Publicado el
Un nuevo informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) destaca una amplia gama de diferencias de cobertura entre países y afirma que los acuerdos alcanzados entre los representantes de los trabajadores y los de las empresas fueron determinantes para mitigar el impacto de la crisis del COVID-19 sobre el empleo y los ingresos.
Los convenios colectivos de trabajo reducen las desigualdades salariales

La Organización Internacional del Trabajo ha publicado un informe en el cual ha revisado los convenios colectivos de trabajadores en 80 países con diferentes niveles de desarrollo económico y analizó los marcos legales y reglamentarios en 125 naciones. La primera conclusión a la que arriba la investigación es que los empleados que gozan de una mayor cobertura en este tipo de negociaciones sufren menores diferencias salariales.

El estudio elaborado por el organismo internacional indica que más de un tercio de los empleados (el 35%) de 98 países tienen sus salarios, su tiempo de trabajo y otras condiciones laborales establecidas en sus convenios colectivos autónomos entre un sindicato y un empleador o una organización de empleadores. Sin embargo, la investigación registra una amplia gama de diferencias entre países que van desde una cobertura superior al 75% en muchas naciones europeas y Uruguay, hasta menos del 25% en aproximadamente la mitad de los países de los que reportan sus datos.

Asimismo, el análisis indica que este tipo de negociación colectiva también puede contribuir a reducir las diferencias salariales entre hombres y mujeres. El 59% de los convenios colectivos examinados incluyen una serie de acuerdos conjuntos entre los empleadores y de las organizaciones de trabajadores (en particular, los sindicatos) que abordan la desigualdad de género. Entre estos compromisos destacan la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres por la misma tarea laboral, la concesión de permisos parentales y familiares y la forma en que se trata la violencia de género en el lugar de trabajo.

¿Cuáles son las prioridades para lograr convenios colectivos efectivos?

El informe destaca que la negociación colectiva será una herramienta esencial para afrontar los cambios de amplio calado que están transformando el panorama laboral. Teniendo en cuenta el crecimiento de las diversas modalidades de trabajo -como el trabajo temporal, a tiempo parcial y de guardia, las relaciones laborales entre múltiples partes, el trabajo autónomo y, más recientemente, el trabajo en plataformas bajo diferentes relaciones laborales y de empleo- varios países han tomado medidas que garantizan el reconocimiento del derecho a la negociación colectiva para todos los trabajadores.

Sin embargo, para lograr un convenio colectivo eficaz la Organización considera que es necesario afrontar estas cuatro prioridades:

  • Revitalizar las organizaciones de empleadores y trabajadores.Una recuperación centrada en las personas implica que los empresarios y los trabajadores tengan voz en las decisiones y políticas que les afectan
  • Conseguir el reconocimiento del derecho a la negociación colectiva para todos los trabajadores.En vista de los importantes cambios que se están produciendo en el mundo del trabajo, es necesario fortalecer las instituciones laborales para garantizar una protección adecuada de todos los trabajadores, incluido el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva
  • Impulsar una recuperación inclusiva, sostenible y resistente. Los convenios colectivos deben ocuparse de la desigualdad y la exclusión, garantizar la seguridad económica, facilitar transiciones justas, lograr la flexibilidad del tiempo de trabajo y mejorar el equilibrio entre la vida laboral y la personal, impulsar una agenda transformadora para la igualdad de género y propiciar empresas sostenibles
  • Apoyar la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El papel de las organizaciones de empleadores y trabajadores es fundamental para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 8, que busca promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, y el empleo y el trabajo decente para todos

Finalmente, otro de los factores que subraya el informe es la relevancia que tuvieron las negociaciones colectivas a nivel de empleo y salarios durante la crisis económica que generó el COVID-19. Los convenios ayudaron a suavizar algunos de los efectos sobre la desigualdad y, al mismo tiempo, reforzaron la fortaleza de las empresas y los mercados de trabajo al apoyar la continuidad de la actividad económica. Así, varias disposiciones como la adaptación de las medidas de salud pública y el refuerzo de las medidas de seguridad de la salud en el lugar de trabajo, junto a las bajas por enfermedad retribuidas y las prestaciones sanitarias previstas en muchos convenios colectivos, contribuyeron a proteger a millones de trabajadores.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies