Ante la crisis generada en toda la región a causa de la guerra en Ucrania, el Parlamente europeo pide más apoyo de la UE a ciudadanos y empresas. Para mitigar los efectos causados por el conflicto bélico, las y los eurodiputados plantean buscar más fondos, vía por ejemplo la confiscación de activos a oligarcas rusos.
Eurodiputados reclaman el establecimiento de un paquete temporal de ayudas sociales en la UE

La guerra en Ucrania ha exacerbado una crisis de precios de la energía en toda Europa que ya era grave y que está teniendo un efecto negativo directo en el poder adquisitivo de todos los ciudadanos de la Unión y en las pymes, señala la resolución, que reclama una intervención rápida. Los Estados miembros deben aumentar el gasto social, sobre todo a los más vulnerables, y ofrecer apoyo específico a las empresas vulnerables, pero viables.

No caben dudas a cerca de que la crisis económica y energética actual tiene su principal causa en la guerra. Ante esto, el pasado jueves 19 de mayo, el pleno aprobó una resolución sobre las consecuencias económicas y sociales del ataque ruso contra Ucrania. La Cámara señala que la guerra y las sanciones justificadas de la Unión contra Rusia y Bielorrusia están afectando a la recuperación económica posterior a la pandemia de la Unión y suponen una grave amenaza para su estrategia de recuperación. En este sentido, el PE pide hacer frente a estos efectos para ayudar a los hogares y las empresas y mantener el respaldo ciudadano a las acciones emprendidas contra Rusia y de apoyo a Ucrania.

Los eurodiputados hacen hincapié en que el crecimiento de los salarios debe tener en cuenta la inflación a largo plazo y el crecimiento de la productividad, a fin de mantener el poder adquisitivo. Plantean asimismo un paquete europeo temporal de resiliencia social que coordine un conjunto de medidas y medios para reforzar el bienestar social y los sistemas de protección social en la Unión.

Asimismo, las y los eurodiputados advierten que los instrumentos financieros disponibles no son suficientes. Es decir, consideran que las herramientas existentes, como Next Generation EU, el instrumento de apoyo temporal para el desempleo (SURE), o el mecanismo de flexibilidad del presupuesto, no son suficientes para hacer frente a los efectos negativos de la guerra y de las sanciones contra Rusia. Piden por eso imponer una tasa a los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas, la expropiación de bienes de los oligarcas rusos y aún más flexibilidad en el uso del presupuesto.

En concreto, apuestan por revisar el marco financiero plurianual, una aplicación más flexible de las reglas sobre ayudas de Estado, elevar las garantías de la UE en el programa InvestEU e instan a la Comisión a presentar nuevos programas. El Parlamento también anima a la UE a liderar la iniciativa para un Fondo Fiduciario de Solidaridad con Ucrania.

Finalmente, el Parlamento pone especial énfasis en el desarrollo de la autonomía de la UE. Para lograrlo, propone la creación de un nuevo fondo europeo específico. El fondo de autonomía estratégica para Europa debería financiar la infraestructura energética transfronteriza, la producción de energías renovables y la eficiencia energética, así como la ciberseguridad, la competitividad industrial, la economía circular, la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top