Estamos llenando la atmósfera de CO2 y aunque reduzcamos nuestras emisiones, seguirá aumentando la concentración de CO2 de la atmósfera y, por lo tanto, la temperatura seguirá subiendo. Por este motivo seguiremos viendo rebasar los récords mes tras mes. Debemos lograr que el cubo no rebose, tenemos que cerrar el grifo y no sobrepasar así el 1,5 °C. Raquel Montón, miembro de Greenpeace reflexiona sobre el cambio climático
Nuestro sistema eléctrico debería ser sea 100% renovable

Raquel Montón explica que en la era preindustrial los niveles de CO2 en la atmósfera eran de 228 partes por millón (o ppm) y el pasado mes de abril se ha cerrado con 416,2 alcanzando así un nuevo máximo. Hace más de 3 millones de años que no teníamos el cubo tan lleno. La responsabilidad no fue entonces del homo sapiens como sí lo es ahora, porque no aparecimos sobre la faz de la tierra hasta 2,6 millones de años más tarde. Pero hablando de culpables ¿cuánto sale por ese grifo de emisiones abierto?

En 1990 se han emitido a nivel mundial 22.157 millones de toneladas de CO2 y hace dos años 35.332. En total hemos puesto en el cubo en los últimos 18 años algo más de 800.000 millones de toneladas. Llevamos muchos años abriendo cada vez más el grifo, aunque parece que en los últimos el derroche crece más despacio. Y en España, ¿qué papel tiene nuestro grifo a la hora de llenar el cubo? Se pregunta la experta, miembro de Greenpece.

Pues hemos puesto en la atmósfera en estos 18 años 8.379 millones de toneladas, un 30% menos que Francia y un 80% más que Portugal en el mismo periodo. No es necesario recordar que al cubo le importa bien poco la nacionalidad del grifo que le descarga el CO2 pero a nosotros sí nos importa, porque algunos llevamos con él abierto decenas de años y otros ni siquiera han tenido grifo que poder abrir. Por lo tanto, veamos qué ha hecho España con el suyo.

En 1990 emitimos 231 Millones de toneladas (Mt) y el año pasado nuestro grifo tenía un caudal de 268 Mt, pero entre medias hemos derrochado CO2 con máximos de 368 Mt que se alcanzaron entre 2005-2007. La mayor aportación en las reducciones que estamos viendo en los últimos años proceden del sistema eléctrico: aproximadamente la mitad de lo que hemos conseguido reducir, ha sido fundamentalmente gracias a las energías renovables.

Nos encontramos ante una situación durísima e inédita, y esto también se nota en las emisiones. Durante el estado de alarma, en concreto desde el 15 de marzo hasta el pasado 4 de mayo, el sistema eléctrico ha emitido 3,63 Mt, casi dos millones de toneladas menos que el año pasado en las mismas fechas.

La pregunta es si servirá para algo este descenso porque a pesar de que de un año a otro se haya pasado de 5,48 a 3,63 Mt; sigue siendo un decrecimiento muy bajo (solo 1,84 Mt) respecto al total de emisiones anuales de España. Y esto pasa porque cuanto más limpio es nuestro sistema eléctrico (cada vez emite menos) es más difícil reducir sus emisiones a base de ahorro y eficiencia, sencillamente porque tiene menos emisiones para reducir.

Entonces ¿por qué es tan importante que no salga ni una sola gota de CO2 de nuestro sistema eléctrico? es decir ¿por qué es tan importante que sea totalmente renovable? Reflexiona la experta en Biodiversidad y Cambio Climático   Pues porque cuanto antes llegue nuestro “grifo eléctrico” a ser cero emisiones, antes podemos canalizarle todos los gastos energéticos que no podamos reducir, o suprimir, y eso sí que hará verdaderamente que el cubo se llene mucho más lento.

En definitiva, para no volver a una normalidad enfermiza como la que teníamos, y avanzar hacia una nueva normalidad sana y segura, empecemos por cerrar el grifo, o lo que es lo mismo; acelerar el proceso hacia un sistema eléctrico 100% renovable.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top