La encuesta sobre el clima del Banco Europeo de Inversiones revela el nivel de compromiso de los españoles con la acción por el clima para 2020. Entre otras cosas, la mayoría coincide en abandonar el plástico en bolsas, botellas y envoltorios en general.
Los españoles se proponen no usar bolsas de plástico en la compra

El cambio climático es un hecho que preocupa a la ciudadanía global. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha lanzado la 2a edición de su encuesta sobre el clima, en colaboración con la empresa de estudios de opinión BVA. Esta encuesta tiene como objetivo contribuir a un debate más amplio sobre las actitudes y expectativas de los ciudadanos de la Unión Europea, Estados Unidos y China sobre el cambio climático.

Esta encuesta se llevó a cabo desde el 27 de septiembre al 21 de octubre de 2019, participaron 30 000 personas, e incluye una muestra representativa de cada uno de los 30 países consultados. Los resultados demuestran cuales son las medidas que ya han adoptado los ciudadanos y las que consideran necesarias adoptar para combatir el inminente cambio climático.  

La misma sitúa a los países mediterráneos como España, Italia, Grecia y Croacia entre los más optimistas con el calentamiento global. Puntualmente los españoles están dispuestos a hacer más esfuerzos que el resto de los europeos para contribuir a una mejora medioambiental. El 68 por ciento de la ciudadanía española considera que el cambio climático se puede revertir y el 80 por ciento de la población se ve a sí misma como parte de la solución. Algunos de los resultados más relevantes demuestran que el 95% de los españoles se propone comprar menos productos hechos de plástico; el 78% asegura que viajará menos en avión para luchar contra el cambio climático; mientras que el 74% de los ciudadanos dice que usará menos aire acondicionado en sus hogares por motivos medioambientales; finalmente el 58% prevé cambiarse a un proveedor de energía verde, además del 18% de la población que ya lo ha hecho.

La encuesta evalúa las siguientes categorías de actuaciones:

Alimentación. El 96% de los españoles tiene pensado comprar productos locales y de temporada. Los encuestados afirman que también están dispuestos a cambiar su dieta: el 82% prevé reducir su consumo de carne roja. Los españoles son menos propensos a reducir su consumo de carne roja que las españolas, ya que solo el 78% de ellos asegura que estaría dispuesto a cambiar este hábito, frente al 86 % de las mujeres.

Residuos. El 95 % de los españoles dice tener la determinación de comprar menos productos plásticos. Más concretamente, el 94% tiene previsto dejar de comprar botellas de plástico, el 97% se propone no volver a usar bolsas de plástico en sus compras y el 96 % prevé hacer lo mismo con los productos envasados en plástico. En promedio, las mujeres están más a favor de participar en estas iniciativas que los hombres.

Transporte. En cuanto al uso de medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, el 75 % de los españoles asegura que camina o usa la bicicleta en sus desplazamientos diarios para luchar contra el cambio climático y el 71% declara que prefiere usar el transporte público en lugar del coche particular por motivos medioambientales, un porcentaje superior a la media europea, que es del 55%.

Vacaciones. El 78% de los españoles tiene previsto viajar menos en avión para luchar contra el cambio climático, un porcentaje 3 puntos más alto que la media europea (75 %). Asimismo, el 87 % de los ciudadanos españoles dice que tiene previsto elegir el tren en lugar del avión para viajes de hasta cinco horas.

Empresas y marcas. El 78% de los ciudadanos españoles afirma estar dispuesto a evitar a empresas o marcas que contribuyen en gran medida al calentamiento global. La inversión en fondos verdes también tiene una buena acogida en España: cerca del 60% de la población dice tener previsto dar este paso, un porcentaje 8 puntos más alto que la media europea (52%). Por otro lado, el 75% de la población española ha participado o participará en manifestaciones contra el cambio climático, un porcentaje 19 puntos más alto que la media europea (56%). Esta cifra sube hasta el 83% en el caso de los españoles más jóvenes, con edades comprendidas entre los 15 y 29 años.

Existe un consenso claro a nivel global, de una urgente necesidad de compromiso en áreas tales como la reducción del consumo de plástico y el gasto energético. Emma Navarro, vicepresidenta del BEI y responsable de la acción por el clima y el medio ambiente del Banco, ha declarado: “es muy satisfactorio comprobar el nivel de compromiso de los ciudadanos europeos en la lucha contra el cambio climático. Las acciones individuales con respecto al clima marcan las tendencias sociales y económicas de nuestras sociedades que contribuirán a hacer frente este desafío, sólo tendremos éxito si afrontamos juntos este reto”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top