El Foro Económico mundial ha publicado un informe con un conjunto de herramientas para que los líderes de todo el mundo aceleren el progreso social en el futuro de los trabajos, poniendo en el centro del debate la diversidad, la equidad y la inclusión. Un insumo de gran utilidad para pensar el futuro y la transición hacia la nueva normalidad en el ámbito laboral.
Las formas de diversidad humana deben ser la "nueva normalidad"

El comienzo de la década ha visto una convergencia de tres tendencias principales: el uso acelerado de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial. En medio de la pandemia, las perturbaciones del mercado laboral tanto en el trabajo a distancia y el trabajo que requiere presencia física, y un amplio llamamiento a mayor inclusión, equidad y justicia social. Ahora más que nunca, en medio de un cambio tan radical, las organizaciones tienen la oportunidad de incorporar una mayor diversidad, equidad e inclusión. El cambio social y la necesidad de creatividad e innovación en el futuro exige que las empresas consideren el mejor uso de las nuevas tecnologías para permitir esta trasformación.

Con el afán de brindar herramientas para promover la inclusión, el Foro Económico mundial ha publicado un informe con un conjunto de herramientas para que los líderes de todo el mundo aceleren el progreso social en el futuro de los trabajos, poniendo en el centro del debate a la diversidad, la equidad y la inclusión. Un insumo de gran utilidad para pensar el futuro y la transición hacia la nueva normalidad en el ámbito laboral.

Las organizaciones exitosas son impulsadas por las diversas opiniones, habilidades y las experiencias de vida de sus empleados. Para aprovechar todo el potencial de diversidad humana, las organizaciones necesitan contratar diversos talentos y crear una cultura de trabajo inclusiva sustentada por un sentido fundamental de pertenencia, justicia y equidad, permitiendo a las personas llevar su "yo completo" para trabajar. En la Cuarta Revolución Industrial, la mayoría de las empresas se proponen implementar nuevas tecnologías y prácticas para administrar sus fuerzas de trabajo. Sin embargo, la aplicación de esos instrumentos sin la debida consideración conlleva el riesgo de una gama de consecuencias no deseadas que pueden en última instancia socavar la reputación y la posición competitiva de una empresa. Hoy en día, muchas de las nuevas tecnologías y prácticas en el lugar de trabajo ya no son simplemente "neutrales" con respecto a los resultados de la diversidad, la equidad y la inclusión.

Las principales empresas reconocen cada vez más esto y se muestran proactivas a aprovechar la tecnología como parte de las estrategias de toda la organización para lograr "Diversidad, Equidad e Inclusión 4.0". Por el contrario, las empresas sin un enfoque integrado de este tipo se enfrentan cada vez más con consecuencias y riesgos al aplicar las nuevas herramientas tecnológicas.

Los acontecimientos recientes generado por la pandemia de coronavirus, son un recordatorio de las persistentes desigualdades que continúan vigentes en nuestras sociedades y economías. Mientras las empresas buscan tomar sobre una mayor responsabilidad para abordar la justicia social asegurando que la diversidad y la igualdad se convierte en la norma en un futuro muy cercano, una clave para este camino es adoptar un enfoque integrado de la diversidad, la equidad y la inclusión en el lugar de trabajo, y un compromiso renovado de cambio. Asegurar la justicia racial, la paridad de género, la inclusión de la discapacidad, la igualdad para con la población LGBTI y la inclusión de todas las formas de diversidad humana deben ser la "nueva normalidad" en el lugar de trabajo que surgirá de la post COVID-19 crisis.

La diversidad describe la gama de diferencias y variaciones humanas, ya sean inherentes (por nacimiento) o adquiridas (por experiencia). En el mercado laboral actual, estas diferencias pueden ser la base de diferentes formas de exclusión y dar lugar a diferentes formas de discriminación. Hay una serie de características que plantean un riesgo de exclusión, trato preferencial o discriminación que es necesario y urgente evitar. Entre ellas se encuentran:

  • Edad y generación
  • El género y la expresión de género
  • La orientación sexual
  • Las habilidades mentales y físicas
  • Nivel de salud
  • Rasgos de personalidad y comportamientos
  • Raza, etnia y religión
  • Lengua y nacionalidad
  • Ubicación (como rural y urbana)
  • Origen social y antecedentes de los padres
  • Ingresos, educación y situación socioeconómica
  • Apariencia

Las políticas y prácticas que crean inclusión hacen que todos los empleados se sientan bienvenidos, valorados y respetados. Los empleados de las organizaciones inclusivas experimentan también un profundo sentido de pertenencia. Además, esta diversidad aporta un valor agregado a la empresa. Las organizaciones inclusivas asumen una responsabilidad más amplia no sólo por el impacto que tienen en la vida de sus empleados, sino también en las comunidades más amplias en las que operan, trabajando por la justicia social y la equidad para todos.

Este conjunto de herramientas está diseñado para destacar las oportunidades y esbozar los desafíos específicos para un mayor uso de la tecnología al servicio de diversidad, la equidad y esfuerzos para lograr la inclusión, con el objetivo principal de promover lugares de trabajo diversos, equitativos e inclusivos a nivel mundial.

En el Conjunto de instrumentos sobre diversidad, equidad e inclusión se examinan las oportunidades y los riesgos prácticos que las tecnologías que surgen rápidamente representan para los esfuerzos en pro de la diversidad, la equidad y la inclusión. Estas herramientas esbozan la forma en que la tecnología puede ayudar a reducir los sesgos de los procesos de contratación, diversificar las reservas de talento y establecer un punto de referencia para la diversidad y la inclusión en todas las organizaciones. También se citan investigaciones que sugieren que los equipos diversos bien gestionados superan considerablemente a los equipos homogéneos a lo largo del tiempo, en lo que respecta a la rentabilidad, la innovación, la adopción de decisiones y la participación de los empleados.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top