Las cifras de implementación de los ODS para las empresas del sector del comercio no son del todo positivas. Así lo muestra la última publicación realizada por el Pacto Mundial de Naciones Unidas España. Sin embargo, el informe afirma que, de cara a la recuperación económica, este sector tiene enormes potencialidades para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenibles propuestos por Naciones Unidas.
El sector del comercio, estratégico para alcanzar la Agenda 2030

En España, el sector de comercio tanto mayorista como minorista y distribución es muy grande. Representa actualmente el 13% del PIB español. Teniendo en cuenta las dimensiones del sector, que supera los 37.000 millones de euros en cifras de negocio, es de esperar que los cambios que se introduzcan vayan prosperando con lentitud.

Lo cierto es que se trata de un sector en constante adaptación ante las nuevas necesidades, que, en el último año ha tenido que acelerar la transformación hacia el e-commerce. Cabe destacar que en nuestro país el aumento del negocio digital de 2020 a 2021 ha sido de un 58%. Sin embargo, los avances en materia de desarrollo sostenible no han experimentado la misma celeridad, siendo uno de los sectores a la cola de indicadores claves en sostenibilidad, como los relacionados con la identificación de los ODS prioritarios para sus empresas o la fijación de objetivos medibles en este ámbito.

Así lo muestra la última publicación ODS Año 6, la Agenda 2030 desde un enfoque sectorial, elaborada por el Pacto Mundial de Naciones Unidas España. La investigación parte de un análisis de implementación de los ODS en diez sectores productivos de nuestra economía, así como de los retos y oportunidades, del que se extraen conclusiones relevantes para los agentes del sector de comercio.

El informe explica que, por su relevancia en el país, si el sector de comercio logra transformarse podría ser un importante impulso para alcanzar la Agenda 2030. Si bien las cifras de implementación de los ODS para estas empresas no son positivas, la publicación muestra que, actualmente, frente a la recuperación económica, la simbiosis con el consumidor y el potencial de las empresas y sus organismos asociativos, lo hacen protagonista imprescindible de la transformación que necesita nuestro modelo productivo.

La investigación revela que se estima que el 79% de las empresas del comercio llevan a cabo acciones en el ámbito de los ODS, una cifra ligeramente inferior a la media de las empresas españolas. Pero sobre todo adolecen del conocimiento de este marco de desarrollo sostenible. Los datos revelan que el 36% de estas empresas no conoce los ODS. Esta disonancia entre las acciones emprendidas y el conocimiento de los ODS indica una desconexión entre la práctica y la estrategia empresarial.

Una conclusión importante que se desprende del informe es que el rol de las y los consumidores es definitorio. En el comercio y la distribución se da el condicionante de que el éxito en sostenibilidad no solo viene impulsado por la parte empresarial, sino que el consumidor, a través de sus decisiones de compra, es un activo fundamental para alcanzar la transformación sistémica del modelo.

A pesar de esto, el estudio del Pacto Mundial concluye que es necesario que las empresas hagan una apuesta más decidida por incorporar en su estrategia el marco más generalizado de la sostenibilidad actual, ya que solo un 17% de las empresas confiesan tener integrados los ODS en las diferentes áreas. Sin dudas, conseguir que todos los departamentos empresariales tomen decisiones orientadas al desarrollo sostenible es clave para conseguir coherencia e impacto del negocio, máxime en un sector que se da la mano de manera tan directa con proveedores, intermediarios, consumidores y administraciones.

Las y los epertos del Pacto Mundial concluyen que existe un abanico de oportunidades para las empresas de todos los tamaños en España. Una verdadera oportunidad de mejora reside en que estas empresas puedan identificar cuáles son los ODS prioritarios para su negocio concreto. La amplitud del sector supone que esta identificación será dispar en función de la actividad concreta, aunque hay coincidencia en señalar el ODS 5 de igualdad de género y el ODS 13 de cambio climático como los prioritarios. Frente a los desafíos obvios, el panorama de la sostenibilidad ofrece oportunidades interesantes para los negocios. Tales como mejorar la trazabilidad de los productos, la economía circular, la automatización o el fortalecimiento de la compraventa de productos sostenibles, un mercado que ha aumentado un 54% entre los años 2015 y 2019.

Finalmente, el estudio explica que el sector del comercio y la distribución no está íntimamente relacionado con un solo ODS, sino que se imbrica con varios de ellos que son fundamentales para no dejar a nadie atrás: el ODS 12 de consumo sostenible, el ODS 2 de hambre cero, el ODS 8 por el modelo productivo y el fortalecimiento del comercio o el ODS 17 en su meta 10, centrada en la promoción de un sistema de comercio más equitativo. Esto le confiere una potencialidad inmensa y una gran capacidad de transformación que entre todos los agentes debemos impulsar y apoyar.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top