Actualmente se calcula que hay unos 300.000 niños y niñas soldado en los conflictos armados en todo el mundo.Cada 12 de febrero se conmemora el Día Internacional contra el Uso de Niños Soldado. Niños y niñas que se ven abocados a vivir la guerra de verdad, convirtiéndose en combatientes involuntarios.
Niños, no soldados

De todos los sitios en los que puede haber niños y niñas, que varían según las culturas, sin dudas la guerra no puede ser una opción. Muchos de estos niños están directamente en la línea de combate y otros son obligados a ejercer como cocineros, mensajeros, esclavas sexuales, para realizar ataques suicidas. A la mayoría de ellos los secuestran y los obligan a involucrarse a la guerra.

Durante el tiempo en el que estos niños están vinculados a las fuerzas y grupos armados, son testigos y víctimas de terribles actos de violencia e incluso son obligados a ejercerla. Los traumas emocionales que esto les puede provocar son difíciles de superar. Algunos son secuestrados; la mayoría sufre malos tratos, y sienten la presión de la sociedad y luego el deseo de vengarse de la violencia contra ellos o sus familias les llevan a unirse a grupos armados y empuñar un arma. Son víctimas inocentes de las atrocidades de la guerra. Para ellos, el regreso a su vida y la recuperación de su infancia es tan difícil que puede parecer casi imposible.

En los últimos años, las guerras cada vez son más brutales y más largas. Algunas están en los medios de comunicación de forma más o menos estable, como Siria, un conflicto que se prolonga desde hace más de 8 años, pero otras son invisibles para la mayoría de nosotros, como Yemen, Sudán del Sur, República centroafricana, Nigeria y muchas otras. En Sudán del Sur, por ejemplo, unos 6.000 niños y niñas han sido reclutados como niños soldado desde 2013.

Los niños soldado tienen la misma necesidad de sentirse amados, atendidos y seguros que otros niños. Sueñan con el futuro. Pero han vivido experiencias excepcionales que les acompañarán durante el resto de sus días. Pueden padecer diferentes tipos de secuelas. Secuelas físicas: pueden ser causadas por la propia batalla o ser fruto de las torturas y abusos por parte de sus jefes. Muchos niños son mutilados, sufren desnutrición o incluso enfermedades de transmisión sexual. En el caso de las niñas, muchas se quedan embarazadas por abusos sexuales.

También padecen traumas emocionales: el hecho de haber presenciado actos de violencia terribles o tener que cometerlos directamente les puede atormentar si no se les da apoyo psicológico. Y luego, en caso de que regresen se enfrentan a la dificultad de salir de la espiral de violencia y volver a casa. Porque pasan en el grupo o fuerza armada los años en los que desarrollan su personalidad, y aprenden a convivir en un entorno jerárquico y de violencia. También los acompaña el miedo a que la regresar sean rechazados.

Infancias robadas por la guerra, vidas arrebatadas con impunidad por la violencia. Son niños, no soldados.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top