Según un informe conjunto de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y el Plan de Acción para el Mediterráneo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA/PAM), publicado el 22 de septiembre, lograr un mar Mediterráneo más limpio requiere una mejor aplicación de las políticas y una mejora de los datos y la información sobre el medio ambiente.
Se necesitan mayores esfuerzos para lograr un Mediterráneo más limpio

El informe conjunto de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y el Plan de Acción para el Mediterráneo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA/PAM) "Hacia un mar Mediterráneo más limpio: una década de progreso" publicado hoy, hace un balance de los avances logrados y de los retos que quedan por delante en la iniciativa Horizonte 2020 de la Unión para el Mediterráneo (UpM) para un Mediterráneo más limpio (H2020).

Hacia un Mar Mediterráneo más limpio: un decenio de progreso" es la segunda evaluación conjunta AEMA-PNUMA/PAM en el marco de la iniciativa H2020. La evaluación informa la labor de la UpM y proporciona ideas para la adopción de decisiones basadas en pruebas en la región.

Según el informe, las intervenciones actuales son eficaces para hacer frente a las crecientes presiones ambientales, pero su escala puede no ser suficiente para mejorar el estado ambiental del Mediterráneo. Este mensaje principal es coherente con las conclusiones del "Informe sobre el estado del medio ambiente y el desarrollo en el Mediterráneo" que pronto publicará Plan Bleu, un Centro de Actividad Regional del PNUMA/PAM-Convenio de Barcelona.

El informe explica que el reciclaje no está logrando seguir el ritmo del aumento de la generación de residuos en varios países de la ribera sur del Mediterráneo, debido al costo relativamente alto en comparación con el vertido a cielo abierto. De manera similar, el informe muestra que el acceso a un saneamiento gestionado de manera segura está aumentando lentamente, pero al menos 5,7 millones de personas en las zonas urbanas y 10,6 millones de habitantes de las zonas rurales siguen sin tener acceso a sistemas de saneamiento mejorados. Otra esfera en la que hay que centrarse es la gestión integrada de la contaminación, incluidas, por ejemplo, políticas eficaces de reutilización del agua que permitan hacer frente al aumento de la demanda y la disminución de la disponibilidad de agua.

Asimismo, el documento sostiene que, a pesar de los esfuerzos por hacer la transición a enfoques circulares, importantes sectores económicos, como el manufacturero, siguen basándose en modelos comerciales lineales que se apoyan en el consumo de recursos y en cadenas de suministro insostenibles. En el informe también se señala la necesidad de una gestión más eficaz de los desechos peligrosos. La financiación adecuada y la creación de capacidad para el tratamiento y la eliminación de los desechos peligrosos en toda la cuenca son fundamentales y urgentes.

Uno de los principales desafíos es que el complejo y heterogéneo panorama de políticas de la región dificulta la tarea de abordar los desafíos ambientales de manera integral. En el informe se pide una mejor aplicación de las políticas, lo que requiere una información ambiental más sólida y compartida, así como la creación de capacidad a nivel local, nacional y regional. Aunque los sistemas de datos regionales han mejorado considerablemente, se ha mejorado poco la disponibilidad y la calidad de los datos a nivel nacional, según indica el informe.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top