El grupo compuesto por 75 grandes empresas centra su trabajo en tres ejes clave de transformación necesaria para la descarbonización de la economía española en 2050: la relevancia de la medición del alcance 3 de la huella de carbono, el camino hacia las cero emisiones netas y la integración de los riesgos y el reporte climático.
El Clúster de Cambio Climático de Forética avanza hacia la descarbonización de la economía española

Descarbonizar la economía es una de las prioridades actuales a nivel mundial, o al menos debería serlo. Más aún en el contexto local en el cual el Consejo Europeo acaba de adoptar la Ley Europea del Clima y la entrada en vigor en España de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Esta Ley establece un objetivo vinculante para la reducción de las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% de aquí a 2030 con respecto a los niveles de 1990. A nivel nacional, la reciente entrada en vigor de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, junto con otras herramientas como el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima o la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo, forman parte del marco de trabajo establecido para contribuir al cambio sistémico necesario.

Ante este escenario, El Clúster de Cambio Climático liderado por Forética y compuesto por 75 grandes empresas, pasa a la acción ofreciendo soluciones prácticas y reforzando su posicionamiento como plataforma empresarial de referencia en España en materia ambiental. Para de este modo contribuir a la transformación necesaria para poder cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París y en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.  

En línea con los elementos de impulso a nivel europeo y nacional, el grupo de empresas centra su trabajo de este año en tres ejes clave que han experimentado una clara evolución en el contexto de la lucha contra el cambio climático en los últimos años y que son fundamentales para la descarbonización de la economía española en 2050: en primer lugar,  la relevancia de la medición del alcance 3 de la huella de carbono; en segundo lugar, el camino hacia las cero emisiones netas avanzando en el concepto de compensación y, por último, la necesidad de integrar los riesgos climáticos y la transparencia en la gestión empresarial evolucionando de lo voluntario a lo exigible.

Según alerta el nuevo informe de síntesis de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) están “muy lejos de lo que se requiere” para cumplir los objetivos. A ello se une el hecho de que, en la última década, las emisiones de gases de efecto invernaderos se han incrementado, según la ONU, en un 1,3% de promedio anual cuando deberían de haber descendido un 1% anual según lo recogido en el Acuerdo de París. Los pronósticos indican que, de continuar esta tendencia, en lugar del objetivo de limitar el calentamiento del planeta por debajo de 2ºC, alcanzaremos, antes de que acabe el siglo, una subida en torno a 3,5ºC. De ser así, los desastres asociados al cambio climático serán muy superiores a lo previsto.

Ante este escenario, el Clúster pone en marcha un conjunto de talleres prácticos y aplicados para profundizar en cómo las empresas pueden desarrollar iniciativas y actuaciones concretas, con la intervención de personas expertas en cada una de ellas: Jana Sendino, Manager Sostenibilidad y Buen Gobierno de KPMG; Cecilia Valeri, Consultora Senior en EcoAct, y Juan José de la Colina, Responsable del Clúster de Transparencia, Buen Gobierno e Integridad de Forética. Los encuentros se han enfocado en responder las dudas o cuestiones que la implementación o el abordaje de los retos en materia de cambio climático genera en las empresas y destacar las soluciones y herramientas que pueden ayudar a dar respuesta a ellos. 

Ana Herrero, Directora de Proyectos y Servicios de Forética, expresó que: “Estamos en el momento de incrementar la ambición de los objetivos climáticos y enfocarnos en la acción, desarrollando soluciones y herramientas concretas para la transformación empresarial. Junto a las 75 empresas que forman parte del Clúster de Cambio Climático, desde Forética trabajamos en la identificación y establecimiento de hitos que faciliten la senda hacia las cero emisiones, evidenciando el potencial de contribución que tiene el sector privado. Vemos cómo en las empresas existe una determinación clara para avanzar en la transformación de sistemas por cuestiones de resiliencia y competitividad. Han llevado a cabo los análisis y escenarios, conocen sus negocios y las implicaciones del cambio climático en cuestión de riesgos y oportunidades, disponen de las herramientas y tecnologías. Y, por último, tienen la capacidad de imprimir la aceleración necesaria para la transformación, al tener estructuras ágiles y flexibles, así como los recursos y alianzas necesarias para conseguirlo y ampliar su llegada”.

Además, en línea con el trabajo del Clúster este año, Forética colabora con We Mean Business a través del proyecto ‘Accelerating the Race to Zero Net Emissions’ para promover ‘The Climate Pledge’ en España, un compromiso cofundado por Amazon y la ONG Global Optimism, al que ya se han adherido más de 100 empresas firmantes. Esta iniciativa quiere movilizar a las empresas para alcanzar en 2040 las cero emisiones netas de carbono, 10 años antes de lo establecido por el Acuerdo de París. 

Finalmente, Julia Moreno, Manager del Clúster de Forética, subrayó: “Las tres líneas de trabajo este año de las empresas que forman parte del Clúster les permiten entender la relevancia de la medición del alcance 3 de su huella de carbono, conociendo las principales herramientas de gestión en este ámbito, comprender de forma clara la evolución de la compensación de la huella de carbono hasta el concepto de ‘neutralización’, ligado al objetivo de ‘net zero’ que las empresas están adquiriendo y que está en línea con la ciencia, y abordar la comprensión del cambio climático como riesgo corporativo de gran relevancia para las empresas, así como la importancia que su gestión y reporte tiene tanto a nivel interno como a nivel externo, especialmente por los crecientes requerimientos legales de transparencia y las demandas de información por parte de la comunidad inversora. Queremos así inspirar una mayor ambición y acción empresarial y el desarrollo de alianzas de impacto entre los distintos agentes para la descarbonización de la economía”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top