La reducción de las emisiones de carbono es una de las prioridades actuales en materia de sostenibilidad y medioambiente. La industria automotriz podría reducir el 66 por ciento de las emisiones de su producción de materiales sin costo adicional para 2030, si los participantes de la industria trabajan juntos y empiezan ahora. El sector automovilístico es fundamental para conseguir que las emisiones globales netas sean nulas en 2050.
La industria automotriz podría reducir sus emisiones de carbono de forma rentable

Un informe publicado por la consultora McKinsey, explica cómo la industria automotriz tiene mucho que aportar para detener el calentamiento global y contribuir a frenar la emergencia climática. Muchos fabricantes de coches están estableciendo objetivos ambiciosos de descarbonización para hacer frente a este desafío. El informe explica que dado que entre el 65 y el 80 por ciento de las emisiones que genera un automóvil provienen de las emisiones del tubo de escape, y las correspondientes emisiones indirectas provienen del suministro de combustible, es comprensible que la industria se haya centrado en la electrificación de los trenes de potencia. Sin embargo, para alcanzar el pleno potencial de la descarbonización de los automóviles y lograr la industria automovilística con cero emisiones de carbono, los actores de la industria deben prestar atención también a las emisiones materiales.

En este sentido, los expertos explican que a medida que las emisiones del tubo de escape disminuyan, las emisiones de los vehículos aumentarán tanto en términos absolutos como relativos y pronto se convertirán en una mayor proporción de las emisiones del ciclo de vida. Los resultados del informe estiman que la creciente cuota de mercado de los vehículos eléctricos a batería que tienen mayores emisiones de material de base aumentará las emisiones de material del 18 por ciento de las emisiones del ciclo de vida de los vehículos en la actualidad a más del 60 por ciento en 2040. Este salto presenta tanto un desafío como una oportunidad en el camino hacia el coche de cero carbono.

Desarrollar estrategias para abordar estas emisiones materiales hoy en día es clave porque lograr la descarbonización a gran escala será un esfuerzo a largo plazo. Este esfuerzo requiere que los participantes de la industria adopten y amplíen el uso de nuevas tecnologías y sus procesos asociados, a la vez que gestionan los flujos cambiantes de materiales. Además, continúa el inform, la disponibilidad de algunas tecnologías de bajo carbono, como los hornos de arco eléctrico, puede ser limitada a corto plazo, por lo que los primeros en adoptarlas pueden obtener beneficios de mayor envergadura. Los participantes de la industria deberían comenzar a esbozar la transición ahora.

Para sentar las bases de esta transición, la investigación publicada ha abordado tanto el potencial de reducción de carbono como las implicaciones de costo de un conjunto completo de palancas técnicas para una gama casi completa de materiales de la industria automotriz. Este análisis ayuda a detallar el camino del ecosistema de fabricación de automóviles hacia el coche de cero carbono.

El análisis muestra que para un vehículo de motor de combustión interna, el 29 por ciento de las emisiones de materiales podrían reducirse de forma rentable para el 2030. La industria y los ecosistemas de fabricación de automóviles, deberían priorizar los métodos que pueden ayudar a lograr tales ahorros. La mayoría de estos ahorros implican la electrificación de los procesos existentes, el uso de fuentes de energía de bajo carbono, la adopción y ampliación de nuevas tecnologías que reduzcan las emisiones de los procesos, y tanto permitir un mayor uso de materiales reciclados como reciclar realmente una mayor proporción de materiales.

Alrededor del 60 por ciento de estos enfoques de descarbonización de costo positivo involucran el aluminio y los plásticos. Un uso más amplio del aluminio reciclado, las nuevas tecnologías de fundición y la electricidad verde pueden reducir las emisiones de la producción de aluminio en un 73 por ciento de sus niveles actuales y, al mismo tiempo, reducir los costos de producción. De manera similar, los materiales reciclados como el polipropileno o el polietileno, especialmente para los plásticos de las partes de los vehículos que generalmente no son visibles, pueden producir ahorros y reducir las emisiones de la producción de plástico en un 34 por ciento. La ampliación de las tecnologías de reciclado de nylon podría reducir aún más las emisiones totales de plásticos hasta en un 92 por ciento

El informe concluye que una mayor reducción de las emisiones añadiría costes, pero las tecnologías asociadas -como los hornos de arco eléctrico y la reducción directa del hierro para la producción de acero- podrían aumentar la escala a largo plazo. La fabricación de acero a base de hidrógeno en particular ya es técnicamente viable. Sin embargo, su adopción generalizada depende de los costos, la cadena de suministro necesaria y los cambios normativos que apoyen esta transición.

En este sentido, la investigación afirma que la fabricación de automóviles podría reducir aún más sus actuales emisiones si los fabricantes aumentan la producción de componentes relativamente intensivos en carbono, como las pilas de baterías, en regiones con redes eléctricas de bajo consumo de carbono; de hecho, esa actividad ya se está produciendo en algunas zonas. Si la industria aplicara las medidas que tienen potencial de ahorro de costos, esos ahorros podrían aplicarse a un 37% adicional de medidas de reducción para compensar los costos de las medidas. El resultado neto reduciría el 66% de las emisiones manteniendo los costos de los vehículos en el mismo nivel.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top