Sobran los motivos para un consumo eléctrico responsable

La falta de información ya no es una excusa. En España, las y los consumidores podrán conocer el origen de la electricidad y su impacto medioambiental de manera sencilla.  Gracias a la aprobación de la Circular 2/2021 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 10 de febrero el acceso a la información será mucho más accesible.

Afortunadamente, la consciencia medioambiental está ganando cada vez más terreno en la sociedad. Es cada vez más habitual que algunos consumidores deseen saber sobre la procedencia e impacto medioambiental de la energía consumida. La información nos hace libres, y conocer exactamente de dónde viene y cómo impacta en el planeta la energía que utilizamos diariamente es un factor central a la hora de pensar en consumos energéticos más responsables.

Esta información debe ser proporcionada de forma homogénea, comparable y transparente, a través de un sistema regulado, único y alineado con la normativa de la Unión Europea. Por ello, la mencionada Circular subraya la necesidad de que las informaciones relacionadas con los atributos medioambientales de la energía eléctrica consumida estén basadas en la información del etiquetado correspondiente a dicha energía. En este sentido, la Circular 2/2021 establece la metodología y condiciones del etiquetado de la electricidad para informar sobre el origen de la electricidad consumida y su impacto sobre el medio ambiente.

El documento aprobado se basa en el derecho de los consumidores a disponer de información transparente, veraz y contrastable. Así, establece la metodología y condiciones relacionadas con la información que las empresas comercializadoras de energía eléctrica deben proporcionar de forma obligatoria a sus clientes sobre el origen de la electricidad por ellas vendida y su impacto sobre el medio ambiente. Asimismo, determina las condiciones para que un consumidor de electricidad pueda, voluntariamente, conocer el origen de la electricidad por él consumida y, en su caso, difundir dicha información a terceros.

El derecho de las y los consumidores a disponer de información de calidad es uno de los pilares de la regulación internacional y nacional y uno de los objetivos que rigen las directrices de la Unión Europea. Es por esto, que los anexos de la circular detallan los pasos necesarios para la elaboración del etiquetado, cuyo resultado final incluye la contribución de cada una de las fuentes de generación de energía eléctrica en la energía comercializada, el impacto ambiental asociado en emisiones de CO2 equivalente y de residuos radioactivos de alta actividad, la clasificación energética de cada empresa desde la letra 'A' a la 'G' en función del impacto ambiental y los formatos a utilizar para mostrar la información mencionada.

De este modo, se busca regular el etiquetado de la electricidad, mecanismo diseñado con el fin de suministrar información fidedigna y homogénea al cliente final acerca de la procedencia e impacto ambiental de la electricidad vendida por cada comercializador y de la electricidad que consume. Con esta información presentada de manera clara y accesible se mejora la transparencia del mercado eléctrico de manera sustancial.

La Circular 2/2021 de la CNMC responde a la necesidad de actualización de la Circular 1/2008, de 7 de febrero, de la Comisión Nacional de Energía, estableciendo así los ajustes necesarios para adaptarse a los cambios desde su publicación. Los ámbitos de aplicación de la misma serán, por un lado, las empresas comercializadoras de electricidad, y por el otro, los consumidores de energía eléctrica que pretendan informar o dar a conocer el origen de la electricidad que han consumido. Al mismo tiempo, el documento introduce mejoras a partir de la experiencia de la elaboración del etiquetado en los últimos años, a la vez que simplifica el método de cálculo del etiquetado de electricidad, siguiendo los criterios y recomendaciones establecidas en la metodología resultante del proyecto europeo ‘Reliable Disclosure Systems for Europe (RE-DISS)’.

Tener un consumo energético responsable depende de nosotros mismos. La información está al alcance de todos y todas. Los consumidores, aunque muchas veces lo olviden, tienen un gran poder y es que cuentan con la posibilidad de decidir qué consumir y qué no. Con estas nuevas medidas que harán que acceder a la información sea más sencillo, ya no hay excusas. Ahora depende de nosotros.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top