La firma de comunicación Edelman ha publicado los resultados en nuestro país del #EdelmanTrustBarometer2022, un estudio que con más de 20 ediciones se ha convertido en el referente mundial y la principal autoridad en materia de confianza hacia las empresas, el gobierno, los medios de comunicación y las ONG. Los resultados de esta edición revelan que en este contexto volátil y lleno de desafíos históricos en el que nos encontramos, estamos inmersos en un ciclo de desconfianza que nos debilita como sociedad. Concretamente, la investigación advierte que las empresas y las ONGs son percibidas como agentes unificadores de la sociedad, mientras que el Gobierno y los medios de comunicación se entienden como fuerzas divisoras. En este escenario, el estudio concluye que las y los españoles esperan una mayor participación y compromiso de las empresas en cuestiones sociales.
El papel social de las empresas ha llegado para quedarse

La desconfianza es el clima de época según la última edición del estudio “#EdelmanTrustBarometer2022”. Se trata de la 22ª edición anual de la encuesta online realizada por la agencia de comunicación Edelman en 28 países del 1 al 24 de noviembre de 2021 con más de 36.000 encuestados en todo el mundo y más de 1.150 encuestados por país. La investigación publicada recientemente revela que nuestro país lidera a nivel mundial la preocupación por las fake news que alcanza su máximo histórico, con un 84% de los españoles inquietos por el uso de información falsa como arma. En relación con los medios de comunicación, los medios tradicionales (57 puntos) se acercan a niveles de confianza, seguidos de motores de búsqueda (52), medios propios de las compañías (50) y redes sociales, que con 34 puntos están en niveles claros de desconfianza.

Los resultados son contundentes: un 55% de los encuestados tiende a desconfiar hasta que se demuestre lo contrario. Un 66% de los encuestados considera además que no tenemos la habilidad para debatir de manera civilizada y constructiva sobre temas en los que no se está de acuerdo. Ante esto, la investigación advierte que, en medio de toda esta desconfianza y estas divisiones, nuestros círculos de confianza se están volviendo más pequeños y locales. Los españoles estrechan vínculos con compañeros de trabajo (+18%) lo que confirma la importancia de las empresas como institución clave para reponer la estabilidad social.

En medio de un escenario marcado por la desconfianza, el informe muestra que las ONG y las empresas son consideradas, por primera vez, como éticas y competentes. Asimismo, las ONG son la institución en la que más se confía (53), seguidas de empresas (51), medios (40) y Gobierno (34). Además, Gobierno y los medios de comunicación se perciben por el contrario como fuerzas divisoras que avivan esa desconfianza para obtener clics y votos, frente a empresas y ONGs que se consideran fuerzas unificadoras.

Sobre el rol de las empresas, se observa que las y los españoles esperan aún una mayor participación y compromiso de las empresas en cuestiones sociales. Para ello deben reconocer que su papel social está aquí para quedarse y que su liderazgo debe centrarse en el pensamiento a largo plazo y el abordaje de temas diversos que van desde la sostenibilidad hasta el empleo, la equidad y la inclusión. Un 82% de los encuestados afirma que los CEOs deben asumir una postura pública respecto a los retos sociales y un 63% compra o apoya a las marcas según sus valores.

Los expertos de Edelman concluyen que la ciudadanía española necesita ver un progreso tangible y tener una razón para creer que el sistema puede trabajar para construir un futuro mejor. La información juega aquí un papel clave. Existe una brecha de confianza histórica según el nivel de ingresos que en España se sitúa en 13 puntos y la información de calidad disminuye esa brecha de desconfianza por ingresos de 13 a 2. Lucía Carballeda, Co-General Manager de Edelman en España y responsable de la división REPUTATION ha afirmado que “será fundamental que todas las instituciones asuman la necesidad de brindar información clara, coherente y basada en hechos reales. Es esencial que todas las instituciones asuman la responsabilidad de luchar contra la desinformación. Esa será la única vía para poder romper el ciclo de desconfianza.”

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top