La marca de bebidas zumo-leche de Pascual apuesta por reducir su huella de carbono en todos sus componentes, desde el brik hasta las pajitas, pasando por el agrupador retráctil de los envases. A partir de esta iniciativa, la marca ahorra más de 450 toneladas de plástico de origen fósil al año y dejará de emitir 728 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a lo que produce una flota de 352 coches en 365 días.
Bifrutas reduce su impacto ambiental gracias a sus envases sostenibles

Bifrutas, la marca líder en la categoría zumo-leche de Pascual, sigue avanzando en materia de sostenibilidad y consolida su posición a la vanguardia de la categoría, no solo en relación a su volumen de negocio, sino también en lo que se refiere a la reducción del impacto ambiental y la huella de carbono de la marca.

La marca no se ha detenido en su intento por reducir el impacto ambiental de sus productos, en este sentido ha anunciado recientemente el lanzamiento de distintas alternativas más sostenibles al envasado de sus productos con el objetivo de reducir la cantidad de plástico virgen de origen fósil que se introduce en el mercado. La estrategia de Bifrutas se basa en la circularidad y reciclabilidad a todos los componentes de su packaging, desde los propios briks hasta las pajitas, sin olvidar el plástico retráctil que utiliza para agrupar los envases.

Gracias a esta innovación en su envasado, la marca de zumo-leche de Pascual espera ahorrar más de 450 toneladas de plástico de origen fósil anualmente, el equivalente al plástico que se recicla en una ciudad de 26.500 habitantes1. Además, con esta estrategia, Bifrutas evitará la emisión de 728 toneladas de CO2 a la atmósfera cada año, una cantidad similar a lo que emite una flota de 352 turismos. 

De esta manera, Bifrutas sustituye parte del plástico de origen fósil de todos sus briks por plástico de origen vegetal procedente de plantaciones sostenibles. Esto hace que los nuevos briks PlanT Based de la marca estén compuestos de al menos más del 77% de materias primas renovables, utilizando cartón que cuenta con certificación FSC®, procedente de bosques gestionados responsablemente y que permiten absorber CO2 durante su crecimiento, además de necesitar menos energía en su transformación. Además, los briks Bifrutas cuentan con un nuevo tapón 100% renovable y elaborado a partir de caña de azúcar. 

La marca líder en la categoría zumo-leche introduce también un 50% de polietileno (PE) reciclado en los agrupadores retráctiles, evitando utilizar cerca de 30.000 kg de plástico virgen y reduciendo la huella de carbono. Este polietileno reciclado procede de plásticos ya presentes en el mercado, lo que permite producir menos plástico virgen, y por lo tanto no se necesita extraer ni refinar más crudo para su fabricación. Al igual que pasa con el papel reciclado, a través del reciclaje de envases que ya están en circulación, el impacto medioambiental disminuye.  

Según afirma Juan Luis González Maroto, director de la Unidad de Negocio de Bifrutas y Zumos de Pascual, este anuncio corresponde a un esfuerzo global de la compañía por “hacer de la innovación un vehículo para favorecer cambios que nos permitan producir de manera más respetuosa con el medioambiente. Bifrutas es la marca líder de su categoría desde que la inauguró en 1997 y la estrategia para seguir creciendo es la innovación sostenible. Queremos demostrar que negocio y sostenibilidad no solo se pueden compaginar, sino que son complementarios, y más cuando los consumidores están demandando un cambio real en las compañías”. 

Además, la marca aplica la circularidad y reciclabilidad de sus productos a otros elementos como las pajitas, y sustituirá las actuales de plástico, por unas nueva más sostenibles fabricadas de papel, evitando introducir más de 95 M de pajitas de plástico en el mercado, y reduciendo más de 40.000 kg en plásticos de un solo uso. A nivel de compañía, Pascual ha conseguido reducir sus emisiones de carbono en un 18,7% entre 2015 y 2019, acercándose a los objetivos plurianuales fijados por la compañía para el ciclo medioambiental 2015-2020. 

Bifrutas no sólo busca promover avances en materia de sostenibilidad, sino que también está inmersa en un proceso de transformación 360º que pasa por la creación de una nueva gama con ingredientes 100% de origen natural y vitamina C, libre de conservantes, colorantes y edulcorantes; aumentando sus proporciones de leche y zumo y reduciendo hasta en un 40% los azúcares añadidos. Esta nueva línea, que convivirá con la gama Original, responde a las demandas de un consumidor cada vez más preocupado por su salud y por el valor nutricional de los productos que consume.

El compromiso de Pascual con la sostenibilidad es cada día más fuerte. Prueba de esto, es que el último año la compañía ha conseguido la estrella Lean&Green por la reducción de un 20% de sus emisiones en logística y transporte desde 2015, otorgada por la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC). Por otro lado, la empresa ha lanzado una ambiciosa estrategia de envases sostenibles en su marca de agua mineral Bezoya, el denominado “Compromiso Bezoya”, con el que la compañía pretende fabricar todas sus botellas con plástico reciclado este mismo 2021, adelantando el objetivo fijado en primer momento para el año 2022. Por ahora, la marca ya ha alcanzado el 90% de los formatos de sus botellas fabricados con rPET, situándose a la vanguardia de la sostenibilidad en el marco del sector de aguas nacional.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook

Empleo RSE

Top