El último informe de PwC Luxemburgo titulado “La Oportunidad de Crecimiento de un Siglo” presenta interesantes hallazgos sobre la inversión sostenible. A pesar del contexto adverso en el que se encuentra la economía, si se materializara un escenario optimista, PwC espera que los activos de los fondos ESG representen un 57% de los activos de los fondos de inversión para finales de 2025. Esto estaría impulsado principalmente por un aumento de la demanda de los inversores y la adecuación de los gestores de activos europeos a la normativa actual. Además, el informe estima que la brecha de rendimiento entre los productos ESG y los no ESG se ampliará significativamente en el futuro.
Crece el potencial de transformación de los fondos ISR

En la nueva década, los criterios ESG ha pasado de ser una tendencia a ser la mayor revolución en la industria europea de fondos. Prácticamente todas las partes interesadas están atribuyendo un enfoque estratégico a las cuestiones de sostenibilidad y al papel del sector de la gestión de activos y patrimonios para abordarlas. Estamos asistiendo a un cambio similar en el sentimiento de los encargados de la formulación de políticas de la UE, con un reciente aumento del impulso normativo que incorpora los criterios ESG como un principio central del panorama de inversiones.

A pesar de un contexto adverso marcado por la crisis de la COVID-19, el último informe de PwC Luxemburgo titulado “La Oportunidad de Crecimiento de un Siglo” se muestra optimista con respecto al futuro de la Inversión Socialmente Responsable.  El mismo encuesta a 200 gestores de activos, 300 inversores institucionales con operaciones europeas, y más de 800 inversores minoristas europeos. PwC Luxemburgo también llevó a cabo entrevistas en profundidad con una serie de importantes gestores de activos e inversores institucionales para obtener información de primera mano sobre la dirección que los profesionales de la industria creen que está tomando el sector.

Los datos acumulados en este informe han dado lugar a una serie de conclusiones interesantes, entre ellas la predicción de que los activos ESG constituirán entre el 41% y el 57% del total de los activos de los fondos de inversión en Europa para 2025. El informe prevé que los fondos de capital ESG crecerán de 866.300 millones de euros a entre 2,6 y 3,6 billones de euros para 2025. Otro de los importantes aspectos que resalta el informe es el gran liderazgo europeo en la materia. Dado el fuerte entorno regulatorio de Europa y el impulso que está detrás de los factores ESG, PwC cree que la región está fuertemente posicionada para capitalizar esta oportunidad y aumentar aún más su posición en el espacio global del ESG. Esto, combinado con un fuerte rendimiento de los activos, haría que la cuota de Europa en los activos globales de ESG representara entre el 71% y el 74% en 2025.

En el informe se identifican siete medidas clave que los administradores deberían considerar desde una perspectiva tanto estratégica como operacional para poder aprovechar la oportunidad y mantenerse a la vanguardia de estos cambios:

1. Reposicionar su organización

A medida que se acerca la revolución de los criterios ESG, los gerentes deben considerar cuidadosamente qué papel les gustaría desempeñar en ella. Es necesario tomar una clara decisión estratégica sobre cuán profundamente les gustaría incorporar las consideraciones sobre los ESG en su organización. Pueden reestructurarse para convertirse en un "gestor de activos sostenible", someterse a una revisión estratégica e integrar los criterios ESG en todos los niveles de su estructura organizativa. Alternativamente, pueden seguir una estrategia selectiva, manteniendo tanto los ESG como los productos tradicionales; o mantener la actividad como de costumbre, cumpliendo con la reglamentación, pero, en general, ateniéndose al statu quo.

2. Ser creíble y consistente en su enfoque de ESG

Más allá de los cambios estratégicos necesarios mencionados anteriormente, los administradores también deben esforzarse por ser coherentes en el enfoque de ESG que han elegido para establecer y mantener la credibilidad. Esto exige un compromiso demostrable de seguir la corriente, ejemplificando el mismo nivel de sostenibilidad y conciencia ESG en la estrategia y filosofía corporativas que los gestores de activos esperan de sus empresas. También deben dar el ejemplo aumentando la transparencia y la minuciosidad de los informes internos de ESG, y reportes de sostenibilidad.

3. Pasar al siguiente nivel de integración de ESG en el producto

Una vez que los gerentes se han posicionado con respecto a los criterios ESG, deben hacer una serie de consideraciones estratégicas de producto. En primer lugar, deben decidir en qué nueva categoría de "Reglamento de divulgación de información financiera sostenible" desean lanzar sus productos. Luego deben decidir cómo aplicar los indicadores de ESG en sus procesos de inversión y riesgo, cómo estructurarán y racionalizarán sus estructuras de honorarios y cómo dilucidarán y comercializarán sus esfuerzos en materia de ESG a la base de inversores.

4. Afrontar el reto de los datos de ESG

Las limitaciones de los datos de los criterios ESG que enfrentan los administradores de activos bordean principalmente la inexactitud y la no alineación. Esto repercute en la evaluación comparativa de los ESG, la evaluación de los efectos, la gestión de riesgos y la identificación de oportunidades de inversión sostenible. El informe identifica dos opciones principales a disposición de los gestores de activos y patrimonios cuando se trata de superar este obstáculo. En primer lugar, pueden colaborar más estrechamente con las empresas subyacentes a fin de recibir conjuntos de fechas e informes precisos y oportunos. En segundo lugar, pueden gestionar diversas fuentes de datos a fin de fomentar un entorno interno de datos suficientemente granular y exhaustivo para atender sus necesidades mediante la aplicación de estrategias sólidas de presentación de informes de ESG respaldadas por la reglamentación y el aprovechamiento de los proveedores de datos de terceros.

5.  Elaborar un marco sólido de gestión de riesgos de ESG

A medida que tanto los inversores como los encargados de formular políticas atribuyen cada vez más importancia a la evaluación y mitigación de los riesgos de ESG, los administradores de activos tendrán que reestructurar vitalmente sus marcos de gestión de riesgos para cumplir y prosperar. Pasar por alto los riesgos relacionados con los criterios ESG podría tener graves repercusiones en la reputación y las finanzas de los administradores de activos en el nuevo panorama. El desarrollo de una estructura más resistente para la gestión de riesgos implica la adopción y aplicación de prácticas expertas de identificación y gestión de riesgos a nivel interno y en las empresas subyacentes. Los gestores también tendrán que supervisar y evaluar las carteras a un alto nivel y divulgar con frecuencia cualquier exposición al ESG que pueda existir.

6. Informar a los inversores

A medida que aumentan los requisitos reglamentarios relativos a la presentación de informes y la divulgación de información, y que los inversores atribuyen cada vez más atención a los parámetros de ESG de los gestores de activos con los que invierten, es imperativo que se reestructuren los procesos de presentación de informes. Aquellos que vayan más allá de los requisitos mínimos de presentación de informes serán los mayores ganadores en este nuevo panorama.

7. Educar a la comunidad de inversión y a su personal

A fin de acelerar la consideración de los indicadores y riesgos de ESG, así como para responder con éxito a las crecientes expectativas de los inversores en materia de ESG, los gestores de activos y patrimonios deben definir su estrategia claramente. Basándose en esto, necesitan educar tanto a sus empresas como a sus inversores en materia de ESG y la interacción con los flujos de capital y el rendimiento financiero.

¡Comparte este contenido en redes!

Top