Así lo afirma el informe de Evaluación de la Calidad del Aire en 2020 publicado recientemente. El mismo ha sido elaborado por la Subdirección General de Aire Limpio y Sostenibilidad Industrial del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Según la investigación, en 2020 en nuestro país se redujo el número de zonas que registraron valores de contaminación superiores a los niveles legislados.
La calidad del aire en España mejora tras la pandemia

Una vez más, afirmamos que no todas son malas noticias las vinculadas a la pandemia. Aunque ha habido posiciones encontradas respecto del avance o no en materia medioambiental luego de la llegada del coronavirus, un informe publicado el día de ayer,13 de julio, por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) afirma que la contaminación del aire se ha reducido en las ciudades españolas.

La contaminación atmosférica es consecuencia de las emisiones de los gases y material particulado derivados de la actividad humana (social y económica) y de fuentes naturales. Entre los contaminantes atmosféricos con distinta repercusión en la atmósfera, y por consiguiente en la calidad de vida y ecosistemas, se encuentran el dióxido de azufre , los óxidos de nitrógeno, el monóxido de carbono, el ozono, el material particulado (incluyendo metales, compuestos orgánicos e inorgánicos secundarios y un elevado número de compuestos orgánicos volátiles . Según la investigación, las circunstancias excepcionales acontecidas en 2020 por la pandemia de la COVID-19 han tenido un impacto en la reducción de las emisiones de los contaminantes asociados al tráfico y han resultado unos niveles de calidad del aire nunca antes registrados.

En el capítulo específico sobre el impacto de la calidad del aire en la salud, se realiza un análisis específico de la relación entre la calidad del aire y la COVID-19. También se recoge un análisis comparativo de la calidad del aire en España con respecto a los valores guía de la Organización Mundial de la Salud, más restrictivos que los valores límite y objetivo establecidos en las Directivas Europeas para algunos contaminantes. 

En esta edición se incluye además un capítulo que recoge las principales lecciones aprendidas como resultado de las medidas aplicadas durante la pandemia. La mejora sin precedentes en los niveles de calidad del aire registrados en las ciudades españolas, especialmente en lo que al NO2 se refiere, en los meses de marzo/abril de 2020, coincidiendo con el primer estado de alarma y las mayores restricciones a la movilidad, confirman que es preciso avanzar hacia un nuevo paradigma de movilidad que permita reducir la congestión, contaminación atmosférica, emisiones de gases de efecto invernadero y ruido.

Para la confección del documento se ha realizado una evaluación durante el pasado 2020 en relación a los siguientes contaminantes: dióxido de azufre , dióxido de nitrógeno, óxidos de nitrógeno, partículas, plomo , benceno, monóxido de carbono, ozono , arsénico, cadmio , níquel y benzoapireno.

En términos generales, respecto al 2019, el informe sostiene que ha habido una mejora en la calidad del aire. Concretamente, en relación al dióxido de azufre, no se ha producido ninguna superación de los valores legislados, lo que constata el mantenimiento de los buenos resultados experimentados en los años precedentes. En cuanto al número de zonas de calidad del aire que registran superaciones de dióxido de nitrógeno hay que distinguir entre dos valores: el valor límite horario y el valor límite anual. Respecto al primero, el estudio explica que ha mejorado la situación reportada en 2019. En cuanto al valor límite anual, se aprecia una ligera mejoría, ya que disminuye el número de aglomeraciones urbanas con superación. En concreto, en 2020, el valor límite horario no se superó en ninguna zona de calidad del aire, por primera vez desde 2004. En lo que respecta al valor límite anual, éste se rebasó en una zona, dos menos que el año anterior. 

Con respecto a las partículas en suspensión, el informe registra en 2020, una única superación del valor límite diario en la localidad asturiana de Avilés y deja de superarse en Villanueva del Arzobispo. Con respecto a la evaluación del valor límite anual, se mantiene la buena situación registrada en 2019, con ninguna zona con superación tras el descuento de fuentes naturales.

Sobre el ozono troposférico, el informe muestra que en 2020 se siguieron registrando niveles elevados en zonas suburbanas o rurales, debido en gran medida a la alta insolación y a la emisión de sus precursores (principalmente NOx y compuestos orgánicos volátiles). La situación es muy similar a la de años anteriores, si bien se aprecia un descenso en el número de zonas que superan el valor objetivo para la protección de la salud respecto a 2019 (pasan de 34 a 28). Finalmente, para el plomo, benceno y monóxido de carbono, se mantiene la situación por debajo de los valores límite.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook

Empleo RSE

Top