera, se reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía, lo que también sirve para frenar el cambio climático.

Durante el evento, expertos del  Club Excelencia en Gestión sostiene que a través de este cambio de cultura, las organizaciones se acercan más a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promulgados por la ONU, y aporta multitud de aspectos positivos para las empresas, entidades, instituciones, fundaciones, etc. Les ayudan a ser menos dependientes de las materias primas; también a ser más eficientes en sus procesos; y a estar mucho más orientadas a las demandas de sus clientes e inversores en cuanto al respeto ambiental y la sostenibilidad.

Finalmente, de las reflexiones extraídas de este encuentro, el Club Excelencia en Gestión ha elaborado el siguiente listado de recomendaciones: 

  1. Análisis de riesgos: El primer paso sería analizar los riesgos que existen en la organización si el modelo de negocio sigue siendo lineal en vez de circular: dependencia de materias primas, aumento incontrolado de residuos, aumento de gastos, dependencia de un comercio global, etc.
  2. Escucha a los grupos de interés: Es importante poner atención para conocer lo que se espera de nuestros productos o servicios. Pero también cuáles son los propios objetivos de esos grupos de interés (clientes, proveedores, trabajadores, inversores, etc.) para estar alineados con ellos y saber qué debemos ofrecerles.
  3. Definición de objetivos: Una vez que se han identificado las áreas de acción se deben definir objetivos que tengan en cuenta la viabilidad técnica y económica de las mejoras que se quieren implantar. Hay que ser conscientes de que se debe ir más allá del reciclaje y diseñar estrategias que sirvan para evitar la generación de residuos y la contaminación.
  4. Difusión y comunicación: Es importante saber explicar y comunicar el nuevo concepto a desarrollar dentro de la organización a nuestros grupos de interés, con el fin de conseguir su comprensión y facilitar así la implantación del proyecto, consiguiendo el apoyo para afrontar el cambio de modelo.
  5. Planificación: Hay que seleccionar aquellas actividades que sirvan para establecer las bases de nuestro nuevo modelo circular. En este sentido, se pueden aprovechar algunas aplicaciones prácticas ya definidas, como la teoría del diseño regenerativo, la teoría de la economía del rendimiento, el cradle to cradle o el capitalismo natural. 
  6. Implementación: Una vez diseñada la estrategia de cambio, en la que se deben haber tenido en cuenta los distintos marcos regulatorios autonómicos, nacionales y comunitarios, es momento de poner en marcha de la hoja de ruta definida, con el apoyo de los recursos designados y cumpliendo los plazos marcados.
  7. Medición: Realizar un seguimiento y medición de los resultados obtenidos tras el proceso de implementación es muy importante para corregir desviaciones y mejorar la gestión en este ámbito. En este sentido, se pueden utilizar herramientas como la metodología LCSA, con la que se pueden evaluar todos los impactos y beneficios ambientales, sociales y económicos de productos a lo largo de su ciclo de vida.
  8. Comunicación de los resultados: Tanto a nivel interno como externo, la comunicación de los resultados obtenidos es fundamental para que se puedan conocer las acciones llevadas a cabo y la evolución con respecto al enfoque inicial. Una opción para demostrar el compromiso de la organización, así como el trabajo realizado, es la certificación o la evaluación siguiendo diferentes criterios. Un reconocimiento que ayuda a dar ejemplo y a que el concepto de la economía circular llegue mucho más lejos.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies
Top