Con este nuevo paso, la empresa busca ser la aseguradora de referencia en la temática en España. Como parte de este ambicioso proyecto, la compañía se compromete con 10 objetivos para promover el ahorro energético, reducir el impacto ambiental, desarrollar productos y servicios con criterios ecológicos e implicar a la sociedad en un modelo de consumo responsable, entre otros.
MAPFRE es la primera aseguradora del país adherida al Pacto por la Economía Circular

Conscientes de la responsabilidad de las empresas en el cuidado medioambiental y firmes en su compromiso con las personas y el planeta, MAPFRE ha decidido dar un paso más y se ha adherido recientemente al Pacto por una Economía Circular. Se trata de una iniciativa que en este momento impulsa el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, y que aspira a implicar a los principales agentes económicos y sociales de España en la transición hacia un nuevo modelo económico, que huye del actual sistema de usar y tirar, y que, apuesta por la reutilización, la reparación, la reducción y el reciclaje.

La compañía ha fijado más de 30 objetivos con horizonte 2021 para luchar contra los retos globales, como la emergencia climática o la desigualdad. Lo hace en el marco de su compromiso con la sostenibilidad y en línea con su Plan de Sostenibilidad 2019-2021, una hoja de ruta marcada por múltiples proyectos para lograr ser una empresa neutra en carbono, convertirse en un referente en economía circular, promover el liderazgo femenino y mejorar la educación financiera, entre otros.

Con este nuevo proyecto, MAPFRE se ha convertido en la primera empresa de su sector y del Ibex 35, en formar parte de este proyecto en España. Como parte de la iniciativa, la aseguradora se compromete a impulsar dicha transición a través de un total de 10 compromisos del Pacto por la Economía Circular, que implican, entre otras acciones: reducir el uso de recursos naturales no renovables, incorporar criterios de eco-diseño y promover pautas que incrementen la innovación y la eficiencia global de sus procesos productivos.

A partir de este compromiso, la aseguradora busca convertirse en un referente en economía circular en España. Para ello, la compañía asumirá el desafío de minimizar la generación de residuos (papel, plástico, cartón y equipos electrónicos, entre otros) en todo el Grupo, y conseguir, en 2021, la Certificación Residuo Cero en el complejo de Majadahonda (Madrid). En este sentido, destaca el proyecto MAPFRE Sin Plásticos, con el que hasta el momento se ha logrado evitar el consumo de un millón y medio de botellas de plástico y de dos millones de vasos de un solo uso. También está trabajando en diversas líneas de actuación basadas en la mejora de la eficiencia energética de sus instalaciones, el uso de energía 100% renovable y la promoción de la movilidad sostenible.

MAPFRE se compromete, además, a difundir la importancia de avanzar desde la economía lineal hacia una economía circular, fomentando la transparencia de los procesos, la concienciación y la sensibilización de los ciudadanos, así como a medir el impacto social y ambiental derivado del funcionamiento de la organización. Uno de los mejores ejemplos de economía circular del Grupo es el CESVIMAP, Centro de Investigación, Experimentación y Formación sobre el Automóvil de MAPFRE. Dicha entidad, que diseña métodos de reparación de vehículos de manera sostenible, contribuye a la mejora del diseño de los coches para que sean más seguros y fácilmente reparables, y proporciona una segunda vida a miles de piezas de vehículos declarados siniestro total. El centro, a través de Cesvi Recambios, ha ahorrado hasta el momento más de 47.500 toneladas de CO2 y ha generado un ahorro anual de 825 toneladas de cristal y 1.200 toneladas de plástico en los talleres de MAPFRE en España.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top