Los miembros del consejo asesor internacional de Deusto Asuntos Globales, espacio de reflexión de Deusto Business School, analizan la actual crisis y ofrecen sus puntos de vista sobre cómo será el mundo tras la pandemia. Ramón Jáuregui advierte que habrá grandes cambios en todos los planos y propone 6 interesantes puntos sobre los que pensar.
El mundo tras la pandemia: “Que sea una destrucción creativa”, dice Ramón Jáuregui

Algunos de los miembros del consejo asesor internacional de Deusto Asuntos  Globales World Affairs & Strategic Issues, el espacio de estudio y debate  sobre asuntos globales recientemente creado en el seno de Deusto Business School, han plasmado sus reflexiones sobre cómo será el mundo que surja tras la actual crisis provocada por la pandemia del Covid-19, en una serie de videos que se irán publicando durante los próximos días.

Así, diferentes expertos, como el presidente de la Fundación Euroamérica, Ramón Jáuregui; la socia directora de Palacio & Asociados, Ana Palacio, la presidenta ejecutiva de Taldig, Elena Pisonero;  el embajador Jorge Dezcállar; el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Diego López Garrido; el presidente de Global Progress, Matt Browne, o la directora de la Fundación Felipe González, Rocío Martínez Sempere, ofrecerán sus particulares puntos de vista y recomendaciones para afrontar una salida de la crisis que permita a la sociedad salir reforzada de esta situación. 

Ramón Jáuregui sostiene que será necesario orientar toda esta transformación hacia donde sea mejor para que mejore la humanidad, que sea una destrucción creativa.  Parafraseando a algunos referentes chinos, Jaurégui sostiene que será positivo poder aprovechar la oportunidad para que esto vaya a mejorar. En este sentido propone 6 grandes planos de la reflexión.

  1. Evitar la tentación nacionalista: Debemos frenar la lógica introspectiva de pensar que las respuestas son nacionales, necesitamos reorientar ese sentimiento para que la reclamación social sea de una mejor gobernanza. Es central frente a la tentación introspectiva y las falsas seguridades que ofrecen los populismos. El futuro no es nacionalista, es global el reto es gobernar lo desgobernado.
  2. Mejorar nuestras democracias: se va a producir una demanda colectiva de seguridad y de igualdad, dos elementos claves frente a la eficiencia de las autocracias tecnológicas. En opinión de Jauregui tendríamos que renovar nuestro contrato social ofreciendo no más mercados sino más y mejor estado. Un estado capaz de proporcionar seguridad frente a las incertidumbres que ofrece el futuro. No la va a ofrecer os falsos populismos sin estaos capaces. Y la igualdad es necesaria para reestructurar este marco de cohesión social que ya desde la gran recesión del 2008 a 2014 ha producido un crecimiento exponencial de la desigualdad.
  3. Las democracias van a reclamar una política del pacto: Estamos tomando medidas en todo el mundo que van a afectar a generaciones y esto no se puede hacer solos, todos los gobiernos del mundo van a requerir grandes consensos porque efectivamente las decisiones que hay que tomar a partir de eta catástrofe humanitaria es adoptar decisiones que solo pueden ser adoptadas por el conjunto del sistema político. De manera que, gobiernos y oposiciones deben recuperar el pacto. Jauregui cree que el pacto va a ser necesario en la salida de la crisis.
  4. Europa unida: todos somos conscientes que Europa esta frente a un grave dilema, un riesgo de desafecto. No es justo que atribuyamos a Europa el fracaso de todo lo que está ocurriendo, pero si no hay una respuesta en términos macroeconómicos, sobre todo, corremos el riesgo de que el desafecto sobre todo en el sur hacia la poca solidaridad del norte, acabe quebrando el proyecto europeo. Todos los estados europeos solos somos muy pequeños y necesitamos tener una Europa unida y fuerte.
  5. Empresas socialmente responsables: incorporar a la empresa como uno de los agentes fundamentales en el futuro. La sociedad quiere un planeta sostenible y por eso la sociedad es cada vez más exigente con las empresas. Venimos reclamando hace años que las compañías sean socialmente responsables. Que las empresas que se insertan en la sociedad cobre de nuevo una nueva dimensión. Así las empresas después de la crisis tendrán que ser diferentes y adaptarse a unas nuevas exigencias de consumidores y de inversores, pero también de bancos de inversiones y de poderes públicos que les van a reclamar un comportamiento socialmente responsable porque ellas son las que construyen sociedad.
  6. La regulación de las novedades tecnológicas: la tecno ciencia se está estableciendo entre nosotras y hay una demanda cada vez más importante en favor de un proceso regulatorio de los diferentes componentes sociales, inclusive medioambientales que se derivan de la tecno ciencia de la investigación y la tecnología. En este terreno tenemos que incorporar las líneas de reflexión de cómo queremos responder socialmente en beneficio de la humanidad da los diferentes retos que la tecnología nos plantea.

En tiempos de tanta incertidumbre y cambios inesperados, reflexionar acerca del día después y de cómo re construir nuestras sociedades post pandemia es tan urgente como necesario.

Enlace al video de Jáuregui https://youtu.be/YPe3_16OaTk

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top