Impulsar el liderazgo femenino en la empresa es avanzar en sostenibilidad

El porcentaje de mujeres directivas en el mundo no llega al 30%. En el Fortune 500, las mujeres con cargo de directoras generales son solo el 7,4%. Sin embargo, y aunque aún queda camino por recorrer, la tendencia es creciente. En 2020, en España, las mujeres en puestos de dirección fueron un 34%; el nivel más alto de los últimos años según el informe Women in bussines 2020. Es decir, las compañías cada vez invierten más en desarrollar el talento femenino.

Pero es importante y urgente continuar incrementando la presencia de la mujer en todos los niveles de las organizaciones, especialmente en aquellos en los que se toman las decisiones.

Y es que, si las mujeres representamos el 50% de la población, también deberíamos estar representadas en ese porcentaje en el mundo empresarial.

Además, varios estudios muestran cómo las compañías con más mujeres directivas ponen un mayor foco en los asuntos ambientales, sociales y de gobierno y en la generación de valor a largo plazo para todas las partes interesadas. Según el informe Better Leadership, Better World, las mujeres en equipos de dirección aportamos las competencias que se consideran clave para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible: pensamiento a largo plazo, innovación, colaboración, transparencia, gestión ambiental e inclusión social.

Es decir, el liderazgo femenino favorece que las compañías avancen en sostenibilidad. Y por ello, los distintos actores económicos y sociales están fomentando el rol y el liderazgo de la mujer en la empresa como un elemento clave hacia la sostenibilidad.

Los inversores cada vez se están focalizando más en cómo las empresas promueven la igualdad de género en el entorno laboral, y ya existen índices de referencia específicos como es el Bloomberg Gender Equality Index (GEI), que mide el desempeño y transparencia en igualdad de género e incluye a las empresas líderes en este ámbito.

Desde la administración pública se está exigiendo a las compañías cumplir con requisitos cada vez más exigentes para avanzar en materia de diversidad a través de iniciativas como la Ley de información no financiera y diversidad, el Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas de la CNMV o la Estrategia Europea para la Igualdad de Género 2020-2025.

Desde asociaciones como Women Action Sustainability (WAS), promovemos el papel de la mujer para elevar la sostenibilidad al primer nivel de decisión, y trabajamos para fomentar la presencia de la mujer en los órganos de decisión.

A nivel global, Naciones Unidas promueve el compromiso y la acción para avanzar y empoderar a las mujeres a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente a través del ODS 5, definido como “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”, y de iniciativas como Women Empowerment Principles.

Como conclusión, el liderazgo femenino contribuye a la sostenibilidad y su impulso es un imperativo que ya se está fomentando y al que todos los agentes deben sumarse para alcanzar una transición justa y, en definitiva, un mundo mejor para las generaciones futuras.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top