España ocupa el puesto 16 en el Índice Global energético Trilema de 2019, un informe que clasifica 125 países conforme a la integración de tres dimensiones fundamentales para alcanzar la sostenibilidad energética: Seguridad energética, Equidad energética y Sostenibilidad ambiental.
Suiza, Suecia y Dinamarca, los líderes de la sostenibilidad energética

El informe, publicado por el Consejo Mundial de la Energía en asociación con la consultora global Oliver Wyman durante el 24º Congreso Mundial de la Energía en Abu Dhabi, proporciona una clasificación del rendimiento energético de los países utilizando datos mundiales y nacionales. La novedad de este año es el análisis de las tendencias históricas, que brindará a los responsables de la formulación de nuevas políticas la oportunidad de hacer un seguimiento del desempeño de éstas a lo largo del tiempo, ya que la nueva metodología World Energy Trilema incluye indexación y escalabilidad.

Este año han sido diez los países que han conseguido alcanzar un balance de grado AAA y un total de 120 los que han mejorado sus puntuaciones generales de Trilema durante los últimos 20 años, mientras que sólo 9 han visto disminuir su desempeño energético. Aún así, el análisis histórico anteriormente mencionado, demuestra que equilibrar las diferentes prioridades políticas sigue siendo pertinente, ya que ningún país ha mejorado sistemáticamente en cada una de las dimensiones cada año desde el 2000.

España ocupa el puesto número 16 del ránking y ha recibido la máxima puntuación en tres de las cuatro categorías, situándose por debajo de 11 países europeos, entre los que se encuentran Dinamarca, Suiza y Suecia, que mantienen su posición en lo alto de la tabla. Otros como Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos e Israel también están por encima de España. 

Respecto a la seguridad energética, los países con mejor desempeño en 2019 son Suecia, Dinamarca y Finlandia, que, según el informe, presentan los sistemas de energía más fuertes y seguros y gestionan la oferta y la demanda de manera efectiva. Los países con mayores avances desde 2000 son Malta, Jordania y República Dominicana. Todos los países han implementado cambios pequeños pero significativos con grandes impactos, como el aumento en la diversidad de proveedores o niveles de existencias o invertir en estabilidad de la red.

En cuanto a la equidad energética, clasifica a los países bien dotados o bien conectados y cuyas poblaciones tienen acceso a energía suficiente y asequible. Luxemburgo, Bahrein y Qatar son los que han obtenido mejores resultados en 2019 y los que más han mejorado en el Objetivo 7 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (lograr el acceso universal a las necesidades energéticas básicas) han sido Camboya, Nepal y Myanmar, que han doblado los niveles de acceso a la energía desde el año 2000.

Y en materia de sostenibilidad medioambiental, donde encabezan la clasificación Suiza, Suecia y Dinamarca, otros como China y Polonia han mejorado significativamente y se están descarbonizando de forma rápida y tangible, lo que supone el mayor cambio en sus resultados de referencia en materia de sostenibilidad en el año 2000.

Angela Wilkinson, Directora Senior de Escenarios y Business Insights para el Consejo Mundial de la Energía ha afirmado que "por primera vez, el World Energy Trilemma Index ofrece nuevas perspectivas sobre el desempeño de las políticas energéticas a lo largo del tiempo. Desde el cambio de siglo, ha habido una tendencia positiva, con casi 130 países que han mejorado sus actuaciones en el Trilema. Un enfoque integrado y coherente de determinación de la orientación de las políticas es esencial para gestionar transiciones sólidas. Cada formulador de políticas puede y debe utilizar el Índice como una herramienta única y útil para establecer su línea de base nacional y explorar la mejor manera de mejorar su desempeño en materia de política energética". Y Francois Austin, Socio y Director Global de Energía de Oliver Wyman, ha dicho que "el Índice Trilema 2019 muestra que las naciones significativamente mejor posicionadas están experimentando una transición energética a un ritmo más rápido al equilibrar la política, las acciones corporativas, el uso de recursos nacionales y los cambios en el comportamiento individual con las preocupaciones ambientales. Obervar estas tendencias en conjunto, así como a nivel nacional y regional, puede dar a los responsables de la formulación de políticas y a los líderes empresariales una dirección para dar forma al futuro de la energía".

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top