Robeco, gestora internacional de activos líder en inversión sostenible, ha publicado su Libro Blanco sobre la pérdida de Biodiversidad, que cuenta con el respaldo del Fondo Mundial para la Naturaleza de los Países Bajos. La investigación titulada “Posicionamiento de Robeco sobre Biodiversidad: cómo integrar en nuestra inversión los riesgos, oportunidades e impactos relacionados con la naturaleza”, plantea que el sector financiero y la industria de gestión de activos tienen un papel crucial en la prevención de la pérdida de biodiversidad y propone tres prioridades estratégicas a tener en cuenta en la inversión sostenible: el cambio climático la biodiversidad y los Derechos Humanos.
El reto de integrar riesgos climáticos a las estrategias de inversión

Un equipo de especialistas de los equipos de análisis de interacción e inversión climática y sostenible de Robeco, con el respaldo del Fondo Mundial para la Naturaleza de los Países Bajos han desarrollado el informePosicionamiento de Robeco sobre Biodiversidad: cómo integrar en nuestra inversión los riesgos, oportunidades e impactos relacionados con la naturaleza”. El Libro Blanco expone la emergencia que la pérdida de biodiversidad entraña para el planeta, y para la estabilidad futura de la actividad empresarial. El objetivo es definir un marco y una política de inversión en biodiversidad para Robeco, así como elaborar estrategias de inversión en biodiversidad. La investigación surge bajo la premisa de hacer todo lo posible para utilizar la fuerza financiera con el objetivo de contribuir a la conservación de la biodiversidad. Así, el documento establece tres prioridades estratégicas para desarrollar una inversión sostenible, a saber: el cambio climático; la biodiversidad y los Derechos Humanos.  

Los datos científicos siguen demostrando que el desarrollo humano es incesante, y que ya se han rebasado dos de los nueve límites planetarios: la integridad de la biosfera y los flujos biogeoquímicos, con un aumento del riesgo de cambio climático. El mundo natural está en crisis. Nunca en la historia de la humanidad la biodiversidad ha disminuido tan rápido como lo está haciendo hoy. Ante esto, los expertos denuncian que el cambio climático está exacerbando aún más los factores de pérdida de la naturaleza, lo que a su vez reduce nuestra capacidad de mitigar el cambio climático.

La investigación de Robeco argumenta que este bucle de retroalimentación negativa también reduce nuestra capacidad de resistir los impactos del cambio climático, ya que los ecosistemas degradados no nos protegen tan bien contra los fenómenos naturales como los ecosistemas sanos. En términos económicos, el impacto de esta pérdida de naturaleza no tiene precedentes. Los ecosistemas prestan importantes servicios a las personas y a las empresas, por ejemplo, mediante el aprovisionamiento y la regulación de los recursos naturales.

El Foro Económico Mundial estima que más de la mitad de la producción económica mundial (44.000 millones de dólares) depende, al menos moderadamente, de la naturaleza, lo que significa que, si los sistemas naturales se colapsan, también lo harán nuestros sistemas económicos y financieros. Ante este panorama, el informe detalla la relevancia financiera que esta problemática tiene para los inversores: un estudio de mapa de calor muestra que alrededor de una cuarta parte de los activos gestionados por Robeco tiene una elevada dependencia de los servicios de como mínimo un ecosistema.

En línea con la exposición que tienen otros partícipes de la industria financiera, el estudio concluyó que alrededor del 29% de las inversiones de Robeco corresponden a sectores con un impacto potencialmente elevado en factores claves para la pérdida de biodiversidad, como la utilización del suelo y el agua dulce, seguidos por el cambio climático, la contaminación y las perturbaciones directas. Eso demuestra que la biodiversidad es un asunto muy relevante para los inversores, y que hace falta que todo el sector financiero se movilice para garantizar que la inversión contribuye a lograr los objetivos del Convenio sobre Diversidad Biológica.

El estudio afirma que la destrucción de animales, plantas y bosques debido a la actividad humana es un reto tan importante como el que supone el cambio climático para el mundo. En este escenario, mediante la interacción y la integración de los riesgos (y oportunidades) derivados de la naturaleza en su toma de decisiones, los inversores tienen un papel que desempañar en cuestiones como la desforestación y los cambios en la utilización de la tierra. En este sentido, el documento sostiene que está claro que tenemos que hacer más, tanto en términos de mayor compromiso, como en nuestras decisiones de inversión. Ya no se trata sólo de evitar a las empresas responsables de la pérdida de biodiversidad mediante operaciones perjudiciales para el medio ambiente. También será preciso acoger a las compañías que se esfuerzan por proteger la biodiversidad, dirigiendo más capital hacia este tipo de empresas sostenibles. Para ello, el informe advierte que es imprescindible de la cooperación de diversos sectores: la sociedad en su conjunto; las empresas; los gobiernos y el sector financiero.

Para poder actuar, analizan los expertos, el sector financiero necesita información para así comprender cómo la naturaleza influye en los resultados financieros inmediatos, así como en los riesgos y oportunidades financieros a largo plazo que puedan surgir. En este sentido, resulta vital crear un marco que permita a las instituciones financieras incorporar los riesgos y oportunidades relacionados con la naturaleza en la planificación estratégica, la gestión de riesgos y las decisiones de asignación de activos.

Peter van der Werf, Responsable Senior de Interacción de Robeco concluyó que: “El sector financiero y la industria de gestión de activos desempeña un papel esencial para evitar que la biodiversidad siga disminuyendo. No se trata simplemente de un ‘complemento interesante’ en el terreno de la inversión sostenible: también va en aras del interés a largo plazo de nuestros clientes y de nuestra rentabilidad de inversión, así como de nuestro deber para proteger el planeta. Robeco lleva años ocupándose de cuestiones de biodiversidad, con un programa de interacción específico sobre la desforestación derivada de las materias primas, o con nuestra política sobre el aceite de palma, y una evaluación de biodiversidad que es determinante en nuestro proceso de integración ASG”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top