A finales del pasado mes de febrero se conoció el último Informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) el cual advierte que el cambio climático causado por el ser humano está provocando una disrupción peligrosa y generalizada en la naturaleza y está afectando la vida de miles de millones de personas en todo el mundo. Además, los expertos denuncian que las personas y los ecosistemas que tienen la menor capacidad de respuesta son los más afectados. El documento analiza la desertificación, la degradación de las tierras, la seguridad alimentaria y los flujos de gases de efecto invernadero en los ecosistemas terrestres y examina las graves consecuencias que tiene la inacción ante estos fenómenos.
Proteger la naturaleza, indispensable para asegurar un futuro digno

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido por el acrónimo en inglés IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), es una organización intergubernamental de las Naciones Unidas​ cuya misión es proveer al mundo con una opinión objetiva y científica sobre el cambio climático, sus impactos y riesgos naturales, políticos y económicos y las opciones de respuesta posibles. Una vez más este equipo de expertos ha publicado un nuevo informe especial sobre los impactos del calentamiento global en la actualidad.

Este informe, publicado el 28 de febrero del presente año, fue elaborado de manera conjunta por los Grupos de Trabajo I, II y III y entraña una seria advertencia sobre las consecuencias de la inacción. En el mismo se demuestra que el cambio climático constituye una amenaza cada vez más grave para nuestro bienestar y la salud del planeta e insta a los gobiernos a la acción. La advertencia que lanza el documento es clara: en las próximas dos décadas, el planeta afrontará diversos peligros climáticos inevitables con un calentamiento global de 1,5 °C. Incluso si se supera temporalmente este nivel de calentamiento, se generarán impactos graves adicionales, algunos de los cuales serán irreversibles. Se incrementarán los riesgos para la sociedad, en particular para la infraestructura y los asentamientos costeros de baja altitud.

¿Por qué los expertos hablan de lograr 1,5 °C.? El cambio climático representa una amenaza apremiante y con efectos potencialmente irreversibles para las sociedades humanas y el planeta. Conscientes de ello, en diciembre de 2015 la inmensa mayoría de los países del mundo adoptaron el Acuerdo de París, cuyo principal objetivo comprende proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C. Con ello, esos países, por conducto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), también invitaron al IPCC a proporcionar un informe especial sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales y las trayectorias correspondientes que deberían seguir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

La emergencia climática ya está aquí y no hay tiempo que perder. La investigación explica que es necesario adoptar con urgencia medidas para hacer frente a los crecientes riesgos que amenazan a todas las personas.  El aumento de olas de calor, sequías e inundaciones ya ha superado los umbrales de tolerancia de las plantas y los animales, y ha provocado la mortalidad en masa de diversas especies, como árboles y corales. Estos fenómenos meteorológicos extremos se producen de manera simultánea, lo cual genera impactos en cascada que resulta cada vez más difícil controlarlos. Debido a estos fenómenos, millones de personas han quedado expuestas a una situación de inseguridad alimentaria e hídrica aguda, especialmente en África, Asia, América Central y del Sur, así como en islas pequeñas y el Ártico.

La situación es grave y, a fin de evitar una mayor pérdida de vidas, biodiversidad e infraestructura, los investigadores del IPCC sostienen que es preciso tomar urgentemente medidas ambiciosas de adaptación al cambio climático y, a la vez, lograr reducciones rápidas y pronunciadas de las emisiones de gases de efecto invernadero. De acuerdo con el nuevo informe, los avances en materia de adaptación son dispares, y las brechas entre las medidas adoptadas y lo que se necesita para hacer frente a los riesgos crecientes son cada vez más profundas. Estas brechas son mayores entre las poblaciones de menores ingresos.

A modo de resumen, Greenpeace elaboró cinco puntos clave que se desprenden del extenso documento:

  1. Aumenta la rapidez con la que aparecen los riesgos climáticos: El cambio climático ya está causando pérdidas y daños generalizados a la naturaleza y a las personas, destruyendo vidas, hogares, medios de subsistencia y cultura. Y va a empeorar.
  2. La capacidad de respuesta a los efectos del cambio climático es ya limitada: Aunque los intentos de adaptación ante el empeoramiento de los riesgos climáticos han aumentado en todo el mundo, la mayoría siguen siendo demasiado pocos y demasiado tardíos. Como resultado, el número de personas y bienes expuestos a los riesgos climáticos ha aumentado, en lugar de disminuir.
  3. Limitar el calentamiento a 1,5°C es importante pero no suficiente: Las acciones a corto plazo que limitan el calentamiento global a cerca de 1,5°C (el límite de calentamiento del Acuerdo Climático de París) reducirían sustancialmente las pérdidas y los daños previstos para los seres humanos y los ecosistemas, pero no pueden eliminarlos.
  4. Debemos proteger, al menos, el 30% de la tierra: El IPCC hace especial hincapié en las posibilidades y necesidades de adaptación y mitigación basadas en los ecosistemas. Es importante destacar que los científicos subrayan que el mantenimiento de la resiliencia de la biodiversidad y de los servicios de los ecosistemas depende de la conservación efectiva de aproximadamente el 30% al 50% de las zonas terrestres, de agua dulce y de los océanos de la Tierra, incluidos los ecosistemas actualmente casi naturales.
  5. Estamos en la década decisiva: No necesitamos más pasos incrementales, sino transiciones integrales e inclusivas en los sistemas energéticos, alimentarios, industriales, urbanos y sociales que proporcionen un desarrollo equitativo y resistente al clima. Sin ningún retraso.

Si bien el panorama que propone este último informe es poco alentador, lo cierto es que existen varias opciones para adaptarse a un clima cambiante. En el informe se brindan nuevas ideas sobre las posibilidades que la naturaleza ofrece para reducir los riesgos climáticos y, al mismo tiempo, mejorar la vida de las personas. Al respecto, los científicos señalan que el cambio climático interactúa con distintas tendencias mundiales, como el consumo no sostenible de los recursos naturales, la creciente urbanización, las desigualdades sociales, las pérdidas y daños provocados por los fenómenos extremos y la pandemia, lo cual pone en peligro el desarrollo futuro. “La evidencia científica acumulada es inequívoca: El cambio climático es una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta. Cualquier nuevo retraso en la acción global concertada y anticipada hará que se pierda una breve y rápida oportunidad de asegurar un futuro habitable y sostenible para todos. (confianza muy alta)” concluye la investigación.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top