La entidad financiera facilita a sus clientes la posibilidad de recibir asesoramiento y ayuda en la gestión y tramitación de subvenciones destinadas al autoconsumo, almacenamiento y climatización, así como de solicitar soluciones de financiación.
BBVA promueve el autoconsumo fotovoltaico

El consumo energético responsable es fundamental en el cuidado del planeta. El autoconsumo consiste en el uso de la energía generada por una instalación fotovoltáica para el consumo propio y tiene como ventajas principales una mayor autonomía y una reducción de los costes en la factura eléctrica, además de un menor impacto ambiental.

Se estima que el ahorro energético de una instalación de hasta ocho paneles fotovoltaicos en una vivienda unifamiliar de 120 metros cuadrados puede alcanzar el 40%, lo que podría cubrir la inversión necesaria para llevarla a cabo, en un periodo de siete a ocho años. Este plazo se podría reducir en función de las ayudas recibidas y las reducciones en el IBI establecidas por los ayuntamientos, según sea aplicable en cada localidad y/o comunidad.

Nos encontramos en un momento clave para hacer la transición a nuevos modos de consumo. Por un lado, la escalada en el precio de la electricidad; y, por el otro, los incentivos cada vez mayores para la instalación de este tipo de energía están suponiendo un avance exponencial en los sistemas de autoconsumo en España. Según un estudio de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), este crecimiento es especialmente relevante en el mundo residencial, donde casi se ha doblado el autoconsumo doméstico, pasando a suponer el 32% de la potencia fotovoltaica instalada en 2021 frente al 19% en 2020.

En nuestro país, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España destinará 660 millones de euros, ampliables a 1.320 millones de euros, a proyectos de autoconsumo energético, climatización con energías renovables y almacenamiento hasta 2023. Concretamente, 900 millones de euros estarán destinados al autoconsumo; 220 millones de euros al almacenamiento detrás del contador, es decir a aquellos sistemas de almacenamiento de energía asociados a consumidores residenciales, comerciales o industriales; y los 200 millones restantes a climatización y agua caliente con renovables.

BBVA quiere estar cerca de sus clientes para fomentar la descarbonización de la economía y la sociedad, favoreciendo el desarrollo de proyectos sostenibles. Por ello, el banco ofrece un servicio de acompañamiento en la adopción de medidas de eficiencia energética, a través de distintos acuerdos de colaboración con socios estratégicos, que incluye un servicio de tramitación de las subvenciones, además de diferentes soluciones de financiación adaptadas a cada proyecto. Así, los clientes pueden también solicitar a BBVA anticipar la subvención y financiar, si lo necesitan, el importe adicional de la inversión que realicen.

El paquete de ayudas, gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y que, según las previsiones de dicha entidad, reducirá las emisiones de CO2 en más de un millón de toneladas al año, se articulará a través de seis programas de incentivos que, a su vez, determinan quiénes son los posibles destinatarios o beneficiarios de la ayuda: sector residencial, sector público, tercer sector, sector servicios u otros sectores productivos.

Para los programas de incentivos dirigidos a empresas, independientemente de su tamaño, actividad y sector en el que ejercen la actividad económica, las ayudas se calcularán como un porcentaje sobre el total de costes subvencionables. Mientras que los programas de incentivos dirigidos a personas físicas, al sector residencial, las administraciones públicas y las entidades sin ánimo de lucro, se rigen por valores fijos unitarios, o “módulos”, que cubrirán parcialmente los costes subvencionables. Las ayudas pueden suponer aproximadamente entre el 15 y el 45% del coste del panel en el caso de empresas y de hasta un 40% en autoconsumo particular. Entre otras actuaciones, estas subvenciones cubren la inversión en equipos y materiales, la obra civil, los equipamientos electromecánicos, hidráulicos, de control y auxiliares, los sistemas de gestión y monitorización, y la redacción de proyectos, memorias técnicas y dirección facultativa.

Para optar a estas ayudas, financiadas con los fondos procedentes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el Gobierno ha establecido una serie de requisitos, condiciones y plazos, recogidos en el Real Decreto 477/2021, de 29 de junio. Estas ayudas serán atendidas por riguroso orden de presentación hasta el agotamiento de los fondos.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top