Esta fue una de las principales conclusiones de las III Jornadas sobre Energía y Sostenibilidad organizadas por la aseguradora. El evento ha hecho especial énfasis en el actual momento de cambios regulatorios y de oscilación de precios, principalmente motivado por la crisis del COVID-19.
DKV destaca el valor de las nuevas tecnologías para ser eficientes y sostenibles

El día de ayer, 17 de marzo, ha tenido lugar en formato digital las III Jornadas sobre Energía y Sostenibilidad de DKV, en la que se han abordado los retos y oportunidades que el aprovechamiento de energía supone para responsables de compras privados y públicos. La jornada, que se ha celebrado en streaming y ha contado con la colaboración de Switching Consulting, la Asociación Aerce y la Universidad de Zaragoza, se ha dividido en 4 bloques temáticos. 

Durante el evento, se ha hecho énfasis al actual momento de cambios regulatorios y de oscilación de precios, principalmente motivado por la crisis del COVID-19, entre otros factores y en el que la competitividad está marcada tanto por la eficiencia en la gestión del coste, como en la sostenibilidad ambiental de las organizaciones.

José María Álvarez, consejero delegado y fundador de Switching Consulting ha destacado que “este año para el mercado eléctrico y gasista ha sido muy representativo de cómo funciona este mercado”. En este sentido, Álvarez ha explicado que en los medios de comunicación se habla de que el gobierno es quien maneja el precio de la electricidad, pero en realidad es una consecuencia de una curva de precios de oferta y demanda, igual que pasa con el sector hotelero. La tecnología está en nuestras vidas y nos ayuda a ser más sostenibles y eficientes, que tiene una clara consecuencia en el ahorro de costes. Hay que aprovechar los recursos que tenemos (sol, aire…) para disminuir las emisiones y potenciar la sostenibilidad.

Por su parte, José María Yusta, profesor titular de la Universidad de Zaragoza, habló sobre la transición energética y la seguridad del suministro. Sobre esto el experto en mercados energéticos e infraestructuras críticas ha explicado que para el 2040 se espera que el 45% de toda la energía final de Europa proceda del sol y del viento.

En 2050 se pretende que el 100% de la energía sea renovable, esto supone una revolución en la que los ciudadanos podemos ser protagonistas, especialmente eligiendo energía fotovoltaica. Incluso grandes cadenas comerciales están comercializando grandes paneles solares. Además, la legislación española es ahora más favorable para al autoconsumo. Yusta ha advertido que “vienen las revoluciones de comunidades de energía en las que poder intercambiar energía que estamos produciendo en nuestros propios edificios.”

Óscar Ruiz, director de OIT de Bosonit, ha explicado que “las tecnologías de Internet de las cosas y analítica de datos pueden ayudar a reducir costes energéticos y hacer que las instalaciones sean mucho más eficientes y sostenibles”. Estamos ante no tanto una revolución tecnológica sino una revolución de negocio: las soluciones digitales y ecológicas ahorran dinero y además contribuyen a reducir las emisiones de carbono. Los beneficios son económicos y medioambientales y es que la tecnología está para ayudar.

Finalmente, la cuestión de la transformación hacia una movilidad cero emisiones en los servicios públicos fue otro de los puntos centrales del debate. Sobre esto, Álvaro Miranda Simavilla director de Cambio Climáticos y Proyectos Estratégicos, Servicios de la Comarca de Pamplona S.A., ha presentado un proyecto bastante avanzado para la obtención de metano a gran escala en la depuradora de aguas residuales y en el nuevo centro de tratamiento de residuos, su inyección en red y sobre todo la transformación hacia una movilidad cero emisiones en los camiones de recogida de residuos y en la flota de autobuses urbanos. Este ponente ha asegurado que “estamos ante una grandísima oportunidad de poder hacer las cosas muy bien durante el S.XXI”.

Las jornadas han finalizado con una reflexión final y un turno de presentas en el que se ha llegado a la conclusión que el análisis de datos está reportando muchos beneficios y que la unión entre energía y salud es la clave.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top