Publicado el
La Alta Comisionada para la Agenda 2030 nos explica cómo están evolucionando las tres funciones fundamentales de su mandato: visibilizar todas las políticas públicas que se están llevando a cabo en esta materia, movilizar no solo al sector público sino a toda la sociedad y medir los avances que se están produciendo.

Hace ya más de un año que se puso en marcha el Alto Comisionado para la Agenda 2030. Su máxima responsable, Cristina Gallach, aprovechó la presentación de la guía “ODS Año 4, Liderazgo empresarial en la Agenda 2030: de la teoría a la acción”, editada por Red Española de Pacto Mundial, para hacernos un pequeño resumen de las tres funciones principales que asumió y cómo se está avanzando en cada una de ellas.

Así, la primera era "ordenar, coordinar, visibilizar las políticas públicas de la Administración Central, pero también de las autonómicas y los municipios, de manera que fuesen encajando en cada uno de los Bbjetivos de Desarrollo Sostenible con el compromiso de que las acciones de los gobiernos se alinearan. Es verdad que salíamos con una gran ventaja y es el liderazgo del presidente del Gobierno, que dijo desde el principio que esto era parte de la acción".

En segundo lugar, Gallach citó la movilización, "no solo del sector público sino de toda la sociedad y una parte muy importante de esta sociedad la constituye el sector económico, y lógicamente las organizaciones como Pacto Mundial, que viene trabajando desde hace muchísimo tiempo en estas ideas, a poyarlas para expandir el efecto multiplicador. Aquí me gustaría mencionar que la CEOE desde el cambio de dirección ha experimentado una transformación espectacular en cuanto a la comprensión de los ODS y en cuanto a la transmisión de la necesidad de abrazarlos. Y en ese sentido doy las gracias, eso me facilita el trabajo, porque una cosa es ir a dar golpes a la puerta y que nadie te la abra y otra es tener una conversación iniciada hace tiempo y encontrar una comprensión".

Y la tercera responsabilidad que el Alto Comisionado asumió "es que en toda esta cadena de movilización, que incluye también nuestras instituciones europeas y Naciones Unidas, porque entendemos que la vertical de la acción va desde Naciones Unidas hasta los alcaldes y la sociedad civil, es inaugurar, lanzar, un mecanismo de medición que sirviera para la rendición de cuentas, de observatorio de los avances y de estímulo porque 2030 está ahí y como no vayamos viendo las actuaciones será más difícil. Tengo que admitir que en este tema es en el que menos hemos avanzado pero lógicamente cuando hay que poner en marcha muchas cosas y todas con prioridad, algunas son más lentas y será una responsabilidad importante del Alto Comisionado si en las próximas elecciones en las que esperamos que nos mandate la ciudadanía para un seguimiento de la Agenda, sea del color que sea el resultado".

Estos meses han sido de una gran movilización. Estamos en un punto casi exponencial. Se han puesto las bases de un gran conocimiento y prácticamente estamos ya multiplicando. Ahora, es fundamental aterrizar en lo concreto, no solo en los sectores económicos, sino ayudar en la movilización por parte de las organizaciones. Ha sido un año interesante y productivo y esta responsabilidad tiene todavía muchísimo recorrido por delante porque los objetivos son muy ambiciosos

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies