El informe “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades” de DKV-ECODES señala la reducción del tráfico urbano como principal medida para mejorar la calidad del aire. Según el informe, la contaminación atmosférica aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias, cardiovasculares, neurológicas y cancerosas.
Mejorar el tráfico en la ciudad es mejorar la salud

Madrid y Barcelona han registrado 28.339 muertes prematuras por culpa de la contaminación atmosférica en la última década, lo que representa el 30,5% del total en España, convirtiéndose en las ciudades españolas con más defunciones naturales atribuibles a la contaminación. Así lo señala el informe “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades”, elaborado por el Observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable, en colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

El informe, señala que del total de 92.672 muertes naturales provocadas por la contaminación del aire en España entre 2000-2009, en Madrid se produjeron 11.042 muertes prematuras por óxido de nitrógeno (NOx) y 5.079 por partículas en suspensión PM10 y PM2,5, mientras que en Barcelona tuvieron lugar 12.218 muertes naturales atribuibles a óxido de nitrógeno (NOx).

Josep Santacreu, consejero delegado de DKV, subraya que "en esta edición del Observatorio de Salud y Medio Ambiente hemos abordado un asunto que nos preocupa a todos, especialmente a aquellos que vivimos en ciudades" y añade que "más allá de llamar la atención sobre la relación tan directa que existe entre este factor y la salud y calidad de vida de las personas, el informe ofrece posibles soluciones y buenas prácticas con resultados contrastados. En definitiva, se trata de una publicación que no pretende alarmar, sino informar de aspectos que no siempre tienen cobertura en los medios de comunicación y provocar la movilización ciudadana. Para nosotros, el Observatorio DKV de Salud y Medioambiente no es sino otra manera de crear conciencia".

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta un 92% de la población del planeta respira aire contaminado en niveles peligrosos para su salud, cifra que, como se apunta en “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades”, convierte la contaminación atmosférica en uno de los grandes retos para la salud mundial. Especialmente en el caso de niños, ancianos y mujeres.

Las consecuencias de la mala calidad del aire, más allá de propiciar o empeorar enfermedades respiratorias como el asma, la EPOC, alergias o infecciones respiratorias de las vías bajas, según la OMS también pueden ser causantes de hasta 101 enfermedades distintas, entre ellas: patologías cardiovasculares, enfermedades neurológicas, trastornos neuropsicológicos, o determinados tipos de cáncer como el pulmonar, el de vejiga, el de riñón o el colorrectal. También se relaciona con anomalías sexuales, fallos de reproducción o el bajo peso al nacer en los partos no prematuros.

Para mejorar la calidad del aire, tal y como recoge el informe de DKV, es clave reducir el tráfico urbano. De hecho, existe un gran número de contaminantes atmosféricos, pero en España, los más problemáticos son las partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), relacionadas con la combustión de materiales fósiles en el transporte (gases de escape de vehículos diésel) y desgastes, además de actividades industriales, entre otros.

En este sentido, “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades” pone de relieve las buenas prácticas llevadas a cabo en nuestro país en los últimos años, con el objetivo de ofrecer posibles soluciones para combatir el problema y, a su vez, seguir creando conciencia. Precisamente, de entre las iniciativas subrayadas, destacan proyectos desarrollados en Madrid y Barcelona.

Asimismo, el estudio también pone énfasis en el cuantioso gasto económico que suponen los costes sanitarios en que repercuten la contaminación. Y es que, según un estudio del Banco Mundial referenciado en el documento, combatir los efectos de la polución en la salud de las personas representa para España un esfuerzo de más de 35.000 millones de euros; es decir, cercano al 3,5% del PIB.

“El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades” es también el informe del décimo aniversario de la creación del Observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente por parte del Instituto DKV de la Vida Saludable y ECODES. Durante estos diez años, se han publicado nueve trabajos distintos, abordando algunos de los temas más importantes relacionados con cómo afecta el entorno a nuestra salud: desde la alimentación hasta el ruido, pasando por el cambio climático y, como no, la contaminación atmosférica.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top