Europa se encuentra en el epicentro de una pandemia global. La crisis sanitaria también ya se traduce en una crisis económica y social. Las medidas adoptadas para frenar la curva de contagios del COVID-19 están provocando cambios rápidos y profundos en la sociedad, la economía y el medio ambiente. Será una tarea importante ahora reflexionar sobre cómo salir fortalecidos de esta situación ¿pensemos cómo será el día después?
Después de la tormenta siempre sale el sol

Si tras vencer a este enemigo común que es la Covid-19 queremos construir un futuro sostenible y mejor, debemos convertir las duras lecciones de estas semanas en oportunidad y aprendizajes. Sabemos que podemos medir, analizar y aprender de muchos de estos cambios, gran reto el que nos espera como sociedad.

La crisis pasará y será momento de actuar, pero mientras tanto podemos ir avanzando en esa dirección. Por esto, desde el itdUPM, junto con un grupo de entidades comprometidas con la Agenda 2030, han puesto en marcha la iniciativa El Día Después será. Una plataforma de diálogo y cocreación -inicialmente online- para extraer enseñanzas que sirvan para acelerar el cambio hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuando la emergencia pase.

El primer encuentro online será este miércoles 25 de marzo, a las 16:00 horas y en el mismo participarán: Cristina Monge (periodista), Rafael Vilasanjuan (experto en salud global), Fernando Valladares (investigador) y José Moisés Martín (economista). Moderará: Leire Pajín, presidenta de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS). Puedes inscribirte al evento en este enlace.

Hoy quienes podemos, tenemos la responsabilidad de comenzar a pensar en el día después. Todo el sacrificio que estamos haciendo como sociedad tiene que servir para canalizar lo aprendido en este período, afianzar los cambios positivos hacia sociedades más preparadas y sostenibles y aprovechar así las sinergias que hayamos descubierto. Fortalecer los vínculos de solidaridad y generosidad, para devenir en sociedades más justas y comprometidas.

Mañana, sin duda, saldrá el sol y nos espera la tarea de pensar cómo volver a caminar juntos.

Síguenos

Top