A esta pregunta buscaban dar respuesta un grupo de estudiantes de máster de la Universidad pública de Wageningen, Países Bajos, que realizaron una investigación de seis semanas junto a la ONG Oceana sobre los plásticos y el sector de la hostelería en Mallorca. La isla es uno de los destinos españoles más elegidos en Europa para pasar el verano, lo cual trae un fuerte impacto ambiental para la zona. Uno de los hallazgos del estudio fue que el 92% de los residuos marinos son de plástico. Ante esta situación, el objetivo principal fue conocer la viabilidad del turismo sostenible y de las zonas libres de plásticos, o áreas en las que la utilización de plásticos de un solo uso se reduce drásticamente gracias a opciones con materiales más sostenibles.
¿Sería posible un verano libre de plásticos?

Las Islas Baleares cuentan con un entorno natural maravilloso. Es por esto, que la Isla de Mallorca es uno de los principales destinos turísticos españoles elegidos en Europa para vacacionar durante la temporada estival. Si bien el turismo es una actividad económica muy importante para el país, es conveniente tener en cuenta también el impacto en el medioambiente que este trae consigo.

Cada año, miles de turistas visitan las costas del Mediterráneo dejando a su paso toneladas de contaminación. Pero ¿sería posible pensar un verano libre de plásticos? Esta pregunta se hizo un grupo de 29 estudiantes de la Universidad pública de Wageningen, Países Bajos, quienes en conjunto con la ONG Oceana llevaron a cabo una importante investigación durante seis semanas.

El objetivo principal del estudio era conocer la viabilidad del turismo sostenible en la isla y saber si efectivamente existen zonas libres de plásticos (ZPL), o áreas en las que el uso de plásticos de un solo uso se reduce drásticamente gracias a opciones reutilizables o mediante el uso de materiales más sostenibles.  Durante marzo y abril del 2020, se analizaron los plásticos de un solo uso en cinco perspectivas diferentes: estudio de los flujos de plástico, comportamiento de los consumidores, impacto ambiental, políticas y opciones de recuperación. Los estudiantes utilizaron diferentes tipos de metodologías de recolección de dato, desde encuestas hasta entrevistas con turistas, hoteles, científicos, ONG y funcionarios locales.

El estudio muestra que, en Mallorca, los hoteles generan una gran cantidad de residuos plásticos (7.720 toneladas anuales aproximadamente). Y, aunque los residuos de plástico de un solo uso que producen se gestionan mediante sistemas municipales, se producen problemas. Por ejemplo, grandes cantidades de plásticos se escapan de los sistemas de recogida y acaban en los cursos de agua y, finalmente, en el mar. Los residuos de plástico se descomponen en microplásticos, que representan la mayor parte del plástico que se encuentra en las aguas de Baleares. 

Asimismo, la investigación advierte que el 92% de los residuos marinos son de plástico. El plástico supone una amenaza duradera para todas las especies marinas y el medio ambiente, ya que puede tardar varios cientos de años en descomponerse por completo. Además, suele liberar metales pesados y pesticidas. La fauna marina también puede ingerirlo accidentalmente o acabar enredada en plásticos, como anillos de bebidas o bolsas de plástico. 

Los residuos plásticos no sólo afectan a los ecosistemas, sino que también tienen efectos socioeconómicos, especialmente para lugares como Mallorca, cuyas economías locales dependen del turismo. Resulta paradójico que el sector que más debería preservar un entorno sano y limpio es en realidad el que más contamina. Curiosamente, el área del turismo que es responsable de una cantidad importante de residuos plásticos también es quien se ve más directamente afectado por ellos; nadie quiere bañarse en aguas llenas de plástico ni tomar el sol en playas llenas de basura ¿verdad?

Lo cierto es que en términos sociales se están produciendo, aunque lentos, ciertos avances en materia de concienciación. Como consumidores, los turistas se fijan cada vez más en el ecoturismo y en las opciones de viaje respetuosas con el medio ambiente, como por ejemplo si el hotel en el que se alojan tiene un programa de reducción de plásticos o, mejor aún, si está libre de plásticos. Según una de las encuestas realizadas a lo largo del estudio, las personas de entre 18 y 35 años y de entre 56 y 65 años se mostraron a favor de las alternativas de un solo uso y demostraron que, de 756 personas, la mayoría (el 84%) está dispuesta a pagar más para conseguir un servicio sin plásticos, una cifra que la hostelería no puede ignorar.

Y, aunque la creación de zonas libres de plástico supone una inversión inicial para las alternativas a los plásticos de un solo uso, el retorno de esta inversión es doble: no sólo es bueno para el medio ambiente, sino que los negocios ahorran más dinero a largo plazo. De este modo, la investigación afirma que hacer más accesibles las opciones sin plástico y ofrecer otros incentivos, como el uso de envases/vasos reutilizables o la implantación de sistemas de devolución de depósitos, son también grandes opciones para estimular a los turistas a elegir opciones respetuosas con el medio ambiente.

Política de plásticos de un solo uso

Si bien es cierto que la pandemia ha hecho que el uso de este tipo de materiales fuera inevitable, tales como mascarillas y guantes, hay otros elementos plásticos no re utilizable de los cuales podemos (y debemos) prescindir perfectamente. En línea con la ley 2018/851 del Parlamento Europeo, la legislación balear completa la legislación básica del Estado español (que se modifica este año para acomodarla a la Directiva plásticos de un solo uso de la UE) y está mejorando el nivel de protección medioambiental.

Sin embargo, el objetivo de la ley balear no es específico en relación al plástico de un solo uso, sino que solamente se refiere al sector de la hostelería al pretender reutilizar los envases de bebidas para 2030. De hecho, el objetivo es alcanzar la reutilización del 40% de las botellas de agua, el 80% de los envases de cerveza y el 70% de los envases de bebidas refrescantes en el sector de la hostelería. Empero, hay algunas lagunas en la legislación: no se incluyen las botellas de más de 200 ml, los productos del minibar de las habitaciones de los hoteles ni los productos de bienvenida de los hoteles.

El modelo de reutilización es la forma de reducir este tipo de materiales en los hoteles. Otra encuesta realizada en el marco de la investigación mostró que muchos hoteles ya han introducido tazas, platos y cubiertos reutilizables, la reducción de las porciones individuales en el desayuno, la sustitución de las cápsulas de café por la máquina de café, el suministro de botellas de agua rellenables y el acceso a vasos en el restaurante y la eliminación de los suministros con productos envasados (comprando a granel o introduciendo políticas ad hoc con los proveedores). Una de las conclusiones que emergieron de la investigación fue que, para acelerar el cambio hacia un mundo sin plástico es importante una fuerte comunicación de concienciación tanto para el personal como para los clientes, con el fin de crear hábitos adecuados.  

Sin lugar a dudas, la pandemia puede significar una gran oportunidad para realizar algunos cambios ecológicos y no para retroceder. Aunque tanto la salud como la seguridad son cruciales para los turistas, el 90% de los encuestados afirmó estar dispuesto a aceptar medidas que no sean basadas en plásticos de un solo uso para su alojamiento y esto supone una oportunidad para la reducción de estos elementos tan nocivos para el planeta. Es esencial entender qué hace que los turistas se sientan seguros.

Retomando la pregunta inicial, la respuesta es claramente si: Podríamos tener un verano libre (o al menos con mucho menor cantidad) de plástico. Al vincular la reducción de plásticos de un solo uso a las expectativas de los huéspedes, los hoteles podrían aplicar prácticas más sostenibles. Cambiar el curso de las cosas está en nuestras manos y, en gran medida, depende de nuestra voluntad de hacerlo.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top