Con 62 votos a favor, 4 en contra y 12 abstenciones, la comisión parlamentaria adoptó su posición sobre la "Estrategia de la UE en materia de biodiversidad para 2030: devolver la naturaleza a nuestras vidas", para mejorar la biodiversidad en Europa. Entre las conclusiones que emergieron de esta sesión, una de ellas fue la importancia de actuar urgentemente para detener el declive de las abejas y otros polinizadores.
Eurodiputados exigen una Ley de Biodiversidad de la UE

Dado que la naturaleza está disminuyendo en todo el mundo a un ritmo sin precedentes, con un millón de especies en peligro de extinción de un total estimado de ocho millones, los eurodiputados acogen con satisfacción la ambición de la Estrategia de Biodiversidad de la UE de garantizar que para 2050 los ecosistemas del mundo estén restaurados, sean resistentes y estén adecuadamente protegidos.

De este modo, la comisión parlamentaria de Medio Ambiente acordó que es necesaria una Ley de Biodiversidad de la UE para establecer el marco de gobernanza de la biodiversidad hasta 2050. Durante la última sesión, con 62 votos a favor, 4 en contra y 12 abstenciones, la comisión parlamentaria adoptó su posición sobre la "Estrategia de la UE en materia de biodiversidad para 2030: devolver la naturaleza a nuestras vidas".

A pesar de los avances que ha habido en la materia, los eurodiputados lamentan que la UE no haya alcanzado los objetivos de biodiversidad para 2020 y afirman que la nueva estrategia debe abordar adecuadamente los cinco principales motores del cambio en la naturaleza: los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de los organismos, el cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras. Insisten en la necesidad de movilizar 20.000 millones de euros al año para la acción en materia de biodiversidad en Europa.

Aunque la UE cuenta con la mayor red de áreas protegidas del mundo, sigue siendo necesario un Plan de Restauración de la Naturaleza de la UE. En esta línea, los representantes europeos también piden un "acuerdo de París" para la biodiversidad en la conferencia de la ONU de octubre de 2021, que marcará el rumbo de la biodiversidad mundial hasta 2030 y más allá. Asimismo, advirtieron que al menos el 30% de la tierra y el mar de la UE debe estar protegido para 2030 y que un tercio de estas áreas, incluyendo todos los bosques primarios y antiguos que quedan en la UE, deben estar estrictamente protegidos y no ser alterados en lo esencial.

Por otro lado, los eurodiputados afirmaron que debe alcanzarse un "estado de conservación favorable" para todas las especies y hábitats protegidos, y que al menos el 30% de los que no lo tienen actualmente deben convertirse en favorables o mostrar una fuerte tendencia positiva en esa dirección. Asimismo, pidieron que la UE lidere los esfuerzos para acabar con el comercio de especies en peligro de extinción.

Finalmente, durante la sesión se apoyó la creación de una Plataforma Europea para el “Enverdecimiento” Urbano con objetivos vinculantes en materia de biodiversidad, como un porcentaje mínimo de tejados verdes en los nuevos edificios y la prohibición del uso de pesticidas químicos.  Además, la gran mayoría de los presentes en la sesión se opusieron a la reautorización del glifosato después del 31 de diciembre de 2022 y reiteran su petición de que se revise urgentemente la Iniciativa sobre Polinizadores de la UE para que incluya un ambicioso marco de seguimiento de los polinizadores en toda la UE con objetivos e indicadores claros para detener el declive de los polinizadores, que son cruciales para el medio ambiente y la seguridad alimentaria.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top