Autoridades de BBVA, la banca responsable, afirman que las empresas que gestionan y hacen medición de las inversiones sostenibles tienen un mejor desempeño y generan mayores rentabilidades. Así lo señaló Hernán Carboni, director de Relaciones Institucionales de BBVA en Argentina, en el encuentro “La nueva era del sector financiero: abriéndonos hacia un futuro sostenible”.
La inversión sostenible genera mayor rentabilidad a las empresas

BBVA cuenta con un modelo diferencial como institución, al que denominan banca responsable, basado en la búsqueda de una rentabilidad ajustada a principios, el estricto cumplimiento de la legalidad, las buenas prácticas y la creación de valor a largo plazo para todos los grupos de interés.

El mundo está cambiando y también el sector financiero. A medida que la sociedad atraviesa cambios significativos, el papel de las empresas y la inversión comienza a evolucionar. El sector financiero tiene un impacto en los ESG debido a que la implementación de acciones con efectos positivos en lo social y ambiental parte de la movilización de recursos económicos. De esta manera, los bancos y las entidades financieras generamos un impacto indirecto en el desarrollo sostenible como motores de este cambio de paradigma empresarial.

En esta línea BBVA estuvo presente en el encuentro “La nueva era del sector financiero: abriéndonos hacia un futuro sostenible” en el que también participaron Matías Bendersky, representante del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Andrés Navarrete, Asset Management executive director en BTG Pactual,. En esta oportunidad, Hernán Carboni resaltó la importancia de promover el desarrollo de la inversión sostenible (ambiental, social y de gobernanza – ESG) y de establecer parámetros de medición.

“Muchas empresas, en el marco de sus estrategias de sustentabilidad, ya están incorporando las mediciones ESG como KPI´s dentro de sus negocios. Las empresas que miden y gestionan estos índices tienen un mejor desempeño ya que 9 de cada 10 fueron más rentables que sus competidores durante la primera etapa de la crisis del COVID-19”, señaló el director de Relaciones Institucionales de BBVA en Argentina. En este sentido, aclaró que “los ESG reflejan un compromiso de las empresas a largo plazo. Por eso, medirlos, monitorearlos y gestionarlos implica que los altos mandos de las empresas no sólo tienen la mirada puesta en indicadores financieros, sino en el impacto que generan sus acciones en el desarrollo sostenible”.

BBVA, entre otras iniciativas estratégicas como banca responsable, ha lanzado una línea de préstamos sostenibles. En Argentina, BBVA fue la primera entidad del país en otorgar préstamos sostenibles y recientemente la entidad certificó como sostenible bajo el marco de “Banca Transaccional Sostenible”, el préstamo que realizó a la empresa de medicina Medicus, cuyos fondos son destinados a la compra de insumos y equipamientos para combatir el COVID-19. Además, la banca certificó una línea de crédito verde al proyecto de desarrollo sustentable de la cuenca La Matanza -Riachuelo, que busca minimizar el impacto negativo que se está viviendo en el límite de zona sur de la ciudad de Buenos Aires y la provincia.

Respecto del rol de los gobiernos y los reguladores, Hernán Carboni aseguró que “han amplificado las tendencias a través de políticas y normativas que establecen incentivos a una mayor consideración de los aspectos de ESG”. Y, por último, destacó que la importancia de que los reguladores acompañen la tendencia y no se anticipen, para que las entidades financieras desarrollen e implementen estos programas más por convicción y decisión de los altos mandos de las empresas y no por cumplimiento de las leyes correspondientes.

BBVA continúa así comprometida en aportar a uno de los grandes retos a los que se enfrenta nuestra sociedad: la transición hacia una economía más sostenible e inclusiva.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top