Aún persisten muchas dudas y mitos en relación al autoconsumo de energía solar. Muchas personas creen erróneamente que es algo para expertos en energía o para ricos. La energía solar está disponible para todos y todas, y dar el paso hacia el autoconsumo es más sencillo de lo que muchos creen. Además, al ser energía renovable y limpia es posible contribuir desde hogares, empresas, industrias, sector agro-ganadero o edificios públicos a un planeta más sostenible, limpio, inteligente y solidario.
El autoconsumo de energía es sencillo, barato y modulable

La energía solar está al alcance de nuestras manos y muchas veces no sabemos aprovecharla. Los mitos en torno a las energías renovables son una gran traba a la hora de elegirlas. María Prado, Ingeniera de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid y responsable de Campaña de Renovables y Transición Energética de Greenpeace explica cómo es factible instalar de manera sencilla paneles fotovoltaicos y cuáles son sus beneficios.La experta expone que el autoconsumo fotovoltaico es la posibilidad de generar, almacenar, consumir, compartir y vender tu propia energía eléctrica a partir de la instalación de pequeños generadores de energía, en este caso paneles solares, pero también existe la energía minieolica o biomasa. La instalación puede estar en tu propio tejado o en un punto próximo (máximo 500m). Esta instalación supone un ahorro energético importante: con una instalación optimizada es posible conseguir ahorros de factura de aproximadamente el 40% sin batería de almacenamiento y del 60%-80% con batería.

Para lograrlo es más sencillo de lo que muchos piensan. Prado sostiene que solamente es necesario un tejado o espacio (propio, compartido con tus vecinos o en un punto próximo). La instalación también puede hacerse en empresas, industrias o en el sector agroganadero, así como en edificios públicos (colegio, polideportivo, ayuntamiento, etc.). En relación a la instalación, la referente de Greenpeace afirma que es sumamente sencillo también y que actualmente cada vez hay más empresas especializadas en instalación de placas fotovoltaicas, por lo que no solo elaborarán un estudio en función de tus necesidades, sino que también realizarán los trámites para legalizarlas con tu ayuntamiento.

La instalación en sí se realiza en 1-2 días. Sin embargo, los trámites administrativos para legalizarla pueden ser tediosos y llevar entre 15 días-10 meses según el ayuntamiento. Esta es actualmente la mayor barrera al despliegue del autoconsumo, explica Prado.

En caso de no contar con un tejado propio, esto no es un impedimento. La experta afirma que existe el llamado autoconsumo Colectivo y que es sumamente rentable en términos económicos. La ley regula su participación (⅓ de los propietarios son necesarios, según el artículo 17.1 de la Ley Horizontal) y el reparto de energía.

 ¿Cómo saber cuál es mi instalación ideal?

La referente de Greenpeace explica que el tipo de instalación ideal dependerá de dos cosas:

1) La energía solar disponible en la vivienda. Si es en España, la irradiación solar media es la más alta de Europa, por lo que con una correcta orientación y espacio suficiente será viable. Actualmente hay calculadoras solares en la web o páginas como esta de la Comisión Europea que ofrece información abierta de producción fotovoltaica, entre otros muchos datos.

2) Tus hábitos de consumo. Cómo y cuándo consumes tu energía eléctrica (tu contador “inteligente” te lo registra).

Una vez tomada la decisión, Prado explica que mediante una instalación fotovoltaica que genera energía durante el día puedes cubrir un porcentaje de tus necesidades energéticas, dejando de pagar por tanto a la compañía eléctrica esta electricidad que ya no necesitas. De este modo, la energía que generas y que no utilizas (los excedentes) se vierten a la red y, si lo solicitas a tu compañía, te podrán descontar mensualmente esa energía que has cedido en tu factura (compensación simplificada de excedentes), pagándote la energía que no usas al precio pactado según tu tarifa contratada, ya sea libre o regulada PVPC. Si quisieras almacenar esa energía que no utilizas durante el día te podrías instalar baterías, aunque a día de hoy todavía no son todo lo rentables que llegarán a ser en unos años.

De este modo, tu compañía gestionará esa energía vendiendo a otro cliente, creando así una red de productor-consumidor local. Es lo que se llama energía distribuida, que debería convertirse en unos pocos años en tendencia y habitual para construir un sistema más inteligente, limpio y eficiente. Además, la especialista en energías afirma que se trata de un procedimiento completamente legal, dado que el impuesto al sol ya se derogó en 2018 (RDL 15/2018) y actualmente la ley que lo regula es el Real Decreto 244/2019 de 5 de abril de 2019 que establece las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Hay algunos detalles técnicos que serán regulados en los próximos meses, pero no impide que ya podamos instalarnos y disfrutar del autoconsumo.

La experta concluye que el autoconsumo de energía es sumamente fiable y recomendable. Tanto técnica como económicamente. Actualmente la tecnología fotovoltaica es ya una tecnología madura. Los precios de los módulos han caído un 90% en los últimos 10 años y producir energía solar es ya más barato que comprarla de la red. La vida útil de los panales solares alcanza los 25-30 años y ya que la amortización es rápida (4-10 años según consumo) tendrás energía gratis durante muchos años.

Además de los inmediatos beneficios ambientales (energía limpia y sostenible, reducción de pérdidas por transporte, independencia energética nacional) y sociales (fomento de la energía distribuida, solidaria al abaratar el precio de la luz, herramienta contra la pobreza energética al poder compartir los excedentes, desarrollo de economía local, etc. ); desde el punto de vista energético, el autoconsumo de energía nos permite cambiar nuestra relación con la energía radicalmente, al dejar de ser simples pagadores pasivos de una factura eléctrica alta e injusta a un oligopolio que ha frenado durante décadas el cambio a un modelo energético renovable, perpetuando el uso de combustibles fósiles culpables del cambio climático. Con el autoconsumo pasamos a ser dueños de nuestra propia energía, a aprender a usarla y gestionarla. Y, desde el punto de vista económico, clave para muchos, nos permite además conseguir importantes ahorros ya que la energía autogenerada es gratis respecto a la de la red que nos llega.

Ya no hay excusas, contribuir a detener el cambio climático desarrollando consumos energéticos más responsables y sostenibles solo depende de ti.

Síguenos

Top