El I Informe de Diversidad e Inclusión de Iberdrola destaca la importancia de lograr la igualdad salarial, la accesibilidad, incorporar vocaciones STEM y diversidad en la cadena de valor de las compañías como factores estratégicos para el crecimiento.
La diversidad y la inclusión son clave para lograr el crecimiento sostenible de la empresa

Iberdrola ha presentado su primer Informe de Diversidad e Inclusión 2019, que recopila las iniciativas desarrolladas por la compañía en estas materias, consideradas una prioridad estratégica para el crecimiento sostenible de la compañía, con sus equipos, sus clientes, sus proveedores y con las comunidades donde opera. Iberdrola trabaja en la creación de un entorno de trabajo donde sus empleados sean un fiel reflejo de la sociedad y donde se generen oportunidades para que todos puedan desplegar su máximo potencial.

La diversidad y la inclusión son consideradas una prioridad estratégica para el crecimiento sostenible de la compañía. De hecho, la compañía ha incluido los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la retribución variable: así, por ejemplo, su Bonos Estratégico 2020-2022 está basado en objetivo de tipo financiero y de negocio, pero también de contribución a los ODS.

En el informe, Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, explica que “el gran factor diferenciador para el éxito de las empresas en el siglo XXI es el talento. Por ello, contar con un equipo diverso y con una cultura que fomente la inclusión es imprescindible para cualquier grupo que aspire a afrontar los retos de una realidad cambiante” Y añade: “Una empresa diversa e inclusiva atrae y retiene mejor el talento e innova más, haciéndose con ello más productiva y más abierta a la sociedad a la que sirve”.

Uno de los aspectos más relevantes a destacar es que en 2019, la plantilla de Iberdrola estaba integrada por más de 35.000 trabajadores de 64 nacionalidades, en la que conviven más de 4 generaciones. En el grupo, la presencia de mujeres en puestos directivos fue del 20%; un peso que la compañía quiere incrementar paulatinamente hasta alcanzar el 30% en 2025. En los últimos cinco años se han registrado avances significativos en este ámbito -pese a tratarse de un sector con presencia reducida de mujeres- incrementándose en un 31,3% el número de mujeres en puestos directivos. En el ámbito de su Consejo de Administración, a 2019, el 43% está integrado por mujeres, superando lo establecido en el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas de la CNMV, y sus miembros eran de cinco nacionalidades.  

La compañía está comprometida en crear una cultura que promueva la diversidad y la inclusión y tiene desarrollados procesos y sistemas que promueven prácticas y comportamientos alineados con esta estrategia. Para ello, cuenta con un buzón de denuncias -en 2019 se recibieron 33 de las que 6 derivaron en amonestación escrita- y ha creado una comisión para impulsar y seguir los avances en materia de diversidad e inclusión.

Además, en los últimos años, Iberdrola ha seguido impulsando la igualdad salarial entre hombres y mujeres, dentro de su Política de igualdad de oportunidades y conciliación, contemplando igual retribución por el mismo trabajo y la revisión salarial con criterios comunes para los dos géneros. En la actualidad, la remuneración anual media total de las mujeres es superior a la de los hombres: 50.086 euros frente a los 47.614 euros en el caso de los hombres, en 2019.

Asimismo, entre los principios de su cultura empresarial está el impulso multinacional, a través de un programa de movilidad, unido a la creación de equipos con distintas culturas y localizaciones. Iberdrola trabaja también por la diversidad funcional, desarrollando acciones de concienciación, y está comprometida a impulsar la diversidad en todas sus formas a través de una fuerza laboral multinacional e inclusiva, incluyendo aspectos de identidad y orientación sexual (colectivo LGBTIQ+).

Por otro lado y referido al ámbito de los clientes, su Política general de desarrollo sostenible se compromete a prestar atención a los clientes económicamente desfavorecidos o en cualquier otra situación de vulnerabilidad, estableciendo procedimientos de protección específicos y colaborando para facilitar el acceso continuado al suministro de energía. Asimismo, dispone de servicios exclusivos para clientes con discapacidad. Por ejemplo, ComunicA ofrece un servicio pionero de video-interpretación en lengua de signos en su servicio de atención al cliente y, en otros mercados como el británico y al americano facilita programas de traducción y atención a clientes con dificultades para expresarse en inglés o a los de habla hispana.

Finalmente,Iberdrola considera que un proveedor estratégico debe estar alineado con sus estándares de desarrollo sostenible, en materia de derechos humanos, códigos de conducta, estándares de salud y seguridad y estrategia ambiental.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top