Ayer, 10 de noviembre, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se lleva a cabo en Glasgow, el banco estatal de desarrollo VEB.RF anunció la adopción oficial de la Taxonomía Verde rusa.
Rusia adopta una taxonomía verde

Si bien el presidente ruso Vladimir Putin no asistió a la cumbre mundial sobre clima COP26, desde el Kremlin aseguraron que el cambio climático es una cuestión de "prioridad" para el gobierno ruso. En este contexto, ayer, 10 de noviembre, el banco estatal de desarrollo VEB.RF anunció la adopción oficial de la Taxonomía Verde rusa. La Taxonomía se desarrolló con la ambición de ser compatible con las mejores prácticas internacionales y VEB.RF la diseñó para que estuviera en línea con la Taxonomía de Bonos Climáticos y con los componentes de "contribución sustancial" de la Taxonomía de la UE.

Cabe recordar que la taxonomía verde es una clasificación que determina qué actividades se consideran o no sostenibles. El objetivo es convertirse en una herramienta de clasificación destinada a ayudar a los inversores y las empresas a tomar decisiones de inversión.

La taxonomía rusa abarca la gestión de residuos, la energía, la construcción, la industria, el transporte, el suministro de agua, la biodiversidad y la agricultura. Los criterios energéticos incluyen umbrales de base científica para la generación de electricidad, basados en las recomendaciones del grupo de expertos técnicos sobre financiación sostenible para la taxonomía de actividades sostenibles de la UE.

Resulta importante resaltar que el umbral de 100g de CO2e/kWh para la generación de electricidad es una piedra angular de la Taxonomía de la UE. La adopción de este umbral para la electricidad de gas indica a los inversores internacionales que la Taxonomía rusa se ajusta a las definiciones globales de inversión verde, y es independiente de los intereses de los combustibles fósiles.

De este modo, los "criterios de adaptación" de la Taxonomía permiten a las empresas rusas indicar a los inversores que se esfuerzan por adaptarse a los riesgos climáticos. También ofrecen la oportunidad de desarrollar criterios de transición para la industria rusa. El desarrollo de vías de transición creíbles proporcionaría una orientación crucial a las empresas rusas sobre cómo pueden alcanzar el objetivo gubernamental de cero emisiones en 2060.

Sean Kidney, director general de la Iniciativa de Bonos Climáticos (Climate Bonds Initiative ) ha declarado: "Los inversores institucionales han demostrado su interés por los bonos verdes, pero buscan confianza y orientación para comprometerse con los billones necesarios para una rápida descarbonización hacia el Net Zero. La Taxonomía Rusa se suma a la ola de reguladores que están adoptando las mejores prácticas internacionales y proporcionando definiciones verdes creíbles." 

Por su parte, Alexey Miroshnichenko, vicepresidente primero de VEB.RF, comentó: "El sistema ruso de financiación verde, que incluye la taxonomía de proyectos verdes, se desarrolló para ayudar al país a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París y financiar la transición verde. Creemos que el mercado ruso de proyectos verdes tiene el potencial de convertirse en uno de los mayores del mundo. La taxonomía nacional proporciona un marco legal para que los inversores internacionales se beneficien de la descarbonización de Rusia".

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top